Detalle de la cuenta del chiringuito

Detalle de la cuenta del chiringuito

La Jungla

La cuenta de los 668 euros en cervezas que rula por WhatsApp fue una broma a un cliente tacaño

En la Jungla. La foto de este 'ticket' de un chiringuito de Huelva se ha hecho muy popular en las redes sociales. El dueño explica que lo hicieron para tomar el pelo a un habitual del local. 

Noticias relacionadas

Cualquier pandilla de amigos puede sentirse identificada con la escena que se intuye tras esta cuenta de un chiringuito de playa: una tapa de sardinas asadas, una ronda de cañas, una tortilla de camarones, otra ronda de cañas, un helado, tercera ronda de cañas que se van alargando y que, al ir a pagar, suma 334 cervezas. Importe total de la consumición: 729 euros. De ellos, 668 corresponden a esa bebida. 

"Se les ha ido de las manos" ha sido el comentario entre risas que más se ha asociado a esta foto que se está compartiendo en los últimos días en las redes sociales y a través de WhatsApp. Entre ellos, el cantante Antonio Orozco, que lo publicó en su cuenta de Instagram el pasado 9 de mayo explicando que se lo había hecho llegar un amigo. Un día antes, desde la cuenta de Twitter El Tio Bartolo lo compartían con un jocoso "el marisco da mucha sed" y, desde ahí, era retuiteado por otras 1.500 personas. 

Mira la cuenta que me manda un colega, 😂😂😂😂. #jajajaajajaj. #selehaidodelasmanos

A post shared by Antonio Orozco (@antoniorozco10) on May 8, 2017 at 10:40am PDT

"El ticket lo hicimos para gastarle una broma y darle un susto a uno de nuestros clientes habituales que tiene fama de tacaño", explica por teléfono a EL ESPAÑOL Curro Romero, propietario del chiringuito Las Tres Carabelas. Según señala, la broma tuvo lugar en julio de 2016 "y lo que hicimos fue añadir a la cuenta original 330 cervezas de más. Él en realidad solo se había tomado 4", recuerda Romero.

Las Tres Carabelas, situado frente a la playa de Matalascañas (Huelva) es frecuentado durante los periodos de vacaciones por turistas de toda España y han sido precisamente estos clientes quienes han alertado a sus dueños de lo que veían en las redes sociales o les llegaba al móvil: "Nosotros no hemos subido la imagen a ningún sitio-explica Romero- yo no tengo cuenta en Facebook o Instagram, y ni siquiera en ese momento sacamos ninguna foto del recibo. Nos hemos enterado porque han empezado a llegarnos mensajes de clientes desde Gijón y otros lugares".

La situación ha hecho reír a mucha gente, pero ¿cómo se tomó la broma el protagonista? "Pues en un primer momento se puso de todos los colores", bromea Romero, "pero luego le hizo gracia. Yo creo que habrá sido él el que sacó la foto en su momento para enseñársela a algún amigo… y ahora mira a dónde ha llegado".