El futuro era esto: zapatillas con pantalla interactiva.

El futuro era esto: zapatillas con pantalla interactiva.

La Jungla

Shiftwear: las zapatillas con pantalla para mostrar el diseño que quieras

En la Jungla. Que en el futuro inmediato todo iba a pasar por nuestros smartphones era algo evidente. Que el diseño de nuestras zapatillas también iba a pasar por las pantallas táctiles quizá solo entraba dentro de las predicciones más locas.

El crowdfunding ha sido una vía gracias a la que se han financiado algunos proyectos brillantes que realmente solucionaban problemas de nuestro día a día, y también algunos de los más locos. Las zapatillas ShiftGear entran dentro de la segunda categoría.

En diciembre de 2015 comenzó en Indiegogo una campaña para lograr los 200.000 dólares que permitiría poner a la venta este wearable que sería el sueño de Marty McFly. La respuesta superó todas las expectativas, siendo capaces de reunir 925.802 dólares, un 3083% del objetivo. Por lo visto, había muchas personas que querían algo así.

ShiftWear: un pequeño cine en tus pies

Las zapatillas cuentan con una pantalla HD flexible que puede mostrar cualquier tipo de animación que selecciones desde la app, por lo que podrás poner mosaicos, vídeos o un gif de tu gato. ¿Preocupado por si tienes que añadir otro cargador más, ahora para el calzado? Tranquilo, la batería se carga con cada paso que das.

ShiftWear cuenta con acelerómetro, giroscópio así como conexiónes WiFi y BlueTooth con los que comunicarse con otros dispositivos.

La compañía ofrece hasta seis modelos diferentes, en tallas que van desde la 17,5 hasta el 31 -numeración americana-.

Un coste que no está al alcance de todos los pies

La producción comenzará a finales de 2017, pero las Shiftwear ya están disponibles en preventa a través de su web ¿Y el precio? Aquí es donde te van a pillar los dedos: cada par cuesta 500 dólares (la mitad se paga ahora y la otra mitad cuando se envíen). Además, si quieres personalizar el color -por defecto los remates son negros-, deberás añadir 100 dólares más al juguete.