“¡Guau! Los de XO han vuelto a redefinir las reglas”. Concretamente, es lo que Dabiz Muñoz busca que piensen los consumidores al comer sus donuts XO, una edición limitada de estas tradicionales rosquillas del Grupo Bimbo creada por el cocinero tres estrellas Michelin. Y lo primero que he de decir al probar los donuts es que, a lo mejor, la redefinición de las reglas de Muñoz es algo exagerada, ya que el retrogusto picante que deja al final no es nada atractivo. Manuel Barrio, chef con experiencia en cocina y repostería en restaurantes con estrellas Michelin, opina que es “una decepción. No por meter todos los sabores a la vez es un mejor producto”.

Noticias relacionadas

A mí, llámenme tradicional en lo que a postres se refiere, pero no me convence. Es una mezcla un tanto inexplicable y difícil de salvar. Aún así, es algo que Dabiz Muñoz buscaba. “Da muchas sensaciones cuando lo vas comiendo porque así es mi cocina. Sabe muy diferente cuando empieza a cuando acabas. El picante es sutil pero persistente, se queda de forma elegante en el retrogusto, y la textura es entre un glaseado crujiente y un bombón. Es muy adictivo en cuanto a sensaciones en la boca y evoluciona según te lo vas comiendo”, explicaba el cocinero madrileño durante la presentación de su donut a principios de febrero.

Pero a mí esa persistencia del picante me ha parecido muy desagradable y no elegante. Ni con agua se me ha pasado ese sabor rompedor —en un sentido peyorativo— pasados 10 minutos desde que comí el bollo. “Hay mezclas de dulce y picante que tienen sentido como el chocolate con guindillas, pero en el caso de este donut es un fallo, ya que es como una cacofonía, pero con sabores en vez de sonidos. Se han metido muchos sabores y no han quedado bien integrados”, explica a EL ESPAÑOL el chef diplomado en Cocina en la escuela de alta cocina Le Cordon Bleu, tras degustar durante unos minutos el donut XO.

Los Donuts XO de Dabiz Muñoz. N. A.

Eso sí, no todo es malo. Cuando Dabiz Muñoz presentó el donut XO prometía que es “dulce pero no empalagoso”. Lo cual es cierto, ya que el bollo de la rosquilla no es excesivamente dulce —al menos en el paladar— tal y como lo pueden ser sus homólogos del Grupo Bimbo. Sus donuts, como sabe, suelen ser muy dulces, pero éste no es el caso y es de agradecer. De hecho, el chef Barrio añade que “sobre el papel el donut está bien conceptualizado, sobre todo, en el equilibro entre la crema de mantequilla, que da las notas avellanadas; el relleno de limón, que le aportaría la acidez; y la mezcla de cacao y vainilla, que proporciona un toque clásico. Pero, quizá, el creador del producto ha forzado a la hora de introducir picante y se ha caído con todo el equipo”.

El bizcocho, correcto

“El bizcocho del donut XO, no obstante, me parece correcto y tiene toques cítricos que están bien encajados. Es, en el fondo, el bizcocho típico de donut y no está mal. En suma, me ha parecido un donut clásico, que está bien pero el picante lo ha echado a perder”, sentencia el chef Barrio. Parece claro: ese tedioso picante ensombrece el resultado final de la creación de Dabiz Muñoz. No obstante, cabe destacar que la crema de mantequilla tostada del relleno está bastante buena, pero viene con una cantidad que no es apta para diabéticos.

Y es que, a nivel nutricional, tal y como ha publicado EL ESPAÑOL, el donut XO de Dabiz Muñoz tiene todos los ingredientes propios de la bollería industrial: “Grasas de palma, algunas de ellas hidrogenadas totalmente; almidones de maíz, trigo y patata; muchos azúcares, también en forma de jarabes o productos como la dextrosa; y poco cacao”.

Envase de los Donuts XO.

Además, este diario explica que, según su etiquetado, estos donuts suponen 437 kilocalorías por cada 100 gramos que comemos. En este caso, los donuts XO vienen en envases por parejas: cada bollo tiene un peso de 73 gramos. Es decir, si nos comemos uno, nos aporta 319 kilocalorías y, si nos comemos dos, nos metemos casi 640 kilocalorías en el cuerpo.

No obstante, es una cifra variable según cada persona y su actividad física, ya que los adultos deben consumir unas 2.000 kilocalorías diarias. Por tanto, estos donuts son una manera fácil de sobrepasar esta cantidad recomendada, explica este periódico. Pero lo peor es que las calorías que obtenemos de estos dulces están cargadas de azúcares y de grasas nada saludables.

Sabor malo, idea buena

Pero lejos de seguir valorando el nuevo donut XO a nivel nutricional [puede consultarlo aquí], el sabor del bollo de Dabiz Muñoz para mi gusto y el del repostero consultado ha sido un fracaso. Y eso que la idea que tenía el chef con el lanzamiento de este producto al mercado no era mala. Con él, pretendía democratizar el acceso a los productos que elabora, dado que no todos los bolsillos pueden permitirse pagar la comida vanguardista y disruptiva que el chef promete en el DiverXO, su restaurante con tres estrellas Michelin.

Dos Donuts XO, uno de ellos, partido por la mitad.

Por ello, Muñoz ha contado que aceptó la propuesta de donuts dentro de su línea de trabajo de “acercar a la gente algo del universo XO”, como ya hace con StreetXO, su restaurante más informal, o GoXO, que cuenta tanto con un servicio de comida a domicilio que opera en Madrid y Barcelona como con una gastroneta especializada en perritos calientes, dumplings y cócteles, ubicada en la capital.

“Quiero llegar más al público general”, decía el chef que vio en esta colaboración la oportunidad de “dar un enfoque diferente a un producto muy vinculado a la historia de los hogares españoles”. Muñoz ha defendido que se trate de una edición limitada porque “este tipo de colaboraciones tan creativas y tan disruptivas tienen su sentido en periodos de tiempo limitados porque son cosas exclusivas por la creatividad, no por el precio; así la gente se queda con ganas de más”.

Y es que esta original rosquilla estará disponible sólo tres meses en los lineales de los supermercados u otros comercios más pequeños a un precio de 1,69 euros —aunque este diario ha pagado por el pack de dos 1,99 euros en Alcampo—. En todo caso, pese a que el chef tres estrellas Michelin tiene una buena intención de llegar a todo el mundo, el picante final que ha propuesto en su donut puede que dinamite su posible éxito en el mercado —o no, quién sabe—.

También te puede interesar...

-Dabiz Muñoz 'deja' la cocina: así será el Donuts que venderá en los supermercados

-Así son los nuevos donuts de Dabiz Muñoz: una 'bomba' de 30 ingredientes y más de 600 calorías

-El patinazo de Dabiz Muñoz sobre la seguridad de los restaurantes frente al coronavirus