Brais Cedeira

Mario Rodríguez tenía 21 años cuando decidió abandonar el tratamiento de la leucemia. No quería un trasplante de médula ósea que iba a resultar vital para salvarle la vida. Era abril de 2013. Tres meses antes, en enero, había conocido a un hombre, un curandero que le recomendó unos remedios supuestamente mágicos y curativos que le iban a salvar. Fue su madre quien se lo presentó. Ávida lectora de la revista Discovery Dsalud, fue entre sus páginas donde descubrió al hombre que -según ella- iba a salvar a su hijo. Se trata de José Ramón Llorente, un tipo que se le presentó a él y a su padre Julián como experto en medicina naturista y ortomolecular. Julián aún no sabía que Llorente no era médico ni era nada.

“El hospital Arnau de Vilanova (Valencia) le hizo a Mario una coherente propuesta de sesiones de quimioterapia y trasplante de médula ósea. Pero Mario, desorientado (un chico de veintiún años que le dicen que tiene cáncer) hizo caso a quien creía, a este hombre”, explica su padre a EL ESPAÑOL. Por influencia de Llorente, según cuenta su padre, dejó las sesiones en el hospital. El padre y los médicos trataron de hacerle cambiar de opinión. Todo fue inútil.

Mario, motivado con esa nueva posibilidad, alejada de la quimioterapia, depositó su confianza en el curandero. En una de las primeras reuniones que tuvo con él, no dudó en preguntarle.

-Doctor, ¿en cuánto tiempo me curaré?

-Mario, calcula que en unos tres meses.

Mario murió unos meses después de esa conversación. Era 3 de julio de 2013.

Ahora el caso está a la espera de juicio. Julián denunció las prácticas del curandero con su hijo. Llorente se sentará en el banquillo, según explica el auto al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. El Juzgado de Instrucción número 7 de Valencia le envía al banquillo por prescribir a al joven “un ‘tratamiento’ que decía ser contra el cáncer, que interfería en su recuperación, por llevar algunos elementos contraproducentes, como hongos o alcohol, o imponía su autorización y visto bueno a los pasos del tratamiento médico auténtico que precisaba Mario Rodríguez Rubio por su leucemia”.

El caso de Mario es uno de muchos. Poco a poco, el mundo de la Sanidad está tomando medidas al respecto de las terapias alternativas, muchas de ellas ilegales y que generan en el paciente falsas expectativas de curación. Esta semana, el Colegio de Médicos de Madrid ha eliminado las secciones de acupuntura, la homeopatía y la medicina naturista, que ya no podrán tener su grupo dentro del colegio ni ofrecer cursos y conferencias. No es la única medida. Es el ya conocido caso del Minerval.

Mario Rodríguez murió hace tres años por abandonar el tratamiento de la leucemia. Luego todo empeoró. Falleció a los seis meses de que se la detectaran.

Mario Rodríguez murió hace tres años por abandonar el tratamiento de la leucemia. Luego todo empeoró. Falleció a los seis meses de que se la detectaran. EL ESPAÑOL

Fue entonces cuando la Organización Médica Colegial (OMC) anunció que iba a tomar cartas en el asunto. Van a denunciar, en cuestión de días, ante la Fiscalía, ante los Ministerios de Sanidad y Educación y ante el Defensor del Pueblo una lista de 120 páginas webs que ofrecen pseudoterapias altamente peligrosas. Esta denuncia se realizará en base a un análisis de más de 3.000 reportes de páginas peligrosas realizados por la Asociación  para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas. Todos estos informes proceden de denuncias realizadas por ciudadanos particulares.

Por otro lado, para analizar esos casos y recibir directamente otras quejas desde la ciudadanía, la OMC ha creado un Observatorio. En este reportaje desgranamos algunos de los principales nombres presentes en esos listados. Aunque hemos acotado mucho el terreno, hay muchos más en España ahora mismo. Según los datos de la Asociación de Profesionales de las Terapias Naturales, el colectivo que les agrupa, son 80.000 los “profesionales” que operan ahora mismo en el país. El mundo de la sanidad se está movilizando ya para acabar con las terapias sin base científica que campan a sus anchas desde hace años. Por eso, en las últimas semanas la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, instó en pleno del Congreso a "implicar activamente en la denuncia de aquellas prácticas sanitarias irregulares que detecten".

