Bernardo Montoya y Laura Luelmo

Bernardo Montoya y Laura Luelmo

Reportajes

Bernardo Montoya pide su libertad: su confesión del asesinato de Luelmo no se grabó por un despiste

Su abogado alega que se están vulnerando sus derechos porque no existe el audio de su autoconfesión: alguien olvidó conectar la grabadora. 

Cuando Bernardo Montoya reconoció el pasado 21 de diciembre haber matado a la profesora zamorana Laura Luelmo en El Campillo (Huelva), alguien olvidó  conectar al sistema el cable del audio en la sala de vistas del Palacio de Justicia de Valverde del Camino (Huelva). Aunque quedan las imágenes y el acta de la secretaria judicial en la que quedó escrita la confesión del asesinato, ¿servirá este despiste humano al abogado de Montoya para poner en libertad -de manera provisional- a su defendido?

Miguel Rivera, abogado de Montoya, ha solicitado esta mañana a Elvira Mora, la juez del caso, la puesta en libertad de su cliente alegando que no está grabada su confesión judicial y que la transcripción escrita "no está permitida".

El letrado ha indicado que no es posible "reproducir el archivo sonoro" de la declaración autoinculpatoria que el sospechoso hizo en la sede judicial el pasado mes de diciembre.

Según ha informado Huelva Información, Rivera ha expresado que "la ley ha evolucionado y no permite grabaciones". También ha citado distintas sentencias "de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo" y distintos artículos de la Ley Orgánica del Poder Judicial alegando que la declaración es como si no se hubiese producido si no hay grabación sonora.

 "Me quedé helado cuando me enteré de que no se había grabado el audio porque, al efecto, es como si no se hubiera grabado nada", expresó el abogado cuando se enteró del error técnico. 

Vulneración de derechos fundamentales

El letrado también ha asegurado que, de no ponerse en libertad a su cliente "se está incurriendo en la vulneración de derechos fundamentales". Además, en la última declaración del supuesto asesino, él se exculpa y endosa la autoría del crimen a su ex novia, Josefa Carmina.

Sin embargo, la jueza garantiza que las palabras de Montoya fueron recogidas de forma escrita en la sala por al secretaria judicial. Por otro lado, la defensa ha reconocido que es difícil que el recurso sea aceptado, pero aún así "espera que prospere".

La petición será trasladada en los próximos días por parte de la secretaria judicial a la Fiscalía y a la acusación particular para que presenten alegaciones y, posteriormente, decidirá la titular del juzgado, algo que Rivera no espera que ocurra antes de un mes.