Tres de los cuatro implicados en una presunta agresión sexual a una menor de 15 años en la localidad de Marina Alta (Alicante) han sido internados en régimen cerrado en diferentes centros a petición de la juez que lleva el caso –el cuarto se encuentra en Francia–. Se les imponen, a su vez, medidas cautelares: tienen prohibido acercarse a la víctima y comunicarse con ella mientras dure el procedimiento.

Noticias relacionadas

La menor, una chica de 15 años, interpuso una denuncia el pasado 1 de marzo sobre unos hechos que habrían ocurrido en julio de 2018. Desde entonces, se investiga una supuesta agresión sexual por parte de los cuatro detenidos, bautizados ya como ‘La Manada’ de Alicante. Antes, la joven ya había avisado de lo ocurrido en su escuela. 

Los cuatro implicados, de origen marroquí, habrían agredido a la menor y grabado en vídeo lo ocurrido. Uno de ellos, de hecho, confesó –según el diario El Mundo–, que mantuvo la cámara mientras los otros dos mantenían relaciones sexuales con la chica. Un segundo detenido respaldó la versión y reveló que había llegado a tenerla en su WhatsApp, aunque posteriormente la había borrado. 

Otro de los detenidos eludió la culpa, admitiendo que se había marchado del lugar donde estaban agrediéndola sexualmente. Después, al reencontrase con sus compañeros, esto reconocieron, con palabras textuales: “Nos la hemos follado”.

Han negado, eso sí, que chantajearan a la menor de 15 años, que en su declaración reconoció que le habían pedido 50 euros para no difundir el vídeo en el que se les veía abusando sexualmente de ella. Todos hablan de relación sexual múltiple consentida y no de agresión. 

La menor, en cambio, en su denuncia, aseguró que, durante una noche del pasado verano, los cuatro agresores, del mismo colegio que ella, no la dejaron irse y la condujeron a una zona apartada. Allí, empezaron a mantener relaciones y ella les pidió que parasen varias veces. Ella se opuso y recibió un golpe, tuvo miedo y se puso a llorar. Tuvo que ceder ante esa coyuntura.

Ellos, según su testimonio, la agarraron y la forzaron. Debido a la superioridad numérica y a la fortaleza de ellos, no pudo escapar. La desnudaron y la violaron, pero hasta hace poco no se atrevió a denunciar los hechos. La Guardia Civil investiga todo lo ocurrido con tres de los cuatro implicados en internamiento cerrado.