Tamara denunció a Ramón el año pasado y se le interpuso una orden de alejamiento por malos tratos.

Tamara denunció a Ramón el año pasado y se le interpuso una orden de alejamiento por malos tratos.

Reportajes

Tamara y Ramón: él la maltrataba y ella lo mató horas antes de acabar la orden de alejamiento

  • El año anterior, la mujer le había denunciado por malos tratos. 
  • Una fuerte discusión al alba precedió los hechos. Se desconoce si la mujer actuó en defensa propia.
  • Hace tres meses volvieron a vivir al pueblo tras una temporada en Madrid. 

Todavía están consternados los vecinos de la localidad de El Casar (Guadalajara) al conocer la secuencia de acontecimientos que acabó con el cadáver de su vecino Ramón Steven, 28 años, envuelto en una sábana y con su pareja detenida como presunta autora del crimen. Una puñalada acabó con su vida al filo de las 7:30 de la mañana de este pasado domingo.

Todos sabían en el pueblo que sobre el hombre pesaba una orden de alejamiento. Tamara Cubillo tiene 27 años y hace más de doce meses le denunció por malos tratos y logró que su pareja no pudiera volver acercarse a ella. Esa orden de alejamiento vencía este lunes, pocas horas después de lo que ocurrió.

Ambos eran muy conocidos en el Casar, donde se asentaron bastantes años atrás. La pareja se marchó hace tiempo a vivir a Madrid y regresaron hace tres meses. A su vuelta, se instalaron en una agradable zona de chalets, todos ellos agrupados en la Urbanización El Coto. En concreto, ellos tenían su casa en la calle Pastrana.

Ramón Steven, Alpidio para los amigos, era el encargado de la Taberna Lennon´s, uno de los locales más conocidos y animados de la localidad de El Casar (Guadalajara) y un reclamo local para los amantes del rock y de la música en directo. Hacía al menos tres años que llevaba el negocio que iba, según otros colegas hosteleros de la zona indican a este periódico, viento en popa. El local se encuentra enclavado en el centro de la localidad, a dos kilómetros y medio del domicilio en el que residía el fallecido. Allí se habían trasladado en su regreso a la localidad y, según ha podido saber EL ESPAÑOL, habían vuelto a convivir juntos bajo el mismo techo.

Ahora, los esfuerzos de los agentes de la investigación se centran en aclarar cuál es el móvil del crimen y por qué se produjo. Todo comenzó, según ha podido saber este periódico, a partir de una fuerte discusión entre ambos al alba, prácticamente cuando despuntaba el día en la pequeña localidad de Guadalajara.

Una puñalada en el tórax

La calle en la que vivía Ramón Steven en El Casar.

La calle en la que vivía Ramón Steven en El Casar. Google Street View

El Casar es una localidad de 11.600 habitantes situada 56 kilómetros al noreste de Madrid. Este fin de semana el pueblo bullía al llegar al ecuador de la celebración anual de las fiestas patronales en honor a la Virgen de la Antigua. Comienzan el 25 de agosto y acaban el 9 de septiembre. De ahí procede, dicen en el pueblo, buena parte del shock. Un vecino aparece muerto en plenas fiestas.

Todo ocurre cuando empiezan a despuntar las primeras luces del día. Ramón, Alpidio para los amigos, trabaja también la noche del sábado y abre el local. Las fiestas del pueblo son uno de los momentos de mayor actividad en el pueblo a lo largo del año, por lo que es preciso no perder la oportunidad. Trabaja hasta tarde y luego sale a tomar una copa. Varios vecinos sitúan a Ramón la madrugada del sábado al domingo tomando algo con un amigo por el pueblo.

En torno a las cinco de la mañana se vuelve para su casa. El chalet, como el resto de viviendas de esa zona, se encuentran algo escorados del centro del pueblo. La zona es tranquila y las casas se encuentran separadas entre sí. Allí está su pareja.

Dos horas y media después, llega el aviso al Servicio de Emergencias 112 de Castilla-La Mancha. Por su propio pie, Ramón caminó hasta el centro de salud desde la casa, desde el lugar de los hechos. Llegó desangrándose y con una puñalada mortal en la zona del tórax. 

Los miembros del equipo de Emergencias pudieron apreciar al momento la herida de arma blanca. Se trataba de una puñalada, tal vez perpetrada con un cuchillo. Solicitaron al instante la llegada de una UVI móvil. Al poco, llegó hasta la zona la Guardia Civil y una ambulancia. Nada se pudo hacer por su vida.

El hombre había sido denunciado en mayo de 2017 por malos tratos por parte de la presunta agresora. Tenía una orden de alejamiento que cumplir. Las pesquisas se centrarán ahora en los interrogatorios a la presunta autora del crimen, a si actuó en defensa propia, a la discusión que mantuvieron minutos antes de que el hombre recibiera la puñalada que acabó con su vida y a conocer el estado en el que se encontraba la relación entre ambos.