El grupo de jubilados que contesta a Martínez Castro.

El grupo de jubilados que contesta a Martínez Castro. Fernando Ruso

Reportajes

Los jubilados “jodidos” contestan a Martínez Castro: “Carmen, pues te jodes tú"

"Con tus palabras nos has abierto los ojos", dice Antonio. Un grupo de pensionistas le devuelve el exabrupto con indignación a la secretaria de Estado de Comunicación y adapta su frase.

Pepe Barahona Fernando Ruso

La edad media del grupo de jubilados que recoge firmas en una tranquila plaza del extrarradio sevillano supera los 65 años. Justo el rango de edad que, según el último barómetro del CIS, sigue siendo mayoritariamente fiel en las urnas al PP de Mariano Rajoy. Aunque ninguno de los entrevistados vota al partido de la gaviota. De hecho, no esconden su extrañeza al saber que son los pensionistas como ellos quienes arropan a los populares. Más aún después del indiscreto desliz de la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro. Ese "qué ganas de hacerles un corte de mangas de cojones y decirles: ‘¡Pues os jodéis!'" que tanto ha escocido a los jubilados a quienes iban dirigidas las palabras. Ellos le contestan con una respuesta serena y razonada: “La jodida eres tú”.

Se llaman Antonio, Cristóbal, Mercedes o Juan Luis y todavía hablan del "os jodéis" de Martínez Castro, la responsable de la imagen del Partido Popular desde hace doce años e intermediaria de Rajoy con los medios, primero como jefa de prensa del PP desde 2006 y, con posterioridad, como responsable de Comunicación de la Moncloa con el mandatario gallego de presidente del Gobierno.

La salida de tono de la secretaria de Estado de Comunicación, recogida por la grabación de un teléfono móvil a la entrada de Rajoy en el Ayuntamiento de Alicante con el sonido de fondo y constante de los silbidos de los pensionistas, levantó a Cristóbal de la siesta ese 5 de mayo. El continuo pitido del móvil lo sacó del letargo en el que se encontraba, en buena parte causado por una película de sábado por la tarde, de las basadas en hechos reales, y el cansancio de haber ido a una de las tantas manifestaciones que estaban convocadas por toda España.

“¡Qué ganas de hacerles un corte de mangas de cojones y decirles: ‘Pues os jodéis’!”

Los primeros mensajes le llegaron de Alicante. Todavía sin entender qué ocurría, pensó que debía de ser grave por el apremio con el que lo llamaban a actuar. Cristóbal Ráez Lobato es el portavoz de la Coordinadora estatal por la defensa del sistema público de pensiones, que agrupa a muchas plataformas y asociaciones locales. “Querían un comunicado, que lanzásemos una respuesta a Martínez Castro en las redes sociales, nos pedían muy enfadados que contestásemos a esa señora”, recuerda este extrabajador de la banca, prejubilado desde hace dos años y antiguo director de una caja de ahorros.

De su pensión —“es buenecita, no me puedo quejar”— viven él, su pareja y sus dos hijos, de 24 y 22 años, el primero recién licenciado en Periodismo y el segundo acabando sus estudios de Administración de Empresas. Ninguno trabaja.

"CARMEN, QUÉ GANAS DE HACERTE..."

Cristóbal mantiene con su pensión a su pareja y sus dos hijos.

Cristóbal mantiene con su pensión a su pareja y sus dos hijos. Fernando Ruso

En casa ya hace tiempo que se acostumbraron a verlo irse a las manifestaciones en defensa de las pensiones, movimiento con el que está comprometido desde hace años. Cuenta que siempre vio con sorpresa cómo se luchaba por la sanidad, la educación, pero no por las pensiones. “Un tema tabú —sostiene—, un problema que estaba ahí, pero que nadie reparaba en él”. Por eso, cuando sucedieron los primeros conatos, se implicó con la causa hasta situarse a la cabeza del movimiento a nivel nacional. Hoy sostiene para EL ESPAÑOL una cartulina con su particular versión de la frase de Martínez Castro.

