Detalle de la publicidad-multa

Detalle de la publicidad-multa Angélica Dueñas Twitter

La Jungla

"Hecho denunciado: no acercarte a tomar una cañita". Las multas falsas que utiliza como reclamo un local madrileño

En la Jungla. Versionando los recibos de las sanciones de aparcamiento este restaurante genera indignación y risas a partes iguales. Su gerente dice que la publicidad es efectiva. 

Noticias relacionadas

Cuando uno deja aparcado el coche en un estacionamiento de pago y a la vuelta se encuentra con un papel blanco en el parabrisas solo puede significar dos cosas: o le han multado o le han dejado un panfleto de publicidad. 

Si el aparcamiento en cuestión está en el centro de Madrid también entra en juego una tercera posibilidad: que sea la publicidad que utiliza como reclamo el Restaurante TM (TabernaMania) un negocio hostelero que ha unido ambos conceptos como reclamo para atraer nuevos clientes.

En sus versiones de los recibos sancionadores que utiliza el Ayuntamiento de Madrid puede leerse: "Hecho denunciado: Estacionar cerca del bar y no acercarte por lo menos a tomar una cañita que tenemos unos precios muy buenos y que somos muuuuu majetes". La única forma de anular la denuncia, indican, es "viniendo a vernos".  ¿El efecto que provoca en los multados? Esta usuaria de Twitter que lo vivió en primera persona indicaba que el susto inicial es "antológico", pero que luego "mola". 

"Llevamos haciéndolo ya desde hace ocho años, pero cada vez tiene más repercusión" cuenta a EL ESPAÑOL por teléfono Carlos Moreu gerente de este restaurante ubicado en el barrio de Chamberí, en Madrid.

Moreu explica que fue una idea que él mismo tuvo después de un problema económico que le ocasionó uno de sus socios y verse obligado a hacer promoción del negocio con escasos recursos: "Antes de esto siempre había hecho publicidad de calidad, en color y en imprenta, pero cuando tuve que pensar en algo que pudiera hacer yo mismo, en blanco y negro, y que no supusiese mucho gasto fue cuando se me ocurrió escanear una multa de tráfico y modificarla". 

Aunque el mensaje de la sanción está redactado en clave de humor no todo el mundo se lo toma de igual forma. "Alguna vez nos ha llegado gente muy indignada al bar diciendo que esto no se puede hacer, que si nos parece bonito y que ellos no tienen dinero para multas", señala Moreu. Pero en general, añade, "los comentarios son muy positivos. La gente me felicita por la idea y, según me han dicho, han llegado a mencionaros en portales de diseño y publicidad, además de tuitearnos a los bestia". 

Otra captura de la publicidad

Otra captura de la publicidad @luciluvm Instagram

La publicidad parece efectiva en las redes sociales -donde pueden encontrarse muchas capturas de la no multa- pero ¿se traduce también en más visitas al restaurante? "Sí -responde su gerente-, cuando lo hacemos notamos que acuden más clientes, pero tampoco repartimos los panfletos muy a menudo para no abusar, porque hay gente que se molesta".