Pablo Iglesias, Irene Montero, Manuel Castells, Alberto Garzón y Yolanda Díaz. Una vicepresidencia y cuatro ministerios. En total, 19 coches oficiales. ¿Lógico? Depende. Sí en cuanto a que son miembros de pleno del Gobierno, pero no en virtud de la ética del partido. Los estatutos de Unidas Podemos establecen la obligación de renunciar por parte de los alto cargos a la asignación de un vehículo de estas características permanentemente. Eso sí, con una salvedad: “Excepto cuando los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad así lo recomienden expresamente por razones de protección personal”.

Noticias relacionadas

No obstante, los estatutos, incluso en este último caso, inciden en que el uso de vehículos oficiales sólo podrá hacerse cuando “sea imprescindible para el servicio público” y en “ningún caso” para desplazamientos al domicilio propio o familiar u otros usos no vinculados a lo estrictamente necesario para el ejercicio de las funciones públicas. “En lo posible, darán ejemplo haciendo uso de medios de transporte colectivos u otros medios de transporte respetuosos con el medio ambiente”, sentencian.

La realidad, sin embargo, es muy diferente a la escrita en los estatutos. Unidas Podemos cuenta con el 13,1% del total de la flota que está a disposición del Gobierno. En concreto, Pablo Iglesias, en la vicepresidencia del Gobierno, y Yolanda Díaz, en el ministerio de Trabajo, tienen a su disposición un total de cinco vehículos por departamento. Irene Montero, en Igualdad, Alberto Garzón, en Consumo, y Manuel Castells, en Universidades, cuentan con tres por cada cartera.

Irene Montero sale del coche oficial con su bebé.

Tipo de coche

El Estado cuenta con 36.242 vehículos oficiales, según consta en el informe del Parque Móvil de 2019 recogido por EL ESPAÑOL. De entre todos estos, Pablo Iglesias y los cuatro ministros de Unidas Podemos podrían llevar algunos de los 164 Ford Mondeo con etiqueta ECO adquiridos en 2018 para renovar la flota de vehículos del ejecutivo por ser muy contaminantes. Ese mismo año, además, se adquirieron también nueve Renault Zoe y en este 2019 se ha procedido a hacer lo propio con 145 Toyota Prius –que también podrían estar a disposición del Ejecutivo–.

El Ford Mondeo Hibryd Titanium –el que más probablemente utilizan los ministros– tiene un coste de 37.000 euros, cuenta con etiqueta ECO y se fabrica en España. Tiene 187 caballos y 103 kW, además de otras muchas prestaciones: llantas de aleación de color plata, faros halógenos con proyector y luces de conducción diurna con LED, retrovisores exteriores calefactables y plegables… El otro posible coche, el Toyota Prius híbrido, también cuenta con etiqueta ECO y se puede comprar en la página web oficial de la marca desde 29.900 euros.

Ford Mondeo.

A Iglesias y a Irene Montero, de hecho, se les ha visto llegar en varias ocasiones a su chalé en Galapagar en un Ford Mondeo tintado.

El resto del Gobierno

Pedro Sánchez heredó su coche oficial, un Audi A8 L Security de Mariano Rajoy, que lo adquirió en 2017 por medio millón de euros. Es uno de los vehículos oficiales más contaminantes por su peso y que consume 13,8 litros por cada 100 kilómetros. A este coche se le está buscando relevo de cara a que el presidente del Gobierno pueda utilizar uno más ecológico, tal y como marcan las directrices marcadas desde el Gobierno.

En total, contando los coches de Unidas Podemos y los del Gobierno, el Gobierno cuenta con 145 coches oficiales. De todos ellos, el Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, con sede en Moncloa, es el departamento que más uso hace de estos vehículos: 25, en total, casi la sexta parte de los utilizados (17,2%).

En cantidad, le siguen los Ministerios de Hacienda, con 13 coches, y el de Asuntos Económicos y Transformación Digital, con 11. José Luis Ábalos, en Transportes, dispone de siete; Arancha González Laya, en Asuntos Exteriores, cuenta con ocho; y Fernando Grande-Marlaska, en Interior, es el más austero con tan solo uno.

Pedro Sánchez, en su coche oficial.

El grueso de ministerios dispone de media de cinco vehículos (Agricultura, Pesca y Alimentación; Ciencia e Innovación; Cultura y Deporte, Defensa, Derechos Sociales y Agenda 2030; Educación y Formación Profesional; Sanidad; y Trabajo y Economía Social) o de seis (Inclusión, Seguridad Social y Migraciones; Industria, Comercio y Turismo; Política Territorial y Función Pública; y Transición Ecológica y Reto Demográfico).

Aumento del gasto

El Gobierno aumentó el gasto en vehículos oficiales en 2018, pasando de 37 millones de presupuesto a 45 millones. ¿La razón? “Nuestra flota tenía una antigüedad media superior a los 14 años, con lo que eso representa de problemas tanto de seguridad como de tipo medioambiental, máxime teniendo en cuenta el cierre al tráfico de determinados vehículos del centro de Madrid, escenario de una parte significativa de los desplazamientos de nuestra flota. Por lo tanto, se invirtieron 5,3 millones a la compra de vehículos limpios”, queda reflejado en el informe del Parque Móvil del Estado de 2019.

De estos 36.242 vehículos oficiales, 35.135 son para servicios generales, 675 para directivos y 414 para Alta Representación (ministerios, Casa Real, vicepresidencia…). Las autonomías se reservan 348 destinados a las distintas delegaciones y subdelegaciones del Gobierno.

Andalucía cuenta con 60 vehículos y le siguen Galicia (36), Cataluña (35), Castilla y León y Canarias (29), Comunidad Valenciana (24), País Vasco (20), Castilla La-Mancha (18), Aragón (16), Asturias, Murcia y Extremadura (12), Cantabria (11), Baleares (10), Comunidad de Madrid (9), Navarra (5), Ceuta (4), y La Rioja y Melilla (3).