La Jungla

El rapero 50 Cents se forra gracias al bitcoin y casi no se da ni cuenta

En la Jungla. El último disco del rapero fue un fiasco. Sin embargo, la decisión de aceptar bitcoins ha hecho que aquel fracaso sea tremendamente rentable.

Hacerse millonario sin querer es el sueño de millones de personas. Lo más posible es a nadie nos ocurra. De hecho, es bastante más probable que algún día vaciemos la cuenta sin darnos cuenta. Sin embargo, hay gente que tiene suerte en esta vida, que hasta de fracasos sacan un pastizal.

Le ha ocurrido al rapero 50 Cents, quien por cierto se declaró en quiebra en 2015 al afrontar una deuda de 36 millones de personas con unos activos de 20. Tras pagar 22 millones salió de la bancarrota el pasado mes de febrero... y ahora se ha topado con que vuelve le ha entrado un señor pastizal en la cuenta corriente y casi no se da ni cuenta.

Tal y como explica TMZ, el rapero decidió aceptar bitcoins en la venta de su disco Animal Ambition, que resultó ser un fiasco al colocar solo 150.000 unidades y que por ahora es el último que ha lanzado (como referencia, su debut Get Rich or Die Tryin' vendió 8.400.000 discos solo en EEUU y 14 millones en todo el mundo). Pero sus ventas en criptomonedas sumaron 700 bitcoins, unos 400.000 dólares del momento. Y se olvidó de ese dinero -es normal, olvidarte de casi medio millón de dólares como si fuera una de esas monedas de cobre-.

Not Bad for a kid from South Side, I’m so proud of me.🤷🏽‍♂️💰LOL #denofthieves

Una publicación compartida de 50 Cent (@50cent) el Ene 23, 2018 at 12:34 PST

"No está mal para un chico del South Side, estoy muy orgulloso de mi", dijo en Instagram. Actualmente eso son unos 7 millones de dólares. No está mal, casi 17 veces el valor que tenía entonces. Sin embargo, quizá no debería estar tan, tan orgulloso. Y es que si no se hubiera olvidado tontamente de ese dinero y hubiera vendido el pasado diciembre, cuando la moneda alcanzó su máximo valor de 20.000 dólares, hubiera obtenido 14 millones de dólares.

Muchos, con eso, viviríamos bien una temporada.