Después de dos años sufriendo acoso, la periodista y presentadora de televisión Marta Fernández puede respirar tranquila. Un hombre de 44 años llevaba acosando a la periodista desde 2017, pero no ha sido hasta el pasado 30 de agosto cuando fue detenido. La Policía no tardó en dar con él, puesto que 'El pájaro Azul' -como se apodaba- se identificaba con nombre, apellidos y dirección en todas sus cartas. Ahora no podrá aproximarse a ella a menos de 500 metros.

Noticias relacionadas

Este lunes, la presentadora de televisión ha decidido hacer público el calvario que ha atravesado durante todo este tiempo, en el que ha recibido mensajes, cartas, objetos e, incuso, ha llegado a toparse con él en persona y ha recibido recriminaciones. Lo ha contado a través del programa Espejo Público, con una explicación por escrito.

En los primeros momentos, en el año 2017, el acoso se manifestó mediante mensajes a través de una red social; más tarde, derivó en el envío de cartas a su propio domicilio.

"Me asusté cuando un día me envía una carta a mi domicilio particular, con número de portal, piso y letra. Lo más alucinante es que mi acosador se identifica. Había plasmado de su puño y letra su nombre y su dirección en el remitente. No entendía nada", ha explicado Marta Fernández al programa de televisión. "El contenido de las cartas era delirante", adelantaba.

"En aquella mañana, en una plaza pintoresca de Madrid, se cruzó ante mí una luna. Y ella me miró. Que te mire una luna no es habitual, y sentí aquella mirada que no puedo olvidar". Era el inicio de la primera de las decenas de cartas que el acosador, quien se denominaba 'El pájaro Azul' estuvo enviando a la joven. Hasta que el acoso fue más allá.

Prisionera en su propia casa


"Comenzó a acercarse a mí físicamente. Un día en un acto lo identifiqué. Me entraron los miles de males. Me tuvieron que sacar por la prueba de atrás", recuerda la periodista.

Después, el acosador comenzó a presentarse en su puerta todos los días, tal y como ha relatado. "Es como estar prisionera en tu propia casa", ha explicado.

La joven periodista también ha narrado incluso cómo el acosador se dirigió a ella, increpando que no le hiciera caso. "Un día bajo a un bar de al lado y me lo encuentro. Me suelta: ¡que no me haces caso! Las mujeres cómo sois, las mujeres guapas cómo sois", ha recordado.

Sin poder soportar más la situación, Fernández acudió el pasado 3 de agosto a una comisaría del centro de Madrid para denunciar la situación. Gracias a la propia identificación que el hombre incorporaba en sus cartas, el el Equipo de Delitos contra las Personas de la Policía Local logró detenerle.

La autoridad judicial decretó una orden de alejamiento contra el detenido, que no podrá aproximarse a la víctima a menos de 500 metros ni comunicarse con ella en ningún caso