Fernando con su recién estrenado Model 3

Fernando con su recién estrenado Model 3

Reportajes

El esperado coche eléctrico Tesla ya rueda en España: 600 kilómetros de autonomía por 8 euros

Tras más de dos años de espera, la marca americana ha comenzado a repartir su compacto eléctrico, destinado a ser el modelo más vendido del futuro.

"Una vez que pruebas esto, no quieres saber nada más de la gasolina". Así de rotundo se muestra Fernando. Él ha sido uno de los primeros afortunados de toda España en recibir su Tesla Model 3. Tres días después de que la compañía americana anunciase el inicio del reparto, EL ESPAÑOL ha podido asistir a la entrega de llaves de este coche a su dueño, quien llevaba esperándolo más de dos años desde que lo reservó.

Y no ha sido el único; la espera ha sido compartida con más de 10.000 conductores en España que, al igual que él, han depositado en el Model 3 una plena confianza ciega. Los motivos que les han llevado a ello son varios: un motor puramente eléctrico, un tamaño más reducido al habitual en los Tesla, una potencia propia de un deportivo de lujo y una autonomía de casi 600 kilómetros. Es sí, a un precio que no está al alcance de todos (60.000€), pero inferior al resto de coches con los que se puede comparar. Fernando y algunos más han ya lo guardan en sus garajes. Los más de 9.000 conductores que restan, aguardan su turno

Familiares, amigos y conocidos, quienes conforman una comunidad 'eléctrica', se han congregado en uno de los dos puntos en los que Tesla está entregando su modelo más reciente. Personal de la compañía monta carpas rojas con su emblemática 'T' blanca, hacen fotos y se invita a los espectadores a que se monten; casi se trata de una fiesta.

Todos sienten algo parecido a una envidia sana, aunque comparten la alegría de Fernando. Unos  porque ya saben lo que es tener en el garaje uno de estos cacharros; y otros se relamen mientras aguardan con impaciencia recibir el suyo propio.

Vista trasera del Model 3

Vista trasera del Model 3

"Cuando lo ves de verdad... es otra historia", comenta el propio Fernando sin apartar la mirada de su nuevo juguete. Llevaba dos años esperando este momento. Realizó la reserva del coche a cambio de mil euros. Y si hubiese cambiado de idea, podía recuperarlos sin problema. No ha tardado en sentarse en el asiento del piloto y probarlo. "No solo ha cumplido las expectativas, sino que las ha superado", asegura.

Llama la atención que, cuando preguntamos por las sensaciones al pilotar un vehículo de estas características, la respuesta siempre suele ser la misma: "el silencio". ¿Y además? "La ausencia de vibraciones y una estabilidad tremenda, ya que todo el peso de la batería está bajo los pies". Es la respuesta ‘comodín’ que parecen tener grabada los conductores de coches eléctricos. Entonces, ¿qué tiene de especial esta marca, y en concreto este modelo?

Tesla y el resto

La filosofía de la compañía siempre ha sido la misma desde su fundación en 2003: “acelerar la transición del mundo hacia la energía sostenible”. Esa aspiración medioambiental cada vez ha ido atrayendo más adeptos a su causa.

Como consecuencia, Tesla, a diferencia del resto de fabricantes de vehículos, es el único que ha apostado claramente por el eléctrico. Toda su producción es eléctrica, y su investigación se dirige en exclusiva a ella. También es el único que produce de manera propia sus baterías (el componente más complicado). "Tesla fabrica el coche que quiere el consumidor. No tiene que priorizar la venta de otros modelos de gasolina o diésel, por lo que coloca en el mercado todas sus innovaciones", consideran amigos y compañeros del estrenado propietario. Todos ellos, también, dueños de eléctricos. 

Otro de los puntos fuertes de la compañía es su capacidad de superar sus obstáculos. Conscientes de que el principal problema de los vehículos (además del precio) es la autonomía de las baterías y la ausencia de puntos de carga, ofrecen una red de puntos de carga exclusivos para coches de la marca de más de 12.000 súper cargadores repartidos por todo el mundo. "Observamos el crecimiento de la infraestructura de Tesla como un diferenciador clave", declaró Adam Jonas, analista del banco de inversiones Morgan Stanley en 2017.

