Terry Miller lleva más de un mes recibiendo objetos que nunca ha comprado

Terry Miller lleva más de un mes recibiendo objetos que nunca ha comprado ClickOnDetroit

La Jungla

Este hombre recibe paquetes de Amazon que no ha pedido y no puede devolver

En la Jungla. Un estadounidense lleva más de un mes recibiendo cajas con objetos que él nunca ha pedido. Ni la empresa ni la Policía le dan una solución, así que opta por regalarlos o tirarlos directamente.

Qué subidón cuando los astros se alinean y recibes en tu casa un regalito con el que no contabas, que te sale gratis y no tienes que devolver. No suelen ocurrir estas cosas muy a menudo y, de producirse, pasan a calificarse de hecho aislado.

Es por eso que el caso de Terry Miller es realmente sorprendente. Este norteamericano lleva más de un mes recibiendo en su casa todo tipo de paquetes traídos por Amazon sin que haya pedido ni el primero de ellos.

El hombre ha explicado al programa ClickOnDetroit que después de haber recibido varias cajas se puso en contacto con la empresa y la Policía, pero ni Amazon ni los agentes han podido darle una solución.

Los datos de Miller aparecen correctamente en los envíos, así como su móvil y su dirección, pero él asegura que no los ha comprado y que no los quiere. La empresa le ha dicho que se quede con ellos, ya que no tiene que abonarlos, y la Policía, por su parte, asegura que no le hará preguntas si es que llega a recibir algo ilegal.

Unos casco inalámbricos rosas

Entre todos los paquetes que ha ido recibiendo Miller desde el mes de noviembre en su casa, una mayoría contienen complementos para móviles, como cables USB o carcasas, pero también le ha llegado una antena para el ordenador, una bolsa para lavar la ropa o paños de limpieza.

De todas las sorpresas que este verdadero “amigo invisible” ha ido haciéndole llegar, a Miller solamente le ha gustado una: unos auriculares inalámbricos. Pero, confiesa a la televisión, que su color rosa le impide usarlos.

Así que Miller hará con ellos lo que hace con el resto de objetos que van llegando a su casa, los regala o los tira directamente a la basura porque, repite, "no los quiero".