"Pedrito, Pedrito, / ya cantó el gallito / y me has negado poquito a poquito", dice una de las estrofas de la versión.

La Jungla

'Resucito', la inigualable versión católica de unos jóvenes madrileños de 'Despacito'

En la Jungla. "Resucito, / que me crucifican, pues yo resucito, / fui a Jerusalén montado en un burrito / pero al tercer día la lié un poquito”.

José Andrés Gómez

‘Despacito’, el hit de Luis Fonsi lleva camino de convertirse en la canción del verano. No hay rincón en el planeta Tierra en el que no suene un tema que acumula ya más de mil millones de reproducciones en YouTube y que, de seguir así, amenaza con taladrarnos los tímpanos. Hasta la fecha, habíamos visto una versión de Los Morancos, una versión murciana, la de un músico venezolano en el Metro de Madrid y hasta la de una residencia de ancianos de Jaén. Incluso Justin Bieber se ha metido a hacer gorgoritos con el dichoso tema.

Lo que no habíamos visto hasta la fecha (y no sé si lo esperábamos de un tema cuya letra habla de “desnudarte a besos despacito”) era una versión católica. Pero acaba de hacer su rutilante aparición. ‘Resucito’ es el nombre con el que Luisto y Llandres (como si de Wisin y Yandel se tratase) han bautizado -nunca mejor dicho- a la versión creada para honrar al Altísimo.

“Todo esto surge en la Pascua, dentro de las convivencias que tenemos en el Movimiento Cursillos de Cristiandad. Edu (el joven de la derecha en el vídeo) llegó el viernes, me cantó el estribillo y me hizo mucha gracia. Se lo dijimos luego a Guille, el guitarra, y escribimos el resto de estrofas como en media hora”, cuenta Luis Casarrubios ‘Luisto’, estudiante de Telecomunicaciones en la Universidad Politécnica de Madrid.

Así, hace unos días, como esos ídolos de adolescentes llamados Dvicio, decidieron subirse a un coche para grabar un tema a guitarra y voz y cuya nueva letra se encuentra en las antípodas de la original. “Sí, ya sé que llevas un rato amándome, / quiero dedicarte esta canción. / Vi que tu mirada ya estaba llamándome, / muéstrame el camino hacia el perdón. / Tú, tú eres el mesías, el vino y el pan / nuestro redentor, camino y la verdad, / subiste a la cruz para salvar el mundo”, cantan en las primeras estrofas parapetados tras unas modernas gafas de sol.

Pero el verdadero pepinazo, como en la original de Luis Fonsi, viene con el estribillo, que en lugar de “desnudar” a nadie “a besos despacito” y “hacer de tu cuerpo todo un manuscrito”, habla de la resurrección de Jesucristo: “Resucito, / que me crucifican, pues yo resucito, / yo morí por ti y por todos tus amigos, / y en tu vida entré mediante los cursillos. / Resucito, / que me crucifican, pues yo resucito, / fui a Jerusalén montado en un burrito / pero al tercer día la lié un poquito”. Tal cual.

Según cuenta Luis, el tema comenzó moviéndose por los grupos de Whatsapp de sus contactos más cercanos, pero fue a raíz de aparecer en ChurchPOP, “una marca de cultura cristiana divertida, informativa e inspiracional”, y en la página de Facebook Memes Católicos cuando la cosa se desbordó. El vídeo ha cosechado más de 300.000 reproducciones en tres días. Ni ellos mismos se lo explican. “Nos parece algo inexplicable, pero por lo que leemos en los comentarios parece que la mayor parte de las visitas vienen de Sudamérica”.

No es la primera vez que Luis y sus amigos aprovechan un tema de reggaeton para crear una letra de inspiración católica. Hace dos años versionaron ‘El Taxi’, la canción de Osmani García y Pitbull, y la convirtieron en ‘El Yisus’. El éxito no fue tan rutilante, pero ahí está, para el que piense que religión y reggaeton no pueden ir cogiditos de la mano.