Este completo elenco se mueve, por lo general, en cientos de conferencias que se les organizan en todos los puntos de la península. Tipos como Josep Pàmies, del que ya hemos hablado en anteriores ocasiones, que promueven productos ilegales en España para curar el cáncer, el sida, el ébola, y todo lo que se le ponga por delante. Tipos como Enric Corbera, que aseguran que el cáncer se cura sin tratarlo, encerrándose uno en casa, aislado de todo, sin hablar con nadie. Tipos como Enric Cerqueda, que fue a juicio por prescribirle MMS a la madre del joven granadino Christian Constán.

No están todos los que son, pero sí que son todos los que están. En esta lista ofrecemos treinta de los más importantes pseudoterapeutas, homeópatas y supuestos especialistas de técnicas alternativas cuyos métodos, advierten desde la Organización Médica Colegial, son, en algunos algunos casos, nocivos para la salud o directamente ilegales.

Los ‘charlatanes’ de la bioneuroemoción

Enric Corbera difunde la bioneuroemoción. Gana 2,5 millones al año. Dice que el cáncer se cura sin tratarlo.

Enric Corbera difunde la bioneuroemoción. Gana 2,5 millones al año. Dice que el cáncer se cura sin tratarlo. Corbera Institute.

1. Enric Corbera. Uno de los principales nombres que aparecen al investigar a las pseudociencias es el suyo. Especialista en la “bioneuroemoción”,defiende que toda enfermedad procede de un conflicto del pasado. Que para curar el cáncer, la medicina es ineficaz e insuficiente. Que te puedes curar simplemente viendo sus vídeos. Que lo importante es “estar bien con uno mismo”. Que solo se mueren “los gilipollas”. Gana cerca de tres millones de euros al año entre charlas, conferencias y másters de su Instituto de Bioneuroemoción. De él ya hemos hablado en otro reportaje.  Por su culpa, constan muertes por abandono de tratamiento, como la de Maribel Candelas en 2015.

2. Rafael Marañón. Defiende tesis similares a las de Corbera. Con ellos dos llegó la bioneuroemoción y la biodescodificación a España. Fueron ellos los primeros en introducir esta pseudoterapia en España, un método sin ninguna base científica. Sus vídeos en Youtube cuentan con más de 200.000 visitas, y en ellos ofrece los consejos más surrealistas. 

3. Montserrat Batlló. A partir de la influencia de los dos introductores de esta corriente en España, diversos especialistas se han sumado a sus tesis. Una de ellas es Montserrat Batlló, enfermera y fisioterapeuta catalana. Es, además, la cuñada del propio Enric Corbera.  Desde el año 2010 pasó a ser directora docente del Instituto de la Bioneuroemoción. En la actualidad se dedica exclusivamente a esta pseudociencia.

4, 5, 6 y 7. Pérez, Pérez, Linares y Carbonell. Estos son los tres representantes más importantes de esta tendencia, en la que también se inscriben y están siendo investigados tipos como las fisioterapeuta Milagros Pérez  y Yolanda Pérez,  la psicooncóloga Eva Juan Linares y la médico María Luisa Carbonell. Todas ellas han sido denunciadas en diversas ocasiones por las charlas que realizan. Algunas de sus han sido boicoteadas o directamente canceladas por las prácticas sin base científica alguna que promueven.

Los representantes de la Nueva Medicina Germánica

Hamer es el fundador de la Nueva Medicina Germánica, una peligrosa corriente pseudocientífica. Por promover esas ideas,a  través de las cuales instaba a sus pacientes a dejar la quimioterapia y otros métodos científicos, estuvo en varias ocasiones en la cárcel. Actualmente vive refugiado en Noruega.

Hamer es el fundador de la Nueva Medicina Germánica, una peligrosa corriente pseudocientífica. Por promover esas ideas,a través de las cuales instaba a sus pacientes a dejar la quimioterapia y otros métodos científicos, estuvo en varias ocasiones en la cárcel. Actualmente vive refugiado en Noruega.

La Nueva Medicina Germánica, el llamado método Hamer, también encuentra su nicho en España. Se trata de una pseudoterapia cuyos pilares se basan en la negación de las enfermedades. Ellos las llaman “procesos biológicos inteligentes”. Se trata de una corriente sin ninguna base científica, alumbrada hace treinta años por Ryke Geerd Hamer, al que le retiraron la licencia médica en el año 1986. Hamer fue encarcelado tanto en Alemania como en Francia. Un año antes de que le retirasen la licencia, su esposa falleció al ser la primera de sus pacientes tratada con sus extraños métodos. Desde que fue inhabilitado, las denuncias contra Hamer se multiplicaron. Entró en prisión en los años 1992, 1994, 1997 y 2001 por distintos casos ocurridos en Alemania, Austria, Francia y España, todos ellos vinculados con el abandono de los tratamientos. 

