Margarita del Val, viróloga del CSIC, ha lanzado el peor de los pronósticos posibles para España en esta segunda ola de cororonavirus: "Me temo que vamos a tener que volver al confinamiento domiciliario estricto si no hay voluntad de comprender las medidas y de aplicarlas", ha reconocido. "Si es la única opción que funciona porque las demás no se aceptan y no funcionan, será la que habrá que tomar". 

Noticias relacionadas

Y no lo hace sin datos en la mano. Este viernes, el ministerio de Sanidad notificó 15.186 nuevos casos de coronavirus, la mayor cifra de contagios registrada durante la segunda ola de la pandemia (6.591 en las últimas 24 horas), lo que supone un leve descenso con respecto al jueves, pero no oculta la gravedad de la situación.  

A esta situación se ha llegado, en palabras de la viróloga, por la rapidez en que se produjo la desescalada en todo el territorio. "Nos hemos dedicado a la hostelería, a comer, a beber, perdiendo la distancia y quitándonos la mascarilla antes de sentarnos", ha confesado en una entrevista con Eldiario.es. 

Y, cuando los ciudadanos hemos quedado, según Margarita del Val, se han cometido imprudencias a la hora de compartir platos o mesa. Por eso, ella seguiría las pautas que ha marcado la Generalitat, ordenando cerrar los bares y locales de ocio -al menos- hasta final de mes. 

Por eso, exige seguir el ejemplo de otros países europeos donde los bares no han abierto sus estancias interiores ni las discotecas. O, sin ir más lejos, ha puesto la mirada en Italia, que ha multado a sus ciudadanos por no llevar la mascarilla bien puesta. Ahora, no ve el futuro claro a corto plazo. "Si no se paró en verano, que nadie piense que se parará en otoño. Tampoco se va a esperar a la temporada de la gripe, que es diciembre, enero y febrero. Va a seguir ahora (el coronavirus), y más lanzado". 

Por último, ha criticado la gestión de Madrid de la pandemia: "Creo que en Madrid se tendrían que haber aplicado las medidas a primeros de septiembre. Me parece que llegan tarde y me parecen insuficientes". Y, por último, ha pedido a las empresas que, en la medida de lo posible, faciliten el teletrabajo: "Nada de presencial. Que sea el mínimo necesario, o si es posible, nada". 

575 muertes

En España, como en el resto de Europa, los casos se han disparado estas últimas semanas a pesar de las medidas restrictivas impuestas por el Gobierno y las Comunidades Autónomas. Esta misma semana han fallecido 575 personas (222 este viernes).  

UCI del Hospital Puerta de Hierro de Madrid. Jorge Barreno EL ESPAÑOL

En las últimas dos semanas, un total de 42.546 personas han iniciado síntomas de coronavirus y han sido diagnosticadas positivas 12.134. 

Eso sí, las cifras son desiguales por Comunidades. De los 6.591 contagios diagnosticados este jueves, 497 se han producido en Andalucía, 625 en Aragón, 198 en Asturias, 23 en Baleares, 138 en Canarias, 85 en Cantabria, 161 en Castilla-La Mancha, 61 en Castilla y León, 275 en Cataluña, 23 en Ceuta, 122 en Comunidad Valenciana, 293 en Extremadura, 349 en Galicia, 2.149 en Madrid, 29 en Melilla, 89 en Murcia, 523 en Navarra, 805 en País Vasco y 146 en La Rioja.

Aviso de una experta

El aviso de un nuevo confinamiento no llega de una viróloga cualquiera. Margarita del Val tiene expediente como para poder dar lecciones sobre lo que se debe (o no) hacer. Hija de dos doctores en química, se doctoró en Ciencias Químicas en la especialidad de Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad Autónoma (1976-1981) e hizo su tesis en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa. 

Su estancia posdoctoral la hizo en Alemania, en 1986, primero en Tubinga y después en la Universidad de Ulm. Ha sido, a su vez, investigadora del Instituto de Salud Carlos III de Majadahonda durante 19 años, y desde 2010 trabaja en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CSIC-UAM) en Madrid. 

Es, además, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre la respuesta inmunitaria frente a las infecciones virales. Ante el coronavirus, es partidaria de medidas estrictas frente a la laxitud de los comportamientos de muchos ciudadanos.