Alfonso Jesús Cabezuelo, el militar de La Manada, durante el suceso de Pozoblanco.

Alfonso Jesús Cabezuelo, el militar de La Manada, durante el suceso de Pozoblanco. E.E

Reportajes

El militar de 'La Manada' también contrata al abogado del Prenda pensando en Pozoblanco

Agustín Martínez ya defiende a cuatro de los cinco miembros de La Manada. Alfonso Jesús Cabezuelo, militar, va a ser juzgado por el suceso de Pozoblanco. Aparece en un vídeo realizando tocamientos a una mujer inconsciente.

El abogado Agustín Martínez ya es el defensor casi absoluto de La Manada. En los últimos días, Alfonso Jesús Cabezuelo, el militar condenado, también ha contratado sus servicios. De los cinco jóvenes que abusaron de una joven de 18 años en los sanfermines de 2016, tan sólo Antonio Manuel Guerrero -guardia civil- mantiene un letrado distinto.

Agustín Martínez protege a José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Ángel Boza y, desde ahora, también a Alfonso Jesús Cabezuelo. Aunque el guardia civil todavía no le ha fichado, el abogado sevillano y sevillista defiende férreamente a La Manada en su conjunto cuando se pasea por los platós de televisión.

Según las fuentes consultadas por este periódico, Cabezuelo ha decidido contratar a Martínez porque "se fía más de él" y porque todavía está pendiente de juicio el caso de Pozoblanco. A ojos del militar condenado, las habilidades de Martínez podrían granjearle un buen resultado tanto en la mencionada vista como en el recurso que ahora van a presentar contra la sentencia de San Fermín. Martínez pedirá la absolución de sus cuatro clientes.

Dos de los miembros de 'la Manada' abusando en el interior de un coche de una joven.

Dos de los miembros de 'la Manada' abusando en el interior de un coche de una joven. E.E

¿Qué pasó en Pozoblanco?

En el suceso de Pozoblanco, Cabezuelo, que acaba de fichar al mismo abogado que José Ángel Prenda y sus amigos, es el gran protagonista. Sentado en la parte de atrás de un coche, realiza tocamientos a una mujer en aparente estado de inconsciencia. La agarra, le besa el cuello y le toca los pechos. Veinte minutos después de los hechos, cuando echaron a la joven del vehículo, enviaron los vídeos que habían grabado por los chats de whatsapp que comparten con varios amigos. La conversación, a la que ya tuvo acceso este periódico, se produjo en los siguientes términos. 

José Ángel P.: (Envía el vídeo tomado con el móvil de otro de los jóvenes sevillanos)

-Anda, io, que aproveche.

-Bukake?

-Jajajaja

-Madre mía

-Cloroformo?

-Jajaja

-Qué habilidad conduciendo con una mano y con otra cogiendo una teta atrás

-Señores, cómo acabó

-La pelea de ayer

-Yo vi al nota chorreando sangre

-Boza: (quinto integrante de "La Manada", en prisión por una presunta violación en los sanfermines de ese año, 2016): Madremía que le echasteis a la chavala burundanga. Ke bueno

-Está muerta o que?

-Boza: Estaría en coma.

-Madre mía, os van a meter preso chavales, jajaja, Carman (José Ángel P.) ve un cuerpo humano inconsciente y ahí está el tío ya sea para robarle o para meterle mano jajaja

-Sabéis algo del Carman? Lo han cogío ya? O sigue suelto?

-Y qué le han hecho a la chavala, ¿la han tirado al río?

-Es otro caso Marta del Castillo niño jajaja. Joselito el depredador sexual de las casitas.

El condenado, Cabezuelo, confía en que Martínez pueda llevar a cabo con éxito una defensa similar a la de Pamplona.

Tal y como contó EL ESPAÑOL, Martínez se desplazó a la capital navarra nada más producirse las detenciones de La Manada. Lo hizo a petición de un líder de los Biris -la peña ultra del Sevilla-, íntimo amigo de José Ángel Prenda.

Agustín Martínez, abogado de El Prenda

Desde entonces, el mediático abogado se ha empleado a fondo en clamar por la inocencia de estos jóvenes, tanto televisiva como judicialmente. La última vez ha sido este lunes en el programa Espejo Público. Cuando los periodistas le han mostrado una información publicada en este periódico en la que se daba cuenta de la pelea que uno de sus clientes mantuvo con un violador en prisión, Martínez respondió: "Son inocentes". Después añadió que el resto de reclusos -siempre según su versión- no considera "agresores sexuales" a sus defendidos.

A Agustín Martínez se le acumula el trabajo. De momento, dispone de diez días para presentar el recurso contra la sentencia. Después, deberá trabajar en el caso de Pozoblanco, donde ya cosecha un defendido más: Alfonso Jesús Cabezuelo.