Ramón del Barrio ha cumplido condena en el centro penitenciario psiquiátrico de Fontcalent (Alicante).

Ramón del Barrio ha cumplido condena en el centro penitenciario psiquiátrico de Fontcalent (Alicante).

Reportajes

El asesino que degolló al niño Borja en un parque de Gijón, en libertad tras 15 años de prisión

El hombre sufría una grave esquizofrenia. El Principado de Asturias fue declarado responsable de desatender a una persona enferma mental.

Ramón del Barrio, el asesino de Borja Solar, el niño degollado cuando jugaba en un parque de Gijón, ya está en la calle. El hombre ha abandonado, este jueves, el centro penitenciario psiquiátrico de Fontcalent, en Alicante. Barrio ha cumplido 15 años de internamiento por degollar, en 2004, al menor que se encontraba en el parque Isabel La Católica. El hombre regresará a Gijón, donde no podrá acercarse a menos de 500 metros de los familiares del niño, ni tampoco comunicarse con ellos por ninguna vía. Además, tendrá que vivir bajo custodia familiar

La Justicia le ha obligado a recibir un tratamiento específico debido a la grave esquizofrenia paranoide que sufre y a seguir un control exhaustivo de la medicación prescrita. Esta severa patología mental fue diagnosticada en 1999, antes de cometer el crimen, pero los servicios de salud no estuvieron pendientes de su evolución. Por ese motivo y, en una sentencia pionera en nuestro país, la Justicia hizo corresponsable del fatídico desenlace al Principado. El Gobierno regional tuvo que indemnizar con 70.000 euros a los padres de Borja. 

Según la investigación y lo publicado en El Comercio, Barrio eligió a su víctima al azar y guiado por un 'mandato divino' acabó con la vida del menor. 

Ramón salió de su casa con un cuchillo y asesinó al azar

El crimen del pequeño Borja conmocionó a la sociedad española en el año 2004. Esa calurosa tarde de verano, Ramón salió de su casa, donde vivía junto a su madre, portando un cuchillo de grandes dimensiones. Lo llevaba escondido entre su ropa. Hacía meses que el hombre no pisaba la calle, por lo que a la mujer le pareció una buena idea que su hijo respirara un poco de aire fresco. 

El hombre caminó hasta un parque cercano, se acercó a la zona de las pajareras, donde se encontraban varios niños jugando, sacó un cuchillo y le cortó el cuello a uno de ellos. Con la misma tranquilidad con la que había llegado, se marchó, cundiendo el pánico en la pequeña ciudad asturiana. Como publica el citado medio, varios testigos han confesado, cuatro años después, que todavía les cuesta conciliar el sueño y tienen pesadillas sobre lo sucedido. 

Ramón del Barrio, de 33 años, fue detenido poco después. Mientras tanto, los sanitarios intentaban salvar la vida del pequeño -sin  éxito- y atendían a los testigos, que sufrían crisis nerviosas. 

El Supremo ratificó la sentencia: el Principado era responsable

En 2008, se celebró el juicio en la Sección Octava de la Audiencia Provincial. Se desarrolló a puerta cerrada para preservar la identidad de los familiares del pequeño y con la modalidad de un jurado popular. Finalmente, los nueve integrantes de este jurado, declararon a Barrrio culpable. Fue condenado a quince años de cárcel y al pago de una indemnización de 200.000 euros a los padres del niño. 

Una vez concluido el proceso penal, el abogado de la familia de Borja, reclamó que el Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) se responsabilizase por lo ocurrido. El Tribunal Superior de Justicia de Asturias le dio la razón y, en una sentencia inaudita, el Supremo ratificó la condena al Principado por desatención a un enfermo mental.