Hamer vivió en España hasta el año 2007, y quizás ese período de tiempo le bastó para promover sus tesis: para ellos, el SIDA es un fraude, las vacunas no tienen ninguna utilidad, aseguran que es preciso abandonar las terapias médicas y apoyan pseudoterapias como la homeopatía.

8.Vicent Guillem. Se trata de un químico afín a esta corriente. Para él, muchas enfermedades son “la manifestación física de un problema emocional”.  Asegura que las enfermedades se podrían curar sin necesidad de tratamientos químicos.

9, 10 y 11. Martí Bosch, Paggi, Herráez. Otros importantes y peligrosos representantes investigados por la ciencia en este grupo de la Nueva Medicina Germánica son  Alberto Martí Bosch , Miguel Paggi Javier Herráez.

12. Alicia Abellán. Sugiere algunas de las ideas más surrealistas del panorama. Médico especialista en geriatría, ya jubilada, que defiende la “autosanación consciente”,  llegó a sugerir en varias conferencias que ver películas de los Hermanos Marx puede ayudar a frenar el cáncer.

Eso fue exactamente lo que dijo hace dos años en una conferencia que impartió en un hospital público de Madrid. Abellán citó el caso de un paciente estadounidense que, según ella, solo con ver estos largometrajes, el tumor había remitido considerablemente. “Tanto que su médico no se lo creía”, afirmó.

Teresa Ilari defiende que hay que beber agua de mar para curar todos los males.

Teresa Ilari defiende que hay que beber agua de mar para curar todos los males.

13.Teresa Ilari. Por último, dentro de esta corriente hallamos un caso particular. Una mujer que aparece en las entrevistas que le hacen ataviada de ropajes coloridos y telas como de la cultura hindú. Es morena y luce una corta y gris melena. Se trata de otra de las representantes de la bioneuroemoción, recurrida en todo tipo de entrevistas.

Con ese aspecto, Teresa Illari, médico de profesión. promueve el uso del agua de mar para cualquier dolencia. Para todo es necesaria y útil. Según ella. “Ilari contribuyó a que la letal Nueva Medicina Germánica se haya hecho oficial en Nicaragua”, explica Emilio José Molina, el coordinador del área de sectas pseudoterapéuticas dentro de RedUne, el grupo interdisciplinar que colabora con el Observatorio de las pseudociencias de la Organización Médica Colegial para investigar todos los reportes ciudadanos.

Hay varios casos relacionados con estas supuestas técnicas de sanación, en las que se sugiere que hay que ingerir tal líquido. La madre de Rosa -nombre ficticio- se puso en contacto con Teresa Ilari cuando le detectaron un cáncer de mama. Ella le dio un consejo de lo más surrealista. “Le dijo que no se operara y que bebiera agua de mar y su propia orina, que mejoraría. Eso todavía originó más peleas en casa y más tensión”, explica a EL ESPAÑOL. No le sirvió de nada.

Medicina sintergética

Al final, en el mundo de las pseudociencias, prácticamente cada una de las corrientes actúa como un club de costumbres similares. Todos se parecen un poco entre sí en sus planteamientos. Y en tiempos de posverdad, la farsa se extiende rápido hasta el punto que es complicado descifrar qué es verdad y qué es mentira y hasta qué punto. Es el caso de esta corriente, también investigada por la OMC.  

14. Jorge Carvajal. Se define a sí mismo como “cirujano de las almas”. Es uno de los principales representantes de esta corriente hasta cierto punto incluso sectaria. Se trata de una “propuesta de vida” basada en filosofías ancestrales. El doctor Jorge Iván Carvajal es uno de sus principales adalides. Pero, tal y como denuncian desde RedUne, un grupo interdisciplinar que colabora con el Observatorio de las pseudociencias de la Organización Médica Colegial, en torno a Carvajal existe un entramado que convierte a este grupo en sectario y perjudicial para la salud de los pacientes.

Enric Cerqueda. Es uno de los principales promotores del MMS en España, cuya venta como fármaco está prohibida. Lo receta incluso a niños con autismo.

Enric Cerqueda. Es uno de los principales promotores del MMS en España, cuya venta como fármaco está prohibida. Lo receta incluso a niños con autismo.