- “Carmen, qué ganas de hacerte…”

- Sí, sí. Sin tapujos. De hacerle el corte de mangas que nos hizo a nosotros. Esa es mi respuesta. También la de la calle. Ellos están nerviosos, es un síntoma, y reaccionan con este tipo de exabruptos. No me sorprende esta declaración, su nerviosismo. Qué ganas de hacerte [duda], qué ganas de hacerte más manifestaciones para echarte del Gobierno. O qué ganas de hacerte cobrar una pensión de 600 euros.

Explica el portavoz de la coordinadora que el exabrupto de la secretaria de Estado de Comunicación ha levantado ampollas entre quienes dirigen el movimiento de los pensionistas. Muchas asociaciones siguen a día de hoy recogiendo firmas pidiendo la destitución de Martínez Castro y otras han lanzado comunicados censurando las palabras de quien marca la comunicación de Rajoy. “De hecho, uno de los lemas de la próxima manifestación del 26 de mayo será una respuesta a las declaraciones de esta señora”, anuncia.

- ¿Debe dimitir?

- Nosotros exigimos, no su dimisión, su destitución. Porque ella no se va a ir.

Vinculado a los movimientos estudiantiles en su juventud, siempre fue una persona combativa. En la muñeca lleva una pulsera de goma con los colores de la bandera republicana. Sin embargo, marca distancia entre la coordinadora y los partidos políticos. “Todos los que nos apoyen serán bienvenidos —defiende—; y que saquen los réditos que quieran sacar”. Aunque se congracia al saber que su pugna está “obligando a retratarse a muchos políticos”.

- ¿Tendrá impacto este movimiento en las próximas elecciones generales?

- Quiero creer que sí. Todos sabemos cuál es la masa de base del Partido Popular, y me dolería mucho que le estuviésemos haciendo el trabajo a Ciudadanos. Estoy luchando mucho para que haya una respuesta firme y consecuente contra las políticas de recorte cuando se convoquen las elecciones.

- Precisamente, la masa que sostiene a Rajoy es la de mayores de 65 años.

- Esperemos que con nuestro trabajo demos un vuelco a esa situación.

"...UN CORTE DE MANGAS..."

Gabriel responde a Martínez Castro: Yo sí sé respetar a los demás.

Gabriel responde a Martínez Castro: "Yo sí sé respetar a los demás". Fernando Ruso

Junto a Gabriel posa Juan Luis Caballero Delgado, precisamente de 65 años, jubilado y extrabajador del sector de las telecomunicaciones. Vive en Alcosa, un barrio de Sevilla, con una pensión “cortita” de invalidez. Para completarla, su mujer limpia por horas. La casa la pagaron. “Y menos mal”, apunta. La renta les da “para ir tirando, vivir sin miedo, pero sin lujos”.

A diferencia de Gabriel, Juan Luis no le devolverá el corte de mangas a Martínez Castro. “Yo sí sé respetar a los demás”, zanja con elegancia. Pero no oculta su indignación por “la poca delicadeza y educación” de las palabras de la pretoriana de Rajoy. Tampoco su incomprensión por la situación a la que el presidente del Gobierno expone a sus principales votantes.

“El PP vive de la tercera edad”, esgrime Juan Luis. “Creo que es porque la gente se vuelve conformista con la edad —argumenta—; se jubilan, se vuelven pasivos; y el conformismo siempre beneficia al Partido Popular”.

- ¿Y este movimiento está espolvoreando a los pensionistas conformistas?

- Desde luego que sí, de hecho, cada día se suman más personas mayores de distinto color político. El volumen de nuestro movimiento es tal que no nos van a parar. Creo que al PP le está pasando factura todo este tema de las pensiones, no al nivel que nosotros querríamos, pero sí.

Juan Luis oyó por primera vez las palabras de Martínez Castro por la radio. La indignación lo llevó a buscar a su mujer para desahogarse. “Solté más de un disparate”, admite. Rápidamente se le vinieron a la cabeza muchos rostros de amigos que están cobrando exiguas pensiones, las penurias contadas en la escalera del bloque.

