Borinot el que no bote, la campaña promovida por Lambda.

Borinot el que no bote, la campaña promovida por Lambda.

La Jungla

El Ayuntamiento de Valencia hace campaña para desterrar el 'Maricón el que no bote'

En la Jungla. Sufragará la promoción de cánticos respetuosos con la diversidad en las Fallas proponiendo el "borinot el que no bote".

El Ayuntamiento de València sufragará una campaña del colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Lambda) en el servicio de televisión de los autobuses de la EMT denominada 'Borinot [tonto] el que no bote' para "visibilizar la diversidad sexual, familiar y de género de una manera respetuosa dentro de la fiesta fallera". En total, serán 450 autobuses que emitirán un píldora de 10 segundos cada 30 minutos.

Así lo ha indicado la concejala de Igualdad y Políticas Inclusivas, Isabel Lozano, quien ha mostrado su apoyo a la iniciativa y ha animado "a las comisiones falleras y a las diferentes bandas de música a incluir frases respetuosas con la diversidad, como propone Lambda con el 'borinot', y como ya han empezado a hacer muchas bandas en los últimos años".

Lozano ha agradecido "la excelente labor de Lambda para concienciar sobre el respeto y la diversidad en las fiestas" y les ha trasladado su felicitación "por esta campaña que ahora también se podrá ver en toda la red de autobuses públicos de la ciudad. Es fundamental que todos podamos vivir con normalidad nuestra identidad".

La campaña fue lanzada por el colectivo en 2015. "A día de hoy, hay casales falleros y agrupaciones musicales que en nombre de la tradición consideran que es mejor seguir cantando "maricón el que no bote"- relata Lambda en su web. "Nos preguntamos ¿por qué esta resistencia a un cambio que lo único que pretende es generar una sociedad más respetuosa e igualitaria para las personas?"

"Perpetuar en el imaginario colectivo la palabra maricón como un insulto sólo refuerza la LGTBfobia enseñada por el sistema e interiorizada por las personas que formamos parte de él" - lamenta el colectivo, señalando que con los "actos que a simple vista parecen tan inofensivos, como cantar una canción de fiesta, hacemos que las futuras generaciones sigan sufriendo el acoso, la vejación, la invisibilidad, la inseguridad, etc..."

"Esperamos que se sumen muchas más fallas y agrupaciones musicales al Borinot, porque lo que pretendemos no es acabar con la tradición, sino seguir con ella. Por unas fallas más respetuosas para todas y todos" - concluye su manifiesto.