Piscina de un hotel de Som Hotels.

Piscina de un hotel de Som Hotels.

Reportajes Reportajes

Abre el primer hotel sólo para mujeres en España: ¡hombres, no, gracias!

¿Se hospedaría en un hotel donde le prohibieran entrar junto a su marido o pareja, con un ligue o con un compañero (siempre hombre)? ¿Pasaría unos días en un lugar rodeado solamente de mujeres? ¿Sería capaz? ¿Le gustaría? ¿Estaría cómoda? Quizás, dirán algunas. Puede, esgrimirán otras. Por qué no, sostendrán las últimas. Da igual. Todas podrán hacerlo pronto. Está previsto que el primer retiro vacacional en España sólo para féminas abra sus puertas en marzo del año que viene en Porto Cristo (Manacor). “Vimos que había una tendencia y que existía un hueco en el mercado”, reconoce Enric Capellà, CEO de Som Hotels, cadena impulsora, en conversación con EL ESPAÑOL.

La cuenta atrás ha comenzado. El primer hotel de género en España estará abierto en apenas seis meses. Allí, todo serán mujeres (empleadas, camareras, limpiadoras, clientes…). Es más, el proceso está siendo llevado a cabo por una directora de recursos humanos, encargada de entrevistarlas y contratarlas. Sólo Enric Capellà, origen de todo, es hombre. Él tuvo la idea. El resto está diseñado por y para ellas. Es más, con ellas. Esa ha sido la intención desde el principio. Y, hasta ahora, el plan se está cumpliendo según lo establecido.

Su construcción, coincide, además, con los que pretenden ser los presupuestos más feministas de la historia de la Democracia –aunque esa no sea la vocación del hotel, que no responde a una ideología, sino a una tendencia de mercado–. Entre las medidas recogidas se incluyen la equiparación de permisos de maternidad y paternidad, pero también, la apuesta personal de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo: la acotación de la calificación de los delitos sexuales en la legislación. ¿El objetivo? Que no quede lugar a la interpretación.

Vistas desde la terraza de un hotel de la compañía.

Vistas desde la terraza de un hotel de la compañía.

Origen de la idea

Som Hotels se planteó impulsar este proyecto hace dos años. “Hicimos un análisis y vimos que aquello era factible en el mercado actual”, cuenta Enric. A partir de ahí, empezaron el proyecto. Vieron, primero, que había una “pujanza” en el sector lésbico y preguntaron a una consultora asentada en Baleares, focus group, si era viable. “Ellos nos dijeron que no era del todo recomendable”. Pero no quedaron del todo convencidos. Entonces, exploraron la posibilidad de que fuera sólo para mujeres. “Vimos que había gimnasios sólo para ellas, coworkings… y pensamos que sería una buena idea construir un hotel”.

Lo hicieron consultando a sus propios ‘turistas’. Som tiene un total de cinco complejos en Baleares y se aprovechó de ello. Le preguntó a sus clientas –muchas de ellas, mujeres de otros países– si estarían dispuestas a estar una temporada solas, qué les gustaría que tuviera ese hotel, qué preferirían hacer o cómo querrían que fuera. Recavaron opiniones y sacaron conclusiones. Pero, sobre todo, confirmaron la tendencia. No era una mala idea pensar en un retiro vacacional sólo para ellas.

La intuición y las certezas hacían posible el proyecto, pero no la experiencia. “Echamos un ojo al mercado y vimos que había dos complejos urbanos en Alemania sólo para mujeres y una experiencia en cabañas en Andalucía. Nada más”. El riesgo, por tanto, lo asumen. No hay ningún hotel sólo para mujeres en España. “Al menos, no que hayamos encontrado”, matizan.

No es una apuesta ideológica

¿Es un hotel reivindicativo? La pregunta es inevitable. La respuesta, sin embargo, es negativa. “No ha sido nuestra pretensión en ningún momento”, especifica Enric. “No tiene nada que ver con el 8M o con el feminismo. Lo hacemos porque es una tendencia. Ya no sólo es que haya despedidas de solteras, sino también que ellas viajan solas mucho más. Hay parejas de lesbianas, algunas que van con amigas, familias monoparentales…”. Su apuesta es por la innovación.

Piscina de un hotel de Som.

Piscina de un hotel de Som.

¿Y por qué no sólo para hombres? Por la misma razón. La cadena Som no lo construye porque no existe una tendencia claramente identificada. “Los hombres no viajan solos. Sí que lo hacen los gais y ellos sí tienen complejos diseñados sólo para ellos”. A corto plazo, por tanto, no habrá hoteles masculinos. No se lo plantean.

Es más, en estos hoteles para mujeres no va a poder pasar un hombre. Ni un ligue, ni un marido, nadie. Esa es la idea. ¿Discriminación? Para nada. Lo que no quieren es que la idea inicial se diluya. “También hubo polémica cuando surgieron los hoteles sólo para mayores y es posible que sea el segmento con más auge. Tenemos buenas expectativas y creemos que va a funcionar. Obviamente, hay cosas que no vamos a poder planificar. Seguro que hay cosas que nos sorprenden. Esto será nuevo también para nosotros. Por eso iremos cambiando cosas según veamos la reacción de las clientas y sus peticiones”, reconocen.

Decoración y actividades para ellas

Som Hotels se encuentra ahora mismo en el proceso de confección de la plantilla. Lo llevarán a cabo con empleadas que ya trabajan para ellos y que han pedido cambiarse allí como reto personal, “porque les apetece”. Pero también están contratando. Todo el proceso lo están llevando mujeres. “Ellas son las que se contratan”, inciden desde la cadena mallorquina.

Es más, el diseño también lo hacen ellas. Som Hotels ha estado en conversaciones con una galería de arte y con interioristas mujeres para darle un toque especial a las habitaciones. “Eso sí, sin el estereotipo del rosa. Se está trabajando en ello, pero hay una investigación sobre la presencia del rojo”. Todo estará hecho para ellas. “El mobiliario, las habitaciones… Todo será normal. Pero con un toque para ellas”.

Som Hotels va a reformar este hotel restaurante para crear el primer hotel solo para mujeres.

Som Hotels va a reformar este hotel restaurante para crear el primer hotel solo para mujeres.

A esto se le unirán actividades y comida sólo para ellas. “El sector femenino come especialmente sano, por ejemplo. Les gusta cuidarse. Por lo demás, buscaremos que socialicen y que haya buen ambiente”, explican. Con los interrogantes que ofrece el haber diseñado el primer retiro vacacional solo para mujeres en España.

La cuenta atrás, por tanto, está en marcha. Ahora mismo, están reformando un antiguo hotel que había en el mismo lugar. Los primeros planos los tendrán en octubre, cuando harán la primera presentación. Y, para marzo, todo debería estar listo para que las primeras mujeres, sin hombres que las acompañen o las visiten, se puedan hospedar solas en el hotel. Serán las primeras, las que abrirán camino o lo cerrarán…