Esta pseudoterapia, autodenominada por sus difusores como “la medicina del alma” ha llegado a ofertar productos como un jarabe de 95 euros para curar el cáncer en la consulta que tiene en Madrid.

15 y 16. Moya y Verdaguer. Otras corrientes relacionadas con la bioneuroemoción y con la falsa medicina del alma son las que promueven radiólogos como Francisco Moya o el fisioterapeuta Xavi Verdaguer. Para ambos, uno de los motivos por los cuales una enfermedad puede desarrollarse en el cuerpo humano es “la pérdida de seres queridos”. Esta tesis, rechazada por la ciencia, es falsa, y tiene su relación con las ideas de Enric Corbera y con las de la Nueva Medicina Germánica. Todas, en general, beben de la corriente de pensamiento que promulga “el origen emocional de la enfermedad”. Todo disfrazado sin haber realizado nunca un solo estudio.

Secta de antroposofía

La antroposofía es un movimiento, escuela o religión esotérica que fundó el ocultista austriaco Rudolph Steiner. Este señor ya creía a los nueve años que veía fantasmas. Se trata de una corriente que promueve el “conocimiento del ser humano”, un nombre algo rimbombante pero que, desde el punto de vista de los investigadores de RedUne, el grupo que colabora con la OMC en el análisis de todos los pseudocientíficos, no es sino la máscara de un grupo sectario.

17. Matthias Girke (médico). “Es importante que cada voz se pueda escuchar, y en el ámbito de la salud, que cada cual pueda escoger el tipo de medicina que quiere, que no lo decida el Estado. La medicina es inseparable de la concepción espiritual que cada ser humano tiene”. Mathias Girke es médico nació en Berlín, tiene dos hijos y así se expresaba el pasado mes de marzo en una entrevista en La Vanguardia. La antroposofía se trata de un grupo esotérico de carácter sectario.

18. Juan Camilo Botero. se trata de un médico oncólogo y antroposófico, licenciado en medicina. Desde hace 15 años actúa como oncólogo y experto en medicina antroposófica en Barcelona y Sant Cugat. Es otro de los representantes del movimiento antroposófico.

Plantas y MMS

Teresa Forcades y Josep Pàmies pertenecen al grupo Dolça Revolució, que defiende la idea junto con otros curanderos y homeópatas de que se ha de curar el cáncer con hierbas (como el kalanchoe) o el MMS, una lejía industrial utilizada como blanqueante y cuya venta como fármaco está prohibida en España.

Teresa Forcades y Josep Pàmies pertenecen al grupo Dolça Revolució, que defiende la idea junto con otros curanderos y homeópatas de que se ha de curar el cáncer con hierbas (como el kalanchoe) o el MMS, una lejía industrial utilizada como blanqueante y cuya venta como fármaco está prohibida en España.

19. Josep Pàmies. Ha llegado a recetar marihuana a niños recién nacidos con epilepsia pero no tiene ningún título científico. Pàmies es agricultor y vive en Balaguer (Lleida). Nos enseñó su casa hace un mes. Desde allí, y las redes sociales, difunde el uso de plantas como la stevia o el kalanchoe para curar el cáncer y otras enfermedades y dolencias. Es el principal promotor del MMS en España, un producto cuya venta es ilegal como fármaco. Sin ningún tipo de estudio científico, se trata de un tipo que factura entre uno y dos millones y medio de euros al año. Este mes de mayo será juzgado por cultivar marihuana para uso terapéutico. 

20. Andreas Kalcker. Este médico alemán se tuvo que sentar en el banquillo y ser juzgado por el caso de Christian y su madre, María José, a quien recetó MMS para curar su artrosis. Ofrece este mismo tratamiento – el MMS es una especie de lejía industrial desinfectante y nociva para la salud- incluso a niños con autismo. De él tomó sus ideas Josep Pàmies, quien hoy es el principal promotor de este producto.

21. Enric Cerqueda. Cerqueda es, como Kalcker, otro de los que se tuvo que sentar en el banquillo por promover el uso del MMS. A finales del pasado mes de abril, un reportero de EL ESPAÑOL se hizo pasar por un paciente y llamó a Cerqueda para comprobar si era cierto que recetaba el MMS a pequeños con autismo. El resultado fue afirmativo. Cerqueda, como otros muchos, continúa difundiendo estas pseudoterapias.

