ReSet explica por qué le gastó la broma al indigente.

ReSet explica por qué le gastó la broma al indigente. ReSet Youtube

La Jungla

El 'youtuber' que dio de comer dentífrico a un indigente se enfrenta a hasta 2 años de cárcel

En la Jungla. El Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona imputa un delito contra la integridad moral a 'ReSet'.

P. F.

El youtuber 'ReSet' deberá comparecer como investigado - el término que sustituye a de "imputado" - por un delito contra la integridad moral el próximo 13 de marzo ante el Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona. Una magistrada ha dado curso a la denuncia presentada por la Guardia Urbana a instancias del mendigo al que el joven de 19 años y de origen chino dio de comer galletas rellenas de dentífrico para cumplir uno de los "retos virales" propuestos por sus seguidores.

La Fiscalía de Odio y Discriminación se ha personado como acusación y el Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado su intención de ejercer como acusación popular. El youtuber será representado por una abogada de oficio. El delito del que se le acusa está descrito en el Código Penal como el que deriva de infligir "a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral". La pena contemplada es de seis a dos años de prisión; sin embargo, sin el agravante de violencia y de carecer de antecedentes previos, el joven podría verse exento de pisar la cárcel.

El caso provocó una oleada de indignación el pasado enero cuando el youtuber, cuyo verdadero nombre es Kan-Hua R. y con más de un millón de seguidores en la plataforma, decidió cumplir dos de los retos propuestos en uno: "dar dinero a alguien que lo necesita" y "dar galletas Oreo rellenas de pasta de dientes a alguien por la calle". Uno de los detalles que prendieron la mecha de las críticas, espoleada por otros pesos pesados de Youtube como AuronPlay, fue el modo en el que justificó la broma: "Igual me he pasado pero le habrá servido para limpiarse los dientes, que no lo habrá hecho a menudo desde que es pobre".

Las críticas llevaron a ReSet a volver a buscar al mendigo e intentar pasar una noche en la calle junto a él, pero en aquél momento se encontró a la Guardia Urbana tomándole declaración, lo que terminó en denuncia. En vídeos posteriores el joven ha asegurado que la familia del mendigo intentó extorsionarle para no denunciarle y que no fueron sus galletas lo que hicieron vomitar al hombre, como ha declarado el afectado, sino la comida que le entregó otra persona.

Más allá de pedir disculpas públicas ReSet se ha justificado aduciendo que "no es muy maduro para su edad" y que su infancia en el seno de una familia china, "muy diferente a una europea", le ha marcado al presenciar violencia de género desde pequeño y verse obligado a trabajar en la tienda familiar desde temprana edad. Su faceta youtuber, explicaba, era lo que le había permitido alcanzar una mínima independencia económica y superar los problemas emocionales de bullying sufridos con los jóvenes de su edad.

Además, cumpliendo su propósito de enmienda, a primeros de febrero pasó 48 horas viviendo en la calle en plena ola de frío. ReSet pidió limosna, comió de los escasos céntimos que pudo recaudar, intentó dormir en parques públicos y canceló prematuramente el reto por el hambre y el frío, además de por haberse quedado sin batería en las cámaras que debían registrar su aventura. "Lo pasé mal", concluía.