Enrique Sardá Valls, Cónsul español en Washington

Enrique Sardá Valls, Cónsul español en Washington

La Jungla

El cónsul español en Washington se mofa en Facebook del acento de Susana Díaz

En la Jungla. El Cónsul español el Washington ha generado una gran polémica con una publicación en Facebook en la que imitaba el acento andaluz.

"Mira q ponerse iguá q litirzia", escribe Enrique Sardà Valls, el Cónsul de España en Washington, en un estado publicado ayer en su cuenta de Facebook en el que hace mofa con numerosas erratas imitando el acento andaluz de Susana Díaz. En la publicación, hace referencia a una imagen en la que se ve a la Presidenta Andaluza con la Reina Letizia, con la que coincide en el color del vestido durante la reunión anual de los directores del Instituto Cervantes, que se celebró en Málaga.

"Dimicion ya", terminaba la parodia, ausencia de tilde incluida.

DGJT9SDWAAA0fZ8

DGJT9SDWAAA0fZ8

Como era previsible -quizá no para el Cónsul- la publicación ha generado una enorme polémica, lo que le ha llevado a retirarla, aunque como suele pasar en estos casos alguien ha sido más rápido que él y realizó una captura de pantalla publicada por diario.es ha seguido circulando en redes sociales. 

La Junta pide una rectificación o la reprobación del Cónsul

La polémica no se ha quedado limitada a las redes sociales. Tal y como apunta Europa Press, la Junta de Andalucía ha remitido hoy una carta dirigida al Ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, exigiendo la reprobación del Cónsul si no realiza una disculpa pública.

El vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, ha declarado que los comentarios del Cónsul "vuelven a insistir siempre en el tópico y el desconocimiento de esta tierra", y ha recordado que "un responsable público, sea cual sea, tiene que comportarse con la debida cortesía y acorde a la representatividad que se le ha otorgado por el pueblo español".

Uno podría pensar que un diplomático sabe medir sus palabras y calcular sus consecuencias, sin embargo parece que en las redes sociales nadie se libra de meter la patita hasta el fondo.