Hicham El Balloury

Hicham El Balloury

Reportajes REPORTAJES

El caro viaje del ilegal Hachim: 3.000€ por venir en una patera de hachís y una condena por narco

Un juzgado le ha impuesto cinco años de prisión y nueve millones de euros de multa pese a que se subió a una lancha que iba cargada y portaba su documentación cuando lo detuvieron.

A las cinco de la madrugada del 7 de mayo de 2018, la Guardia Civil del puesto de Facinas, en Tarifa (Cádiz), detuvo a tres de los cuatro hombres que horas antes habían sido avistados a bordo de una embarcación procedente de aguas marroquís. La ‘goma’, de seis metros de eslora y provista de dos motores, iba cargada con 68 fardos de hachís. En total, 2.038 kilos de ‘chocolate’.

Pero, según confesaron luego los tres detenidos, uno de ellos no buscaba ganar dinero con la droga. Hicham El Balloury, como se llamaba uno de los arrestados, contó que era un inmigrante que había pagado 3.000 euros a una banda de traficantes para realizar en lancha el trayecto entre Marruecos y Cádiz, y así entrar ilegalmente en España.

El Balloury, nacido en Fez en 1984, cambió la patera por la ‘goma’. Los propios narcos lo corroborarían después ante un juez. Sin embargo, se encuentra en prisión desde entonces y ha sido condenado a cinco años de cárcel y al pago de una multa de nueve millones de euros por tráfico de drogas.

Los hechos

El mar estaba embravecido aquella noche. Cuando los traficantes se percataron de la presencia de los agentes en la playa, se lanzaron al agua para tratar de huir nadando. Según consta en el atestado al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, los agentes de la Guardia Civil, que usaron linternas para alumbrar a aquellos hombres en mitad de la oscuridad de la noche, “tras una larga espera y apostadero” detuvieron a tres de los cuatro varones. Al cuarto nunca lo encontraron: se desconoce si se ahogó o si logró darse a la fuga.

Todos eran de nacionalidad marroquí. Los agentes se incautaron de la droga, pero no pudieron recuperar la ‘goma’ ni tampoco uno de sus dos motores. Ninguno de los detenidos quiso declarar en el cuartel porque no hablaban español. El titular del juzgado de Instrucción número 4 de Algeciras los envió a prisión por un delito contra la salud pública.

Dos de los imputados, Mustapha Kendja y Halid Douas, reconocieron los hechos cuando comparecieron ante el juez instructor. Admitieron que aquel día estaban traficando con droga. La Fiscalía pidió para se les condenase a cuatro años y medio de prisión. En cambio, para Hicham El Balloury, que pidió ser puesto en libertad, solicitó una condena de seis años de reclusión penitenciaria.

Hicham negó que fuera un narcotraficante. Dijo que era un inmigrante que quería ganarse la vida en España y ayudar económicamente a su familia. Contó ante el juez que los otros hombres que iban a bordo de la lancha lo recogieron en una playa de Larache, que la embarcación ya estaba cargada de droga en ese momento y que él, previamente, había contactado con una persona que se llamaba Rachid, a la que habría pagado 3.000 euros.

Mustapha Kendja declaró que Hicham no participó en la carga de hachís en Marruecos y que, en el momento de su detención, les dijo que venía “como ilegal”. El otro imputado, Halil Doulas, también negó que Hicham participara en la carga de la mercancía, pero negó haberle escuchado decir que venía como inmigrante ilegal.

La documentación y dinero

El juicio se celebró en la Audiencia Provincial de Cádiz. La sentencia, a la que también tiene acceso este periódico, se conoció el pasado 1 de febrero de 2019. El tribunal que juzgó los hechos recoge que el abogado de El Balloury alegó que la embarcación usada “no sería de las típicas ‘narcolanchas’ que vemos en la zona, esto es, embarcaciones de diez metros o más de eslora, con potentes motores, pero lo cierto es que fue usada para el transporte de hachís, así que no consideramos que sus características hagan más verosímil la poco creíble versión” del acusado.

El letrado de El Balloury también expuso que, cuando se le detuvo, su cliente llevaba encima su documento de identidad de Marruecos, el carnet de conducir, un teléfono móvil de la marca Samsung y unos 190 euros en dirhams. En cambio, los otros dos acusados sólo llevaban encima sus terminales Nokia, y dijo que eran “como los que usan” los traficantes de drogas del Estrecho, unos aparatos de bajo precio que usan en sus comunicaciones durante los traslados de mercancía en la lancha y que tiran posteriormente.

“Efectivamente, puede afirmarse que lo más normal es que quienes vienen a traer hachís a España en una embarcación no traigan documentación -se lee en la sentencia- o que tiren la misma antes de ser detenidos, pero es que más raro aún es, según la amplia experiencia que esta Sala tiene en este tipo de asuntos por su ubicación geográfica, que un inmigrante irregular sea interceptado portando su documentación”.

Condenado a cinco años de prisión por un delito contra la salud.

Condenado a cinco años de prisión por un delito contra la salud.

El fallo también recoge la postura del tribunal acerca de los móviles de los otros dos imputados. “No deja de ser una mera afirmación de la defensa, no sustentada en prueba alguna, la de que los que llevaban los otros dos acusados eran de los que usan los narcotraficantes”.

El tribunal ha condenado a Hachim a cinco años de prisión y al pago de una muta de nueve millones de euros, mientras que a los otros dos acusados, que admitieron los hechos, les rebaja la pena a cuatro años y medio y la multa a seis millones.

El abogado de Hicham El Balloury ha presentado un recurso a dicha sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) alegando que durante el proceso se ha vulnerado el derecho de presunción de inocencia del condenado, “debiéndose aplicar por ello el principio in dubio pro reo”.