“Los políticos se sienten muy cómodos y desconocen las necesidades por las que están pasando muchísimas personas, como las viudas que cobran la mitad de la pensión del marido y deben hacer frente a los mismos gastos. ¿Cómo puede ser eso? En mi barrio hay muchas familias necesitadas”, explica Juan Luis a EL ESPAÑOL. “Se están viviendo situaciones dramáticas”.

- ¿A quién imagina que iba ese corte de mangas?

- Pues yo me imagino que ese corte de mangas iba destinado a mí y a muchas de esas viudas que se las ven canutas para llegar a fin de mes. Lo primero que pensé es que yo la pondría a ella [Martínez Castro] a vivir con 600 euros al mes, o con 400 euros. A ver si entonces le quedaban fuerzas para un corte de mangas.

En España hay 9.592.024 pensionistas, que reciben de media, según datos de abril de la Seguridad Social, 934,63 euros al mes. Las más altas son las de jubilación, en concreto las del régimen de la minería del carbón, con 2.140,44 euros de media; las más bajas, las de orfandad del régimen de los trabajadores autónomos, con 319,80 euros de media.

"...DE COJONES Y DECIRTE..."

Nuestros hijos no van a tener pensión, predicen estos jubilados.

"Nuestros hijos no van a tener pensión", predicen estos jubilados. Fernando Ruso

El sueldo de la secretaria de Estado de Comunicación es de 112.000 euros brutos al año. Uno de los más altos de Moncloa y superior al de Mariano Rajoy, fijado en 79.000 euros. Si hay algo que comparte Martínez Castro con Antonio Pegalajar es que ambos cobrarán la pensión máxima cuando se jubilen. La primera está en activo; el segundo está en Airbus con un contrato de jubilación parcial, no tiene que acudir a su puesto de trabajo y cobra lo equivalente a la máxima pensión 2.580 euros brutos mensuales. “Vamos, que estoy jubilado sin estarlo”, apunta.

De esa pensión vive holgadamente Antonio y su mujer, Mercedes Monzada, de 64 años. Ambos forman un matrimonio muy combativo y muy desconfiado con lo que el futuro depara a sus dos hijos, de 42 y 38 años. “Lo vemos tan negro que creemos que nuestros hijos no van a tener pensión”, advierten. Y por ellos salen a la calle a manifestarse.

-¿Se esperaban volver a las calles?

-[Él]. Pues no.

-[Ella]. Hemos ido a muchas manifestaciones, siempre hemos luchado por los temas sociales; pero no esperábamos tener que ir a la calle a pedir pensiones dignas. Nos ha llamado la atención el ánimo de las personas mayores, las ganas de seguir luchando. Algo que no nos sorprende, porque son los mismos que lucharon en el 68. Lo llevan en la sangre. Ellos son los únicos que se han manifestado, las generaciones posteriores han estado dormidas, no les hervía la sangre.

Él conoció las palabras de Martínez Castro por Facebook, donde han enraizado los movimientos de pensionistas. Las declaraciones la secretaria de Estado de Comunicación corrieron como la pólvora en la Red. Rápido las comentó con Mercedes. “La sensación que nos da es de indignación total por la mentalidad que tienen, esto no es una broma entre amigos; les sale de dentro, es así como piensan y cómo piensan actuar; tiene más calado que un simple comentario”, explica él. “Es el despotismo, la falta de conciencia y de respeto a las personas, es algo indignante completamente”, añade ella.

Más allá de las redes sociales, no pudo verse el vídeo del ‘¡Os jodéis!’ de Martínez Castro en las desconexiones territoriales de TVE en contra de la opinión de la editora del informativo de RTVE en Valencia, Arantxa Torres, y del director de informativos del noticiero territorial, que trataron de emitirlo. El presidente de los Consejos de Informativos de RTVE, Alejandro Caballero, ha explicado que “desde la dirección del centro y desde la dirección de informativos de Madrid les obligaron a que no fuera así y, por lo tanto, se censuró”. La editora ha dimitido como acto de protesta.

