Ángel Hernández ayuda a morir a su mujer, María José Carrasco. Foto: Telecinco

Ángel Hernández ayuda a morir a su mujer, María José Carrasco. Foto: Telecinco

Reportajes

Detenido un hombre por matar a su mujer enferma que llevaba meses pidiendo la eutanasia

María José Carrasco le pidió morir a su marido y él le suministró una sustancia letal para acabar con su vida. 

Noticias relacionadas

Ángel Hernández ha sido detenido por ayudar a morir a su mujer, María José Carrasco, enferma de esclerosis múltiple en fase terminal. La mujer, durante meses, había reclamado ejercer su derecho a acabar su vida de forma digna. Y su marido, para hacerla cumplir sus deseos, le suministró una sustancia letal. 

En un vídeo emitido por Telecinco, María José Carrasco le pide a Ángel Hernández, su marido, acabar con todo. Y él le suministra la sustancia letal en un vaso. Todo se puede ver en un vídeo grabado por su propio esposo. El periodista Agustín Pérez, reportero de Cuatro al Día, también está siendo interrogado por la brigada de homicidios. El motivo es que estaba allí cuando la Policía Nacional llegó a su casa.

Su mujer le da el consentimiento para que la mate.

Su mujer le da el consentimiento para que la mate.

Ángel Hernández, desde hace tiempo, estaba luchando por cumplir los deseos de su mujer. De hecho, se había puesto en contacto con algunos medios de comunicación para hacer presión y que se aprobara la ley de la eutanasia. Con uno de los periodistas con los que contactó fue con Agustín Pérez, que grabó un reportaje sobre su lucha y estaba allí presente cuando el hombre fue detenido por la amistad que los unía. 

María José Carrasco fue diagnosticada de esclerosis múltiple hace 30 años, pero el último año su enfermedad se había agravado. Necesitaba la ayuda de su marido para todo y reclamaba que la dejaran morir "cuanto antes" para acabar con su sufrimiento. 

Ángel le suministra una sustancia letal a su mujer.

Ángel le suministra una sustancia letal a su mujer.

Su marido cumplió con sus deseos. Grabó la muerte y, a cara descubierta, decidió dar el paso ante el adelanto electoral y la suspensión de la aprobación de la ley de la eutanasia. Le dio a su mujer una sustancia letal en un vaso. Lo contó todo en un vídeo y lo hizo. Cuando la Policía Nacional llegó, Ángel Hernández lo reconoció todo. No se escondió. No quiere que sea así. 

Queda por saber si se le acusa finalmente de homicidio o no se le castiga, como ocurrió en el caso de Ramón Sampedro, mucho más planificado y muy parecido al de María José.