Policía de Orangeville

Policía de Orangeville

La Jungla

Van a detenerlo y no lo encuentran porque ya estaba en el calabozo

En La Jungla. Esta es una de esas historias llenas de despropósitos que acaban dejando en la calle a un delincuente porque nadie se ha preocupado de terminar sus archivos.

Marc Sala

Estas cosas pasan hasta en las mejores policías. Y si no que se lo pregunten a los agentes de la comisaría de Orangeville, en Canadá que fueron a detener a Mark Nurse por tráfico de drogas y no lo encontraron en su casa. ¿Dónde estaba? Pues en los calabozos de la comisaría del pueblo de al lado.

El caso es que, según hemos podido leer en The Spec, Mark Nurse había sido arrestado por tráfico de drogas en 2015. Al parecer, unos agentes interrogaron al protagonista de la historia en un descampado de su propiedad cuando un policía observó que había una bolsita con polvo blanco cerca de sus zapatos. Al confirmarse que era cocaína, lo encerraron.

Meses más tarde fue trasladado a Toronto porque se le había acusado de robo y allí estuvo hasta abril de 2016. En todo este tiempo los agentes de Orangeville fueron en repetidas ocasiones a buscarlo a su domicilio pero no lo encontraron, lógico, estaba ya en la cárcel.

Sin embargo, cuando salió de la prisión de Toronto, un agente de policía de Orangeville estaba allí esperándolo y, por fin, pudo atraparlo y llevarlo a la localidad a la espera de un juicio. Desde mayo de 2016 y hasta en 8 ocasiones, el Ministerio de Justicia tuvo que postponer el juicio contra Mark Nurse y eso le ha sumado un total de 22 meses y medio en prisión. Y ahora viene lo mejor.

Su abogado ha conseguido que dejen libre a Mark Nurse alegando que cualquier juicio provincial debe realizarse en un plazo máximo de 18 meses y en el caso del acusado ya han pasado casi 6 más. Así que ahora está en la calle.