22. Teresa Forcades. “En la comunidad que yo vivía en Berlín había una hermana que tenía cáncer y le habían dicho que no tenía solución. Había pasado por muchas quimioterapias. Entonces hablamos del MMS, lo quiso probar. Esta hermana terminó muriendo, aun con el MMS, pero es cierto que ella mejoraba en algunos síntomas. En el monasterio en Cataluña, lo probé en mí misma y en las hermanas que quisieron. Encontré resultados positivos en algunas de ellas”.

Dentro del club del MMS y de los naturópatas hay un miembro muy particular. Se trata de Forcades, monja independentista, socia de Pàmies y de su asociación Dulce Revolución. En todas las conferencias a las que asiste, como en el testimonio de esa que acabamos de ofrecer, defiende a ultranza ese producto sin base científica alguna.

El Observatorio de la OMC contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias clasifica todas estas como

El Observatorio de la OMC contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias clasifica todas estas como "terapias no convencionales". Observatorio OMC

23. Odile Fernández. Las recetas anticáncer son algo muy frecuente en todas las corrientes que vemos. Es el caso de Odile Fernández, quien asegura poseer tales remedios y asegura que su cura del cáncer “fue un milagro muy currado”. Desde entonces, imparte conferencias y regala consejos para todos. En sus charlas cuenta su experiencia e incide en aspectos desacreditados por la comunidad científica como la psicología o la dieta como cura del cáncer. Es una de las principales exponentes de las pseudociencias a día de hoy. Vende sus libros de recetas anticáncer a un precio aproximado de 17 euros. Abajo un ejemplo en uno de sus últimos libros.

24. Arturo Solís. Se trata de un “especialista” que dice ser neuro oftalmólogo. Asegura, entre otras cosas, haber creado la primera patente del mundo que reconoce la existencia de la fotosíntesis humana. Esa es su principal creación, la cual esgrime y defiende a bombo y platillo. Ha llegado incluso a decir que “la tercera parte de la energía usual de la que el ser humano dispone, proviene de la melanina, la luz”.

Fernando Frías es abogado especializado en temas de biología y salud. “Si este señor está convencido de que la melanina es una poderosa fuente de energía, solo le faltaba dar un paso para convertirla en una especie de máquina de movimiento perpetuo. Por eso crea el concepto de la melanina como energía del futuro. El doctor Solís la publicita en su web”, explica a EL ESPAÑOL.

Al igual que está pseudoterapia que no está fundamentada en nada, Solís promueve en su página web el QIAPI-1un medicamento retirado del mercado el 22 de febrero del año 2012 por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

El boletín por el  cual Qiapi quedaba prohibido en 2010.

El boletín por el cual Qiapi quedaba prohibido en 2010.

25. Ceferino Maestu. Se trata de un profesor que habla de la hipersensibilidad electromagnética, un tipo que imparte conferencias cuestionándose si son seguros los campos electromagnéticos que usamos habitualmente en nuestras vidas. Sin embargo, como estableció la Organización Mundial de la Salud, no existe base científica para vincular la hipersensibilidad electromagnética “con la exposición a los campos electromagnéticos”.

"A menos que niegue que difunda que las ondas electromagnéticas de wifi y móviles causan daños físicos, su lugar en la lista está bien fundamentado", explican desde la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudo Científicas. Llevan años colaborando con la Organización Médica Colegial enviándoles informaciones que les llegan desde los ciudadanos.       

26. Rafael Torres. Los hay también más ocurrentes. Rafael Torres no solo es miembro de la junta directiva del Colegio Oficial de Médicos de Valencia. Además, se jacta y asegura que es capaz de tratar enfermedades metiendo al paciente agua por el ano, una extraña técnica conocida como hidroterapia de colon.

¿Qué base científica tiene esta técnica? “Ninguna. Eso es medicina hipocrática, lo de equilibrar los 4 humores haciendo sangrados o enemas”. Lo dice José Miguel Mulet, profesor titular de Biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia, Director del Máster de Biotecnología Molecular y Celular de Plantas (CSIC-UPV) e investigador en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP).  Mulet, en este aspecto, lo tiene claro. “Meterte el agua por el culo no cura nada. Aunque hace 400 años pensaban que sí”.

27. Alejandro Jodorowsky. "Cuando niña sufrí una abuso sexual. Ahora, a pesar de amarlo, me cuesta desear a mi pareja", le dijo una usuaria en Twitter.

-Disfrázalo del que abusó de ti, y te excitará.

Este bochornoso intercambio tuvo lugar el año pasado. Quien habla no es otro que el conocido escritor y director de cine, Alejandro Jodorowsky. Se trata de un hombre célebre por sus polémicas.  Jodorowsky, además de dedicarse al mundo de los libros y de la gran pantalla, ha patentado un método de dudosa utilidad científica: la psicomagia.

