Anna Ricks escucha emocionada el corazón de su hijo fallecido en otro hombre.

Anna Ricks escucha emocionada el corazón de su hijo fallecido en otro hombre. Natsdorf Imgur

La Jungla

La reacción de una madre al escuchar el corazón de su hijo fallecido en otro hombre

En la Jungla. En España, la ley protege el anonimato tanto del donante como de la persona que recibe el órgano trasplantado.

Anna Ricks perdió a su hijo Greg, de 31 años de edad, en un accidente de tráfico en septiembre de 2016, hace casi un año. Cuando esta madre, que vive en Carolina del Norte (Estados Unidos), sufrió la irreparable pérdida del primero de sus vástagos, su familia y ella estuvieron valorando la posibilidad de donar sus órganos. Tras pensarlo mucho, finalmente aceptaron. Ahora, el corazón de su hijo late en el cuerpo de otro hombre.

Hace unos días, Anna pudo conocer al hombre al que su hijo le salvó la vida y comprobar cómo palpitaba su corazón en otro cuerpo. El emocionante vídeo fue subido a Imgur y acumula más de tres millones y medio de visitas en menos de 24 horas. En él se puede ver cómo la mujer coge un estetoscopio y, tras situarlo en el pecho de Greg Robbins, acaba emocionándose y rompe a llorar.

Mom hears her son's heart beat again in transplant recipient

Robbins sufrió un ataque de corazón en marzo de 2016 y, desde entonces, necesitaba un trasplante con urgencia. El de Greg apareció en septiembre. "Al principio, ella (la madre) dijo que no a los médicos cuando le preguntaron sobre la donación de sus órganos, pero después de unos minutos cambió de idea y dijeron que sí. Si no lo hubiese hecho, mi marido probablemente hoy no estaría vivo, porque le quedan unas semanas de vida. Greg Ricks y su madre, Anna, son mis héroes", explica Gwen Robbins, la esposa de Greg, en declaraciones a The Huffington Post.

Imposible en España

Pepo Jiménez, creador de Mémesis, rescataba en uno de sus tuits el momento en el que se producía el encuentro entre la familia del donante y el receptor y preguntaba a sus seguidores qué les parecía que en España la ley prohibiese que ambos se conocieran. 

En realidad, como señala la Organización Nacional de Trasplantes, lo que la ley española protege es el anonimato, tanto del donante como del receptor. El objetivo no es otro que evitar que se pudiesen crear situaciones incómodas o viciadas entre los familiares del fallecido y el trasplantado (por ejemplo, que, como ocurre en el vídeo, los familiares de un fallecido quisieran escuchar el corazón que un día perteneció a un hijo o un hermano de forma habitual).

El sistema español es el que mayoritariamente se impone en el resto de Europa, excepto en Reino Unido. No ocurre así al otro lado del charco, dónde el verdadero debate que se ha planteado en algunas ocasiones es si los trasplantes deberían ser gratuitos. De hecho, tal y como explicaron en este artículo de El Pais, hay quien ha llegado a plantear que sea la ley de la oferta y la demanda la que decida, de tal manera que estas intervenciones pudieran llegar a realizarse mucho más rápido y acabar así con las listas de espera.