Javier Botella junto a la pareja que casó el pasado fin de semana en el Ayuntamiento de El Puerto de Santamaría.

Javier Botella junto a la pareja que casó el pasado fin de semana en el Ayuntamiento de El Puerto de Santamaría.

La Jungla

Un edil de Podemos casa a una pareja disfrazado de cura y con una bufanda del Barça

En la Jungla. Javier Botella, concejal de Levantemos El Puerto, ofició una boda civil vestido de sacerdote en el Ayuntamiento de la localidad gaditana. Las imágenes del enlace han generado una gran controversia.

Javier Botella, concejal de Levantemos El Puerto, ha oficiado más de 50 bodas desde que es concejal en el Ayuntamiento de El Puerto de Santa María. El pasado 3 de marzo, en plenos carnavales, decidió dar una vuelta de tuerca a las habituales ceremonias civiles que había realizado hasta la fecha. Se casaba su amigo Juan, 'El Kaki'. Así que decidió disfrazarse de cura, con una sotana, una bufanda del Barça a modo de estola y se pintó los mofletes de rojo. Al enlace, celebrado en la casa consistorial de la localidad gaditana, asistieron poco más de una decena de familiares de la pareja. 

Botella subió el sábado las fotos a su cuenta de Facebook y las acompañó de un extenso mensaje. "Ayer 3 de marzo viví una de las experiencias más bonitas de mi vida como muchos sabéis como concejal una de las labores mas simpáticas que tenemos que desempeñar es la de oficiar matrimonios civiles. En lo que llevamos de legislatura habré casado a más de 50 parejas. Bodas de todo tipo, bodas dónde los novios han venido en chándal, bodas con pamelas y tocados, a unos holandeses, bodas de conocidos, vecinos, amigos... Pero ayer tuve el inmenso orgullo y placer de casar a uno de esos amigos que se pueden denominar como 'hermanos'... Juan, 'El Kaki', 'El Cabeza', 'Cabezón, 'El niño del chino' (…) ¡Enhorabuena Juan! Por tus dos mujeres, por tu familia… Lo bien que nos lo pasamos ayer con ellas. Gracias por dejarme coger a tu niña en brazos cuando no tenía ni 24 horas, por estar siempre ahí y por dejar que te case… en carnaval y con estas pintas".

Botella no imaginaba la polémica que se iba a generar a raíz de la publicación en las redes sociales. Pero lo cierto es que las imágenes han desatado una gran controversia en la ciudad portuaria y en la provincia de Cádiz. El hilo de Facebook no tardó en llenarse de comentarios a favor y en contra del concejal.

Entre los detractores, hay quien acusa a Botella de mofarse de los sentimientos religiosos y de utilizar un espacio público para reírse de la Iglesia. "Te podrías haber disfrazado de cualquier otra cosa y habrías quedado mejor. Incluso se te podría aplaudir por tu sentido de la amistad, pero ofendiendo a los cristianos y mofándote de cosas que para nosotros son sagradas, flaco favor te haces a ti y a tus amigos", le espetaba una usuaria. "Sigan ustedes, señores de Podemos, insultando y burlándose de los demás. Piden respeto faltando al respeto. Un cargo público como usted desempeña y que pagamos todos los portuenses no debe ni puede hacer el mamarracho, faltando al respeto a muchas personas que tienen convicciones religiosas", criticaba otro.

Pero también hay quien ha salido a dar la cara por Botella. "Qué gente más pesada. Si la gente católica se ofendiera más por los gravísimos pecados que se siguen cometiendo en su seno antes que por un simple disfraz, el mundo iría mejor y sería más acorde con la palabra de Jesús", se puede leer en otro de los mensajes. Hay incluso quien pone una dosis extra de humor gaditano: "Picha, si te hubieras puesto la bufanda del Betis, no habría pasado nada".

El edil, lejos de retractarse, ha compartido una imagen del Carnaval del año pasado para quitarle hierro al asunto. "El año pasado me disfrace de princesa Leia y nadie del imperio galáctico se ofendió".

Fuentes de Levantemos El Puerto han explicado a Europa Press que desde la agrupación de electores entienden que "ha sido algo privado del concejal con sus amigos, y que no actuaba como grupo municipal". Asimismo, han subrayado que en Levantemos El Puerto "hay gente creyente y no creyente, practicante y no practicante, y siempre somos muy respetuosos con todas las sensibilidades".