Pero no todo lo que rodea a Tesla reluce. El pasado mes de marzo Walter Hang, ingeniero de Apple de 38 años, fallecía al estampar su Model X contra una barrera en California. Según declaró la compañía, Walter estaba probando el sistema de conducción automático. El coche detectó un obstáculo y mandó mensajes de alerta al conductor que, supuestamente, no cogió el volante.

Model X tras el accidente de tráfico de California

Model X tras el accidente de tráfico de California Reuters

Hace un mes, la compañía fue demandada por la muerte de Edgar Monserrat Martínez, en Chicago, al incendiarse la batería del Model S en el que iba de copiloto tras colisionar contra un muro de cemento. Al parecer, los padres de Riley (el conductor) colocaron en el vehículo un limitador de velocidad para que no sobrepasase los 136 km/h y Riley lo quitó sin comunicárselo. La familia del joven fallecido ha alegado que la compaía americana actuó de forma negligente al retirar el limitador sin el consentimiento de los padres. Tesla, por su parte, se ha excusado asegurando que a más de 180 km/h (velocidad a la que iban) ningún coche resistiría ese golpe. Según Corboy & Demetrio (despacho que defiende a la familia) se han producido 12 incendios similares en los últimos cinco años.

Otro gran varapalo para la marca fue la multa de 20 millones de dólares y la sanción al propio Elon Musk, quien tuvo que abandonar la presidencia de Tesla por los próximos tres años. El motivo fue que el fundador anunció en Twitter la salida de la bolsa por parte de la empresa. La Comisión de la Bolsa y Valores de Estados Unidos acusó a Musk de engañar a sus inversores para manipular el precio de las acciones. El anuncio provocó que las acciones se disparasen más de un 10%.

Model 3 y Tesla

¿Y qué tiene este coche en particular para que, desde hace más de dos años, tuviese más de 10.000 reservas en España y más de 400.000 en todo el mundo

Cuando Elon Musk, fundador de Tesla, anuncio el Model 3, tenía como objetivo que este fuera el primer vehículo compacto masivo eléctrico del mundo. Acostumbrados a coches grandes, el diseño de este coche apenas sobrepasa los cuatro metros de largo (uno menos que el resto de modelos de la marca). Ideal para el estilo de vehículo europeo, cosmopolita, que busca sitios pequeños mientras callejea. Pero no por ello renuncia a las altas prestaciones a las que la marca acostumbra. Al hacer la equivalencia con un motor diésel o gasolina, se obtienen como resultado 350 caballos de potencia. Una aceleración de 0 a 100 en 3,7 segundos y una velocidad punta de 250 km/h. Todo enmascarado en un diseño elegante y deportivo, pero ni recargado ni excesivamente llamativo para ser un coche de gama alta.

Maletero adicional en la parte delantera

Maletero adicional en la parte delantera

Su precio de salida está en 59.000€ y puede llegar hasta los 70.000€ con equipamiento adicional. Puede resultar elevado si se compara con vehículos como el Nissan Leaf (que EL ESPAÑOL estuvo probando durante una semana por Madrid) o el Hyuindai Kona, con precios que rondan los 35.000€, pero con una autonomía que duplica la del primero y que es un 33% mayor que la del segundo. Si se compara con el resto de modelos de la marca, puede resultar esperanzador si se tiene en cuenta que, por las mismas prestaciones (e incluso mejores), se ha reducido el precio casi a la mitad en cuestión de 2-3 años (El Model S puede alcanzar los 120.000€).

La gente hoy en día se está gastando 60.000 euros o más en coches con potencia similar, como BMW M3, o Mercedes AMG, con el añadido de que también tienes que pagar por la gasolina y por el mantenimiento", añaden los conductores que asisten al evento cuando sale a relucir el problema del precio.

Para Fernando, además de las dimensiones y las prestaciones, hay otro factor fundamental a tener en cuenta en este coche: su autonomía. "Es el eléctrico con más autonomía", apunta. "Con más de 560 kilómetros, te permite ir del tirón a Málaga (ciudad en la que reside)".

