Tomás Serrano

Tomás Serrano

Reportajes

'La Manada', en prisión: los cinco violadores condenados a 15 años ingresan en Sevilla I

El Supremo ha elevado por unanimidad de 9 a 15 años de prisión la condena al considerar los hechos ocurridos en los Sanfermines de 2016.

 Los cinco miembros de La Manada han sido trasladados a la prisión Sevilla I desde la Jefatura Superior de Policía de la capital andaluza, en un furgón que salió de la comisaría a las 19:30 horas.

La Policía Nacional había arrestado a los cinco en virtud de la orden de detención e ingreso en prisión que la Audiencia Provincial de Navarra dictó esta tarde tras ser condenados por el Tribunal Supremo a quince años de cárcel por violación.

Los detenidos se encontraban en sus viviendas a la espera del arresto, salvo Ángel Boza, que se entregó directamente en la Jefatura Superior de Policía.

El Supremo ha elevado por unanimidad de 9 a 15 años de prisión la condena al considerar los hechos ocurridos en los Sanfermines de 2016 como un delito continuado de violación y no un abuso sexual con prevalimiento, como hicieron dos tribunales anteriores.

El letrado de los condenados: "Son inocentes"

 El abogado de La Manada, Agustín Martínez Becerra, ha expresado este viernes su "perplejidad" por la rapidez con que el Tribunal Supremo ha dictado sentencia y ha calificado la vista de esta mañana como "una obra de teatro cuyo final estaba escrito" y en la que él ha tenido "la sensación de hacer el ridículo".

El letrado, en declaraciones a los periodistas tras regresar a Sevilla desde Madrid, también ha confirmado que sus clientes pasarán la noche en la prisión Sevilla I y no ha explicado si recurrirá la condena ante el Tribunal Constitucional o las instancias europeas.

De hecho, Martínez ni siquiera sabe si continuará defendiendo a los cinco condenados en la otra causa que tienen pendiente por un caso similar en Pozoblanco (Córdoba)

"Tengo sensación de fracaso, aunque no debería decirlo públicamente, porque estoy absolutamente convencido de que son inocentes", ha dicho el abogado, al que lo ocurrido esta mañana le ha "sorprendido muy desagradablemente".

"Es el más alto tribunal y me he sentido como si fuese una obra de teatro cuyo final estaba escrito y yo me convertía en un personaje y había que hacer una fotografía de la escenificación de la resolución que todo el mundo esperaba. Ya no hay ningún problema. Hoy ya no hay justicia heteropatriarcal ni jueces machistas. Da mucho vértigo, la verdad", ha comentado.