Pretende servir de sanación espiritual. Jodorowsky propone que esta técnica ayuda a resolver conflictos psicológicos y somáticos. Es cierto que él reconoce que su técnica no se sitúa en el terreno científico, pero en otras ocasiones ha asegurado que a otros sí que le han servido sus teorías. La tesis de Jodorowsky es la siguiente.  El inconsciente toma los actos simbólicos como si fuesen hechos reales. De esa forma, un acto mágico simbólico podría modificar el comportamiento del inconsciente. Si este estuviese bien aplicado, podría curar ciertos traumas psicológicos. “La frontera es un poco borrosa, pero yo diría que está más en el lado de los charlatanes puros y duros que en el de los pseudocientíficos. La base es que quiere su parte del pastel en el curanderismo cuántico. Nada más”, explica Fernando Frías, abogado experto en temas científicos. Para terminar, otro ejemplo reciente de los estrafalarios consejos del 'psicomago' tuitero. 

28. Enric Costa. Otro sector en el gremio de los pseudocientíficos es el de los que promueven que las vacunas no sirven para nada. Ni la de la viruela, ni la del sarampión, ni la de ninguna otra enfermedad. Tania Estapé es psicóloga clínica y pertenece a la Fundación para la Educación Pública y la Formación en Cáncer. Ella, como la práctica totalidad del mundo científico, defiende las vacunas. “Son un progreso innegable. En algunos países aún tienen la polio porque no tienen vacunas”.

Un ejemplo de esto es Enric Costa, médico valenciano que ejerce como médico de familia desde una perspectiva holística, desde la homeopatía, la acupuntura y la naturopatía. Un tipo desautorizado por el Colegio de Médicos de Barcelona. Esta misma institución canceló una de sus charlas en enero del año pasado. Él, por su parte, se dedicó a criticar esta medida calificándola como un “triste espectáculo de perseguir a cualquiera que se atreve a hacer críticas a las vacunas".

29. José Antonio Campoy. En estos ataques contra las vacunas está también José Antonio Campoy, director de Discovery Dsalud, una publicación fundada por un seguidor de Hamer y en cuyo consejo de administración llegó a estar propio pseudocientífico alemán. Se trata, justamente, de la revista en la que la madre de Mario, el chico fallecido de la historia que abría este reportaje, encontró la referencia del doctor Llorente, quien animó a su hijo a dejar la quimioterapia.

José Ramón Llorente. Le recomendó a un joven, Mario, que dejase de tratarse el cáncer. Va a ser juzgado por ello.

José Ramón Llorente. Le recomendó a un joven, Mario, que dejase de tratarse el cáncer. Va a ser juzgado por ello.

La Organización Médica Colegial ha desautorizado en repetidas ocasiones esta revista. En una de ellas, denunciaba un anuncio que publicaban en el que animaban a dejar las sesiones de quimioterapia. Rezaba: “Millones de personas mueren cada año a causa del cáncer porque ¡la quimioterapia y la radioterapia no funcionan! Hay terapias mucho más eficaces que se ocultan”.  

Sobre el cáncer el propio Campoy lo reitera sin problema. “Lo más sangrante es que se está ocultando que existen tratamientos alternativos que han demostrado su eficacia”. El director de esta revista está también en el selecto club de quienes defienden que el VIH no es la causa del sida.

30. José Ramón Llorente. Y la historia termina donde la empezamos: en el caso de Mario, su padre Julio y del médico José Ramón Llorente, quien está a la espera de juicio por instarle al joven a que dejase la quimioterapia. Esta lista, acotada a 30 nombres, podría haber sido mucho más extensa, dada la cantidad de páginas web y nombres que la OMC y los ministerios de Sanidad están tratando de denunciar. Si les ha parecido larga, no es nada en comparación de los miles de homeópatas que todavía difunden sus métodos en toda España. 

Al poco de dejar el tratamiento, la leucemia, que ya había remitido, volvió a aparecer en el cuerpo de Mario y siguió causando estragos. Lo tuvieron que volver a ingresar. Después de que su hijo falleciera, el 3 de julio de 2013, Julián descubrió que aquel hombre que le había recomendado a su hijo dejar el tratamiento del hospital por el suyo no era médico ni era nada.

Hay una frase que me cuenta Julián. Poco antes de morir, el hijo le dice al padre: “Papá, me he equivocado”. Pero ya era demasiado tarde.