Carlos II ‘El Hechizado’ era conocido por su primorosa fealdad.

Carlos II ‘El Hechizado’ era conocido por su primorosa fealdad.

La Jungla

Carlos II 'El Hechizado' tiene Tinder y pilla más que un Borbón: “Te miro y te enamoro”

En la Jungla. El monarca ha vuelto al siglo XXI para encontrar una dama con la que tener por fin descendencia.

Noticias relacionadas

A Carlos II 'El Hechizado', el último monarca de la Casa de Austria, la vida no lo trató del todo bien. Al menos, en lo que al aspecto físico se refiere. De hecho, fue bautizado con ese sobrenombre pues se pensaba que su deplorable estado era fruto de la brujería o algún tipo de encanto diabólico. En realidad, la historia cuenta que fueron los sucesivos enlaces matrimoniales que se dieron entre los miembros de la familia real los que provocaron que desarrollara poca estatura y esterilidad (tenía un solo testículo), muriendo finalmente sin descendencia. Para más inri, su primera esposa, María Luisa de Orleans, afirmaba que sufría eyaculación precoz. Un cuadro, vaya.

Trescientos años después de su muerte, Carlos II ha reaparecido misteriosamente en Tinder, la conocida aplicación de ligoteo, y está tratando de conquistar a las damiselas que se fijan en sus facciones y hacen 'match' (aceptan un posible encuentro) en su perfil. Como lo leen.

En realidad, la cosa ha sido una ocurrencia de un usuario de Forocoches, que ha decidido crear un perfil simulando que el monarca ha vuelto al siglo XXI con ganas de marcha. La descripción del perfil creado es pura hilaridad: "Carlos II, 'El Hechizado'. Hijo de Mariana de Austria y Felipe IV. Eyaculador precoz por naturaleza. Te miro y te enamoro. Busco una María Luisa de Orleans. Compañía para justas medievales y juglaría de Saber y Ganar. Me van las enaguas y empótrote contra el clavicémbalo. Se busca descendencia con urgencia”.

Pese al añejo aspecto de la foto de perfil, a Carlos le están lloviendo los 'matches' y son ya varias las candidatas que se han interesado por tan buen partido. Eso sí, en cuanto una damisela acepta, él es el primero en tirar la caña e iniciar una conversación a la antigua usanza.

Pese a la urgencia por tener descendencia, el monarca no se conforma con cualquiera y tiene unas altas exigencias. Según su copista, que a veces contesta a las interesadas, su majestad busca "una mujer esbelta, de cabeza pequeña, cabellos amarillos y ancheta de caderas".  

En algunos casos, el castellano antiguo que utiliza el rey está suponiendo un problema con algunas conquistas, más acostumbradas a utilizar un lenguaje coloquial, más apegado al siglo XXI y a los usos de los nuevos dispositivos móviles.  

Hasta tal punto está llegando el éxito del perfil que hay veces que no hace falta que sea él quien inicie la conversación. Para su sorpresa, son ellas las que se adelantan y 'El Hechizado', poco acostumbrado a que sean las mujeres las que tomen la iniciativa, no puede más que pensar que se trata de una "endemoniada".

No sabemos si la labia de este renacido Carlos II conseguirá llevar a cabo la difícil empresa de encontrar una dama con la que tener hijos 317 años después. En cualquier caso, las risas -para aquellas que tengan la suerte de encontrárselo en el universo de Tinder- están aseguradas. Dadle un 'match'.