Entrada de carga, camuflado bajo el faro trasero izquierdo

Entrada de carga, camuflado bajo el faro trasero izquierdo

Dedicado al sector del transporte, cuenta a EL ESPAÑOL que diariamente realiza 80 kilómetros. Hace unos cinco, allá por 2014, fue con un amigo al Salón del Automóvil de Barcelona y los dos se enamoraron de uno de los primeros eléctricos en desembarcar en España: el Opel Ampera. Con él solo fue dos veces al taller en estos cinco años y por estricto mantenimiento general. Gastaba entre 60 céntimos y un euro por cada 100 kilómetros que recorría.

Aquel Ampera germinó en Fernando una pasión por lo eléctrico hasta entonces oculta. Creó, junto con aquel amigo, un vídeo en el que explicaba ventajas y desventajas de aquel coche, así como las principales dudas. La buena acogida que tuvo les llevó a grabar más y más vídeos sobre coches y motores eléctricos. Hoy, su canal de Youtube 'Mac Voltio' tiene 14 mil subscriptores. Pero aquel Ampera tenía algo malo: su batería no alcanzaba para recorrer 100 kilómetros.

Por lo tanto, le servía para su uso diario, pero no para hacer ningún viaje largo. Dependía de un segundo coche de combustión diésel. "Me dije a mí mismo: tengo que encontrar la manera de poder viajar más sin contaminar". Comparte con este medio la preocupación que siente por el futuro de sus hijos mientras les observa jugar con las diversas aplicaciones de entretenimiento que incorpora el coche. Y no le preocupa en absoluto que puedan tocar o estropear algún botón, ya que no tiene.

Salpicadero y panel de control del Model 3

Salpicadero y panel de control del Model 3

Esta es otra de las características que hacen al Model 3 único. Al entrar en el habitáculo, pudimos contar un botón correspondiente a la ventanilla, situado en la puerta, y otros dos en el volante, además del claxon. Nada más. Ni indicadores de velocidad, ni cuenta revoluciones, ni reloj. Todo se controla desde una gran pantalla sin ninguna diferencia apreciable respecto a una tablet moderna. En ella aparecen todos los datos necesarios y  se controlan todos los aspectos del coche: la calefacción, los modos de conducción, el GPS, la música... incluso incorpora su propio navegador de Internet.

"Te dice dónde ir, dónde parar, de manera automática si queda poca batería”, explica. “Para aquí 20 minutos", imita Fernando las instrucciones que facilita el coche. La conexión del vehículo con la red de puntos de carga le permite saber cuántos hay, cuáles están libres y cuáles están ocupadas, desvaneciendo del conductor la preocupación por no saber dónde cargarlo.

La carga súper rápida que ofrece Tesla, según los datos que facilitan en su propia web, tarda 30 minutos y cuesta aproximadamente la mitad de lo que gastaríamos en echar gasolina o diésel para recorrer los mismos kilómetros. Un ahorro significativo, pero no el "gran ahorro" que anuncian estos coches. 

Mapa con las estaciones de súper carga de Tesla

Mapa con las estaciones de súper carga de Tesla Tesla

En España, por el momento, solo existen 26 estaciones Tesla de súper carga. Están distribuidas por toda la Península y disponen de 214 puntos de carga. 19, además, abrirán próximamente.

"Personalmente, no me gasto nada en cargarlo. Mi casa se abastece de energía procedente de placas solares, por lo que mi gasto es 0€. Además, no necesito ninguna instalación de ningún tipo; lo cargo en el mismo enchufe normal en el que cargo el móvil", detalla Fernando.

Al margen de paneles solares, el ahorro en combustible dependerá de dónde se realice la carga. Si, al igual que Fernando, el conductor dispone de un lugar donde cargar su coche en su propia casa, el precio del Kilovatio/hora dependerá de la tarifa contratada; con una tarifa valle, cuyo coste sea más barato en las horas nocturnas, cargar la batería al completo debería suponer unos 6 o 10 euros.

Si, por el contrario no dispone de enchufe donde conectarlo, tendrá que recurrir a estaciones de carga. La propia compañía ofrece en su web datos estimados del coste que conllevará cargarlo en una de sus estaciones. Para hacer 600 kilómetros -calculan-, harán falta 32 euros, frente a los más de 50 que costaría hacerlos en un gasolina.

Mientras se produce esta conversación, se forma alrededor un grupo de debate en el que no hay diversidad de opiniones. Ninguno, después de probar el Tesla, volverían a utilizar un gasolina.