Laura M. Mateo Agencias

La primera ola se atajó de forma drástica y contundente con un estado de alarma nacional que impuso el cierre en todo el país. El Gobierno tomó el mando único para poner freno a la propagación del virus, una misión que en esta segunda ola está en manos de las comunidades autónomas. Con indicadores al alza, España asiste en los últimos días a un goteo incesante de nuevas restricciones que buscan evitar un cierre total.   

Noticias relacionadas

Con más de 921.000 casos notificados desde el inicio de la pandemia, los gobiernos autonómicos tratan de hacer frente a esta nueva oleada aplicando restricciones a las actividades sociales y a la movilidad. Las últimas regiones en sumarse, este mismo fin de semana, han sido País Vasco, Salamanca, Melilla, Granada o Extremadura. 

Los antecedentes de marzo y los datos son suficientes para insuflar presión en las autonomías. Si el viernes Sanidad notificó 15.186 nuevos contagios, la mayor cifra de la segunda ola en un sólo día, este sábado las comunidades que actualizan cifras suman 11.442. En concreto, son 12 las regiones que han publicado sus cifras, ante el vacío de Sanidad: Andalucía (2.725), País Vasco (841), Baleares (144), Valencia (838), La Rioja (173), Navarra (541), Cataluña (2.846), Murcia (511), Castilla y León (1.406), Asturias (207), Cantabria (113), Aragón (681), Canarias (132) y Extremadura (284). 

"No nos queda otra"

El País Vasco ha sido la última en anunciar nuevas medidas, con una tasa de positivos que se ha elevado al 7,7%. La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha decidido limitar los encuentros sociales a seis personas, restringir todos los aforos al 50%, así como prohibir "la actividad en txokos y sociedades".

La titular de Salud vasca alertó de que el índice de transmisión del virus es "alto" y se sitúa por encima de uno, lo que "significa que una persona positiva contagia a más de una persona". El territorio, aseguró, tiene ahora mismo "un número de camas disponibles por encima de la ocupación" en los centros hospitalarios. "No nos queda otra que ser más estrictos", advirtió. 

En cuanto a la movilidad, aseguró que "las limitaciones se contemplarán en los próximos días" y apeló a la responsabilidad ciudadana mientras tanto. 

Por su parte, la comunidad vecina, Cantabria, ha recomendado este sábado a la población el autoconfinamiento, después de que la región haya contabilizado entre ayer y hoy 113 nuevos positivos y dos fallecimientos más.

La Consejería de Salud destacó que, según los lugares visitados en los últimos días por las personas contagiadas, se observa un incremento en los casos que habían estado en bares (22,28% al 32,03%), en restaurantes (4,82 % al 8,54%) y reuniones con no convivientes (9,93% al 11,74%).

Confinamiento perimetral

Además de los anuncios, este sábado también han entrado en vigor medidas en otros territorios. En Salamanca se decretó el confinamiento perimetral por un plazo inicial de 14 días, así como otras medidas que incluyen restricciones sociales y de aforo en establecimientos. 

En Granada y una treintena de municipios del área metropolitana se impondrá este fin de semana el cierre a las 22.00 horas de comercios y establecimientos de hostelería y la reducción de su aforo al 50%. Igualmente, se limita a seis personas el número de miembros de los grupos que podrán reunirse en estos establecimientos o hacer deporte de forma conjunta en el espacio exterior.

La ciudad también cierra los parques, jardines y las áreas de recreo infantiles, unas medidas que también se aplican en Casariche (Sevilla), Linares (Jaén), Almodóvar del Río (Córdoba) y Sierra de Yeguas (Málaga).

Este fin de semana también se aplican las modificaciones del plan autonómico de Castilla y León frente a la Covid-19, que suponen la prohibición del consumo en barra en establecimientos de hostelería, restauración y sociedades gastronómicas, fumar en terrazas y la reunión de más de seis personas en el ámbito privado. Las nuevas medidas, aprobadas en el Consejo de Gobierno de este jueves, entraron en vigor a las 00.00 horas de este sábado.

24 horas más tarde ocurrirá lo propio en Extremadura, donde este domingo ya estará en vigor la limitación de reuniones sociales a seis personas tanto en el ámbito público como privado.

También Melilla tendrá a partir de las 00.00 horas de este domingo un cierre total de la hostelería y prohíbe bodas, bautizos y primeras comuniones durante los próximos 15 días para intentar frenar el coronavirus en la ciudad autónoma.

Vuelta a las fases

Asturias se sumó esta semana a las restricciones situándose en una "fase 2 modificada". La comunidad tiene una incidencia acumulada mucho menor que Madrid, aunque ha ido creciendo y se sitúa, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, en 194,66, con una positividad del 4,7 (en Madrid es superior al 10%).

También Galicia acordó en los últimos días que las reuniones públicas y privadas no deben sobrepasar las diez personas y la restricción de la movilidad en los ayuntamientos de O Carballiño, O Irixo y Boborás, pertenecientes al área sanitaria de Ourense. Entre otras, la localidad de Verín volvió al nivel tres de restricciones, con lo cual bares y cafeterías se limitarán a atender en terrazas a grupos de personas convivientes y los restaurantes podrán servir en el interior pero con un aforo limitado al cincuenta por ciento.

En Barcelona entró en vigor este viernes el cierre de bares y restaurantes acordado por la Generalitat, a la espera de que se pronuncie al respecto el Tribunal Superior de Justícia de Cataluña (TSJC). Además de ese cierre, la norma limita el aforo al 30% en los comercios, suspende ferias y congresos y decreta el cierre de parques y jardines a las 20.00.

La medida que afecta a la hostelería no ha sido bien recibida y este viernes cientos de personas se concentraron en la plaza Sant Jaume para manifestarse en contra del cierre. Una protesta a la que se ha sumado el sector del ocio nocturno. Los manifestantes, la mayoría con mascarillas, se concentraron a las 12.00 horas en la plaza y, entre otras consignas, donde gritaron: "No a los cierres" y "Govern dimisión". 

Además de Barcelona, la Generalitat también ha introducido restricciones en los municipios de Girona, Salt, Tortosa, Amposta y Roquetes.

Madrid y otros ocho municipios entrarán el lunes en la segunda semana de estado de alarma tras el decreto publicado el 2 de octubre. Los territorios afectados son: Alcobendas, Alcorcón, Getafe, Leganés, Madrid, Fuenlabrada, Parla, Torrejón de Ardoz y Móstoles. A estos se suman las zonas básicas de salud en las que que la Comunidad ha decretado medidas particulares.