Everest School de Pozuelo de Alarcón.

Everest School de Pozuelo de Alarcón.

Reportajes

Intoxicación en un colegio privado de Madrid: 120 niños y cinco profesores con vómitos agudos

"No sabemos de lo que ha sido", reconocen desde el centro educativo. Los alumnos no acuden a clase por miedo. 

Noticias relacionadas

Alrededor de 120 niños y cinco profesores del colegio Everest Monteclaro, de Pozuelo de Alarcón, sufrieron entre el jueves y el viernes pasados una intoxicación de origen desconocido por la cual debieron acudir a hospitales ante los síntomas de "vómitos agudos" y para controlar la deshidratación, ha informado a EFE la oficina de prensa del centro.

"No sabemos lo que ha sido", ha dicho la portavoz, que ha explicado cómo el jueves por la tarde, cerca del final de la jornada, cuando los 1.300 alumnos del colegio se preparaban para volver a casa, se presentaron "varios casos de alumnos con un cuadro de vómitos agudos".

Según esta portavoz, que ha confirmado que había solamente una niña hospitalizada, la empresa que presta el servicio de comedor activó el protocolo previsto por Sanidad para estos casos.

Al día siguiente, el viernes, el colegio avisó al servicio de inspección del Ayuntamiento de Pozuelo y de la Comunidad de Madrid, cuyos técnicos, junto con la empresa de catering, estuvieron toda la mañana en el colegio sin que vieran "motivo de alarma" y en el acta levantada apuntaron "temas menores".

Sanidad recogió todas las muestras de los alimentos de ese día, las que se toman de forma regular cada jornada, para hacer cultivos y establecer la causa" de la intoxicación, que hasta el momento se desconoce, ha dicho la portavoz.

Además, ha explicado, el viernes se tomaron las medidas necesarias para garantizar la seguridad alimentaria en el menú y se distribuyó agua embotellada, "aunque la inspección del Ayuntamiento de Pozuelo garantizó que la intoxicación no había sido ocasionada por el agua".

El padre de un alumno del colegio, que ha solicitado el anonimato, ha explicado a EFE que aunque el colegio haya reportado "normalidad", aún hay muchos niños que no han acudido a clase ante la "incertidumbre" y por "falta de información" acerca de las causas de la intoxicación.

Este padre de familia ha dicho que ha habido "opacidad" en el modo de informar del suceso y ha asegurado que "en otros casos el restaurante es cerrado de inmediato hasta que se conozca el motivo de la intoxicación".

El colegio, según esta fuente, ha enviado cartas a las familias afirmado que la situación es de normalidad y para animarles que envíen a sus hijos a clase.