El agujero dejado por el desplome de una plataforma en Vigo.

El agujero dejado por el desplome de una plataforma en Vigo. EFE

Reportajes

El alcalde de Vigo advirtió un día antes del accidente de que el muelle debía ser rehabilitado

Lo sucedido en el paseo de As Avenidas, Montero Ríos, cerca de la sede de la Xunta de Galicia en Vigo, deja el sabor de que se ha evitado de milagro una catástrofe. Hay 312 heridos, 9 de ellos graves, según confirma el conselleiro de Sanidad de la Xunta de Galicia. En plena celebración del festival de la decimoséptima edición del festival de skate y música urbana O Marisquiño el suelo de madera se hundió. Las centenares de personas que asistían al concierto que clausuraba el festival el domingo por la noche se precipitaron al agua, quedando atrapadas entre los bloques de hormigón que sostenían la estructura.

El accidente del festival "O Marisquiño" deja ya más de 300 heridos

Ahora, los responsables de la Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento de Vigo, las autoridades judiciales y los investigadores de la Policía Nacional tratan de dilucidar por qué cedieron los pilares que sostenían el paseo. Un paseo, por cierto, sobre el que ya se habían emitido algunas advertencias de su deficiente estado. La última de ellas, el pasado sábado.

El estado del paseo viene preocupando a muchos desde hace años. Hay losetas levantadas, también las maderas, hay fragmentos de suelo quebrados. Hace tan solo dos días, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, en declaraciones a la Cadena SER, alertó de la situación que la zona arrastra desde hace años. La avenida enmaderada antecede al puerto deportivo repleto de muelles y pantalanes de recreo. Su estado venía siendo objeto de debate en los últimos años en el ámbito local. 

El regidor aseguró que la Autoridad Portuaria, a cargo de Enrique López Veiga (PP), era quien se tendría que hacer cargo de la reparación del pavimento de la zona: "Como no lo va a hacer le hago una propuesta", aseguró, una propuesta que consistía en que ambas instituciones arreglasen la zona de forma conjunta. De ese modo, el alcalde se comprometía a pagar la mitad de la reforma. Dos días después ha ocurrido la tragedia.

Una aglomeración repetida desde hace casi dos décadas

Estado de la pasarela que se desmoronó en el Marisquiño a lo largo de esta mañana.

Estado de la pasarela que se desmoronó en el Marisquiño a lo largo de esta mañana. Salvador Sas EFE

El paseo del Náutico de Vigo acoge cada año, desde hace 17, uno de los festivales de skate más importantes del mundo. El Marisquiño es siempre garantía de que una gran masa de gente va a llenar Vigo en el segundo fin de semana de agosto. Hay competiciones por toda la ciudad, pero la gran mayoría de la actividad se realiza en el paseo de As Avenidas. Ahí se montan skateparks gigantes, recorridos para bikers, escenarios para acoger conciertos, tiendas, pistas de todo tipo... Durante dos días, la ciudad se llena de toda esa cultura urbana. 

La titularidad de la zona en la que ha ocurrido el accidente no está del todo clara. El paseo se construyó hace más de 20 años, a principios de los 90 tras el convenio "Abrir Vigo al Mar", con el que se abría ese largo paseo de 700 metros que ahora transcurre desde el centro comercial de A Laxe hasta llegar a edificios institucionales como la sede de la Xunta de Galicia en Vigo.

Se trata de una de las zonas más concurridas de la ciudad a lo largo del año debido a los parques, a las zonas verdes y a la cercanía de los establecimientos de la calle de Montero Ríos. Ese proyecto, según la Autoridad Portuaria, no deja muy claro de quién depende la zona: por un lado, el presidente de la autoridad asegura que el Ayuntamiento tiene que realizar los controles pertinentes con sus técnicos. Y el ayuntamiento achaca que la seguridad de la zona depende del puerto

En junio del pasado año, tras múltiples incidentes y el deterioro progresivo del pavimento, la Autoridad Portuaria de Vigo decidió acometer una reparación que no pasó de superficial. Se sustituyeron losetas, levantadas y rotas. Algunas de ellas quedaban expuestas de forma muy peligrosa para el viandante, así que se sustituyeron por otras piedras nuevas. Nada se tocó de los pilares maestros que sostenían y anclaban la pasarela al fondo del muelle.

En las inmediaciones de ese tramo del paseo hubo ya algunos casos de lesiones provocados por los listones de madera rotos y otros desperfectos del paseo. Así, a lo largo de los últimos años el Concello de Vigo tuvo que indemnizar a diversos afectados a sumas de en torno a los cinco mil euros por las heridas y hospitalización por distintos accidentes en el paseo.

Hasta el momento, fuentes del Sergas (Servicio Gallego de Salud) han indicado que entre los heridos hay dos menores, ambos de 15 años. Uno de ellos, según confirman estas fuentes a EL ESPAÑOL, será dado de alta con toda probabilidad a lo largo de la mañana. Los daños en los lesionados más afectados por el derrumbe están relacionados con fracturas y traumatismos cranoencefálicos, sin que se tema por sus vidas.

Por el momento, las causas del incidente apuntan a la gran aglomeración de personas que había presentes durante el concierto que clausuraba el festival. El presidente de la Autoridad Portuaria apuntaba ya esta mañana en una entrevista concedida a la Cadena Ser a un "fallo estructural": "Lo primero que hay que ver es lo que está pasando, pero la impresión apunta a algún tipo de fallo estructural porque la parte superior tiene madera pero lo extraño es el hormigón". Entretanto, también el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha manifestado su opinión al respecto de lo ocurrido. "El Concello y la Autoridad Portuaria tienen que dar explicaciones. Estamos abochornados". 
La organización del Festival O Marisquiño acaba de indicar en un comunicado que los conciertos programados con motivo de este certamen "cumplían las condiciones de seguridad requeridas por la legislación". El enorme número de personas presentes hizo ceder la madera y los pilares del fondo se desmoronaron. Así se produjo la caída. No hubo, por suerte, efecto avalancha. De ese modo se evitó una tragedia de mayor magnitud.