Maguette Mbeugou, de 25 años, había presentado recientemente una denuncia contra su marido por maltrato ante la Policía Municipal de Bilbao. Incluso, se había marchado a vivir durante un tiempo junto a sus hijas fuera de su vivienda habitual. Pero volvió a su piso alquilado en el número 25 de la Calle Ollerías Altas, en el barrio de Atxuri. Y allí fue asesinada. Su pareja la degolló delante de sus hijas de dos y cuatro años. Acabó con su vida y huyó. No se quedó con las niñas. Las dejó allí junto al cadáver de su madre, que fue descubierto 24 horas después.

Noticias relacionadas


Las vecinas los habían escuchado discutir la noche de antes, pero nadie pensó que aquello podía ocurrir. Al día siguiente, una vecina fue la que dio la alerta. Vio a las dos hijas de Maguette desconsoladas y hambrientas en el descansillo de la vivienda. Le extrañó, pero siguió adelante. Se encontró a la madre de las niñas en el salón rodeada de sangre y llamó a las autoridades. Allí llegaron la Ertzaintza y la Policía Municipal. Junto al cadáver sólo encontraron a las niñas. Ni rastro de su padre. Había huido.


La Ertzaintza comprobó los antecedentes de su marido y vio a Maguette con un corte profundo en la garganta y varias heridas en la cara. Vio que la mujer había puesto una denuncia contra él por maltrato y comenzó a buscarlo. Lo encontraron en su casa en la localidad guipuzcoana de Mutriku. Cuando los agentes entraron, el presunto autor del crimen intentó huir. Saltó por el balcón a la calle, pero fue detenido.

Los agentes trasladan a la víctima por violencia de género en Bilbao.


Trabajaban en limpieza


Maguete y su marido, que responde a las siglas B. N., habían trabajado, en diferentes épocas, en el servicio de limpieza del polideportivo municipal de Txurdinaga. Él había llegado a Bilbao en 2008 y su mujer, hace tres. “Formaban una buena pareja, siempre se les veía bien por la calle”, explican los vecinos a EL ESPAÑOL. Por el barrio los veían paseando a las niñas y, aunque no eran una pareja de muchas palabras, siempre saludaban.


Hasta este martes, cuando él acabó con la vida de su mujer delante de sus dos hijas. La degolló y escapó. No hay, por tanto, ninguna hipótesis sobre el porqué del crimen. Pero lo ocurrido responde a lo habitual en los casos de violencia de género. “No hay un perfil claro de los agresores”, reconoce Timanfaya Hernández, psicóloga sanitario y forense.

Dos conocidos muestran la foto de Maguette Mbeugou. EFE


En este caso, la progresión de los hechos también responde a los cánones de la violencia de género. “No sucede de un día para otro. El maltrato físico o psicológico suele ir en escalada. Es raro que se produzca a la primera”. Y, esta vez, fue así. Ella denunció y se marchó de casa con las niñas, pero volvió. Allí la esperaba él para asesinarla.


Maguette es la mujer número 37 fallecida por violencia de género en lo que va de año. Se suma, además, a otras víctimas en un martes negro esta semana. El mismo día, en Maracena (Granada), Nuria Alonso, militante del PSOE, se unió a la lista al ser asesinada presuntamente por su marido. Se había separado recientemente de su cónyuge y tenía una nueva relación. La causa de su muerte habrían sido los celos.


Las otras dos víctimas fueron dos niñas de tres y seis años. Ambas fueron asesinadas por su padre, de 48 años, que, presuntamente, las habría matado a cuchilladas y después se habría quitado la vida. Estaba separado de su mujer y lo habría hecho por venganza. Estas dos hacen que el total de niños fallecidos este año sean 27. Y, a su vez, el de huérfanos sea de 25 (con las dos hijas de Maguette como últimas en la lista).

Maguette Mbeugou es la trigesimoséptima víctima por violencia de género. En España, en 2018, también han sido asesinadas Nuria Alonso, de 39 años; Nerea y Martina, de 6 y 4 años; María de los Ángeles Egea, de 41 años; Jhoesther López, de 32 años,Yésica Domínguez, de 29 años; Dolores Mínguez, de 60 años; Ivanka Petrova, de 60 años; Ana Belén Varela Ordóñez, de 50; Leyre González, de 21; María Isabel Alonso, de 62; María Judith Martins Alves, de 57; Paula Teresa Martín, de 40; Cristina Marín, de 24; Ati, de 48 ; María Isabel Fuente, de 84; Martha Arzamedia de Acuña, de 47; Raquel Díez Pérez, de 37; Jénnifer Hernández Salas, de 46; Laura Elisabeth Santacruz, de 26; Pilar Cabrerizo López, de 57; María Adela Fortes Molina, de 44 años; Paz Fernández Borrego, de 43; Dolores Vargas Silva, de 41; María del Carmen Ortega Segura, de 48 años; Patricia Zurita Pérez, de 40; Doris Valenzuela, de 39; María José Bejarano, de 43; Florentina Jiménez, de 69; Silvia Plaza Martín, de 34,; María del Mar Contreras Chambó, de 21; Vanesa Santana Padilla, de 21; María Soledad Álvarez Rodríguez, de 49; Josefa Martínez Utrilla, de 43; Magdalena Moreira Alonso, de 47, y una mujer de 40 años que no ha podido ser identificada.