Pese a todo, Antonio y Mercedes no se soliviantaron ante las palabras de la mano derecha de Rajoy, pero se le torció el gesto. “Después, con calma, vi que esto nos daría más fuerzas —resuelve él—; la lucha en la calle es la única forma de desmontar su plan, ya nada velado, de acabar con lo público a favor de lo privado”. “No creemos que esto sea cuestión de cojones, esto es cuestión de perseverancia, y vamos a seguir hasta el final”, apunta él. Vamos a seguir luchando.

-¿Qué le dirían a Martínez Castro si la tuvieran delante?

-[Él]. No trataría de convencerla, no creo que podamos hacerla entrar en razón. Pero me gustaría decirle en su cara que con sus palabras nos ha abierto los ojos, que sabemos lo que pretenden y que no vamos a parar.

-Y si tuvieran a Rajoy delante, ¿qué le dirían?

-[Ella]. Gilipollas. [Ríe].

-[Él]. Que se vaya, que se está cargando el país.

"...PUES TE JODES"

Antonio cree que Martínez Castro es la primera jodida con su metedura de pata.

Antonio cree que Martínez Castro es la primera "jodida" con su metedura de pata. Fernando Ruso

Los pensionistas españoles ya estaban jodidos antes del gazapo de Martínez Castro. Incluso antes de que Rajoy llegase a la Moncloa. Incluso antes. O al menos eso cree el septuagenario Antonio Miguel Muñoz Romero, ‘Chico’ para sus amigos pese a los 70 años que cumplió justo el día del "¡Pues os jodéis!".

Defiende este jubilado, extrabajador de Telefónica, que le viene viendo las orejas al lobo desde que España se adhirió al Tratado de Maastricht. “Muchos avisamos de que, aunque no de golpe —defiende Antonio Miguel—, vendrían problemas en la educación, en la sanidad, en las pensiones…”. La siguiente señal llegó con Zapatero y la congelación de las pensiones, medida que llegó a denunciar ante los juzgados junto a su mujer y un grupo de amigos. “Y esa medida la aprobó el PSOE, voto de Pedro Sánchez incluido, con la ayuda del PP, del PNV, y Convergencia”. La sentencia llegó en julio de 2016. Perdieron.

No se sorprendió por la deriva de las pensiones como tampoco se ha alterado por las declaraciones de la responsable de Comunicación de la Moncloa del pasado sábado. “No es la primera vez”, apunta ‘Chico’, un hombre nervioso, alto y de pelo cano. “Se me vinieron a la memoria las declaraciones de Andrea Fabra, su 'que se jodan', es la forma de actuar del PP”. Lapso producido en 2012 cuando en el Congreso de debatía la Ley Mordaza.

- ¿Y están jodidos?

- Sí, porque en un barrio como este, con un 75 por ciento de población pensionista, se ve cómo muchas familias han perdido poder adquisitivo, se ve la necesidad por las pensiones míseras que tienen algunos. Y desgraciadamente, muchos de esos, que son amigos míos, votan al PP. ¡Votan al PP! Hablas con ellos y te dicen que tienen miedo, que no quieren que pase lo que ocurrió en el 36.

Antonio Miguel dedica su tiempo libre a recorrer los pueblos de la provincia de Sevilla calculadora en mano haciendo números a los jubilados. También explicando cuan grave ha sido la reforma laboral para el sistema de pensiones. En esas charlas pulsa el estado de los mayores, “que cobran pensiones míseras y tienen cargas familiares que soportar”. “Hay muchos que tienen que coger dinero de la pensión para ayudar a sus hijos y eso ha movido a muchos pensionistas, normal que nuestras manifestaciones sean tan multitudinarias, somos muchos los jodidos”, zanja.

- ¿“Pues te jodes”?

- A las barbaridades de Martínez Castro hay que contestar con argumentos. Debe saber esta señora que con sus declaraciones ha dejado mal al cargo que ostenta, al Gobierno al que representa y el partido al que pertenece. Y ella se ha jodido a sí misma. Nos jodemos, sí; pero la primera jodida has sido tú.