La Jungla

¡Pánico en Oregon! Los conductores tendrán que ponerse gasolina ellos mismos

En la Jungla. Las gasolineras de autoservicio estaban prohibidas en Oregón desde 1951, pero desde el día 1 de enero los conductores de zonas rurales pueden enfrentarse al peligro de tener que ponerse gasolina ellos mismos... y algunos han entrado en pánico

En España y buena parte del mundo estamos acostumbradísimos a llegar a una gasolinera y servirnos nosotros mismos. Las estaciones de autoservicio forman parte de la cotidianidad desde que muchos tienen memoria, pero no en todo el mundo es así. Hasta el día 1 de enero de este año Oregon era uno de los dos estados que prohibía esta práctica -junto a Nueva Jersey-, pero ahora algunos de sus ciudadanos tendrán que enfrentarse ellos solos a la labor de riesgo que supone ponerse gasolina uno mismo, y hay quien está entrando en pánico.

El pasado mes de mayo se aprobó una ley que permite a las gasolineras en condados rurales con menos de 40.000 habitantes recurrir al autoservicio a partir de 2018. El pasado viernes el canal KTVL, afiliado a la CBS, lanzó en Facebook una encuesta, preguntando si se debía permitir el autoservicio en todo el estado. Si bien gana claramente el "sí", algunas de los comentarios son realmente delirantes.

La encuesta se viralizó, alcanzando los 60.000 compartidos y los 50.000 comentarios. Estos se dividen en dos categorías: oregonianos indignados y gente que se mofa de su indignación. Hay cinco motivos principales de pánico entre quienes se oponen a la nueva situación: 1) los peligros de manejar una manguera de gasolina, 2) el riesgo de bajarte del coche en una gasolinera y ser atacado, 3) dejar a los niños solos dentro del coche 4) la pérdida de trabajos y, tal vez el más importante, 5) oler a gasolina.

"No es una buena idea, hay muchas razones para que te ayuden. Una de ellas es que hay quien necesita ese trabajo. Muchas personas no son capaces de entender cómo poner gasolina y los peligros de no hacerlo correctamente. Además, no quiero llegar al trabajo oliendo a gasolina si me cae en las manos o en la ropa". Y es que nada tiene menos glamour que llegar al trabajo oliendo a gasolina.

"¡No! Las personas con minusvalías, personas mayores o con niños en el coche necesitan ayuda. Por no hablar de salir del coche con transeúntes a tu alrededor y no sentirte seguro", apunta otro. "No sé cómo poner gasolina y soy una nativa de Oregón de 62 años. Digo ¡no, gracias!¡No quiero oler a gasolina!"

Obviamente, entre tanto pánico y tanta obsesión por no oler a gasolina hay mucha gente que ha optado por directamente mofarse de los pobres y sacrificados oregonianos.

"Me he puesto mi propia gasolina toda mi vida y ahora mis manos se han derretido hasta las muñecas. Estoy escribiendo con mi lengua". Otros no han podido evitar acordarse de los personajes ineptos de Teletienda que son incapaces de hacer las tareas más simples sin sembrar el caos por donde pasan: "Es como esas personas de los infocomerciales que no pueden hacer ninguna tarea. '¿Tiene problemas al ponerse gasolina?' Vemos a un tipo coger una manguera y se llena la cara de gasolina. 'Entonces tenemos un estado para ti!"

Para mitigar un poco el pánico, hay que aclarar que esta nueva ley no obliga a las gasolineras a ser de autoservicio, sino que les da la opción de elegir con tal de permitirles reducir costes. Pero con toda seguridad habrá muchas que se mantengan como siempre.