El fotógrafo Kote Cabezudo.

El fotógrafo Kote Cabezudo.

Reportajes

El fotógrafo Kote Cabezudo llevaba modelos a su estudio para violarlas y subir sus fotos a internet

Ha sido procesado por delitos contra la libertad sexual, contra la intimidad, contra la integridad moral, por estafa y por corrupción de menores.

Noticias relacionadas

El Juzgado de Instrucción número 4 de San Sebastián ha procesado al fotógrafo donostiarra Kote Cabezudo por la posible comisión de 47 delitos, entre ellos cuatro contra la libertad sexual de algunas de las modelos con las que ha trabajado desde los años noventa.

El magistrado Julián García Marcos, que investiga la causa principal contra el fotógrafo donostiarra, al que acusan 21 mujeres, ha cerrado la instrucción del caso -que se inició en 2013- y ha dictado un auto de procesamiento contra Cabezudo, en el que observa indicios de 47 delitos correspondientes a cinco tipos penales.

El auto, al que ha tenido acceso EFE, procesa a Cabezudo por cuatro delitos contra la libertad sexual, 13 contra la intimidad y la propia imagen, 17 de estafa -tres de ellos continuados-, ocho de corrupción de menores y cinco contra la integridad moral.

Seis presuntos abusos sexuales

Además, recoge los testimonios de otros seis casos de presuntos abusos sexuales que ya están prescritos, por los que Cabezudo no será juzgado.

El auto, fechado el 1 de julio, deja fuera de la causa al otro investigado, un informático que diseñó las webs de Kote Cabezudo.

Los juzgados donostiarras mantienen abiertas desde el año 2013 varias investigaciones penales contra Cabezudo, en prisión provisional desde mayo de 2018, por presuntos delitos contra la libertad sexual y la intimidad, violación, abuso sexual, estafa, delitos contra el honor, injurias, descubrimiento de secretos, amenazas y asistencia a espectáculos exhibicionistas o pornográficos. 

De hecho, el fotógrafo ya ha sido condenado, en una causa separada, a dos años y tres meses de prisión por obstrucción a la justicia.

En el auto de procesamiento de la causa principal se describe el modo de actuar de Cabezudo quien, en la mayoría de los casos, hacía firmar a las modelos contratos y posteriormente compartía presuntamente en páginas pornográficas de pago imágenes en las que las veía desnudas, a pesar de que, según describe el auto, les había asegurado que no se veían sus órganos sexuales o que no serían utilizadas para ese cometido.

Algunas le acusan de violación

En cuatro casos, Cabezudo supuestamente aprovechó las sesiones para abusar sexualmente de las modelos, algunas de las cuales le acusan de haberlas violado.

El caso más crudo es el de una modelo de 14 años que realizó en 2004 varias sesiones fotográficas con Cabezudo, que subió fotos de la niña desnuda a páginas pornográficas, según los hechos que describe el auto, que detalla que algunos vídeos han permanecido visibles en internet hasta la actualidad.

Más adelante, cuando la modelo aún no había alcanzado la mayoría de edad, Cabezudo "sin consentimiento de la menor, atentó contra su indemnidad sexual". En concreto, cuando tenía 15 años el fotógrafo "le introduce sus dedos en la vagina tras haberle tocado todo el cuerpo", según indica el juez en su descripción de los hechos.

Chantajeaba a sus víctimas

El auto manifiesta que el fotógrafo continuó con estos abusos con la amenaza de que, "si no atendía a sus peticiones, publicaría todas las fotografías" que le había tomado desnuda.

En 2006, cuando la chica ya era mayor de edad, Cabezudo presuntamente "penetra vaginalmente" a la modelo, que "permite amedrentada por la amenaza de que si no atendía a sus condiciones, publicaría todas las fotografías" que le había tomado desnuda, una agresión que supuestamente se repitió posteriormente.

En ocho ocasiones, las modelos a las que fotografió desnudas y posteriormente difundió su imagen en páginas pornográficas eran menores de edad, motivo por el que el instructor observa la posible comisión de otros tantos delitos de corrupción de menores.