Rosario Porto, madre de Asunta.

Rosario Porto, madre de Asunta.

Reportajes

Rosario Porto, la madre de Asunta, intenta suicidarse con el cordón de una sudadera

Noticias relacionadas

Rosario Porto, madre de Asunta, condenada a 18 años de cárcel por el asesinato de su hija, ha intentado quitarse la vida en la prisión de A Lama. Intentó hacerlo en la ducha, empleando el cordón de la parte superior de la sudadera del chándal que llevaba puesta, según publica La Voz de Galicia. Es la tercera persona que trata de suicidarse en las últimas semanas. Todos estos intentos han sido sofocados por los funcionarios, según los representantes sindicales, que se quejan de la falta de efectivos para actuar en este tipo de casos.  

Rosario asesinó a su hija adoptiva, Asunta Yong Fang. Su intento de suicidio, según el personal de la cárcel, se produjo después de que el personal de la prisión le advirtiera de que llevaba varios días sin ducharse. Algo extraño en ella, que desde su ingreso había destacado por mantener su higiene personal. Entonces, se dirigió a la ducha y empezó a gritar, llamando a la interna que tiene asignada, la persona que cuida de que no se haga daño. 

[Más información: 'Llega la guerra del billete de autocar ‘low cost’: mitad de precio a cualquier ciudad'

Los funcionarios, al escuchar los gritos, se dirigieron a la ducha. La vieron casi colgada, con el cordón de su sudadera atado al cuello. La trasladaron a la enfermería y la atendieron, constatado el intento de quitarse la vida de la madre de Asunta. Desde entonces, la cárcel ha activado el protocolo antisuicidios y ha cambiado a la interina que la vigilaba para evitar que se autolesionase. 

A partir de ahora, en el centro penitenciario no le quitarán ojo. Tienen la obligación de supervisar y controlar a Rosario cada dos horas y comprobar si está bien. En la cárcel, saben que necesitan tener mucho cuidado con ella tras sus dos intentos de suicidio. 

No es la primera vez que Rosario intenta hacerse daño. Ya en la cárcel de Teixeiro, ingirió una gran cantidad de fármacos para que no la trasladaran a la prisión de Pontevedra. Desde los sindicatos, culpan de lo que está sucediendo en la cárcel de A Lama a la escasez de efectivos. Por eso no paran de sofocarse, dicen, intentos de suicidio. El martes han convocado una manifestación por este motivo.