La Policía Nacional ha detenido este pasado viernes a Stoian Marcel Gongu, de 31 años, en la estación de autobuses de Málaga, desde la que pretendía huir a su país, Rumanía. Se trata del hombre que dio una brutal paliza a una mujer de 64 años en Algeciras (Cádiz) para robarle el bolso.

Detención del rumano de 31 años que apaleó a una mujer en Algeciras para robarle el bolso

Las cámaras de vigilancia del portal de entrada al edificio en el que reside la mujer captaron las imágenes del suceso, difundidas después por la Policía Nacional a través de las redes sociales. En ellas se veía a un individuo golpeando con puños, codos y piernas a la señora, que requirió de atención médica.

Los agentes confirmaron este pasado jueves la identidad del ahora detenido e iniciaron las labores para apresarlo tras cotejar dichas imágenes con las de otro robo cometido varios días después sobre otra mujer también en Algeciras. En este último caso, Stoian Marcel usó un grado de violancia similar.

Una vez confirmada su identidad, efectivos de la Policía Nacional se dispusieron a detenerlo. A primera hora de la tarde del viernes se desplazaron hasta su residencia en Algeciras, donde estaba instalado desde finales de 2017, cuando salió de prisión tras una condena por un homicidio cometido en 2006 en Cádiz. Stoian Marcel no se encontraba allí. Había huido.

Brutal paliza a una sexagenaria en un portal en Algeciras

Agentes policiales de la comisaría de Algeciras conocieron poco después que el delincuente estaba en Málaga. Tras alertar a sus compañeros para que ampliaran la vigilancia en el aeropuerto y estaciones de tren y autobús, se logró detener al agresor cuando pretendía subirse a un bús con destino a Rumanía, su país de origen. 

Stoian Marcel Gongu se había rapado la cabeza para tratar de confundir a los agentes con su nueva imagen. La Policía Nacional está convencida de poder imputarle al menos los dos robos con fuerza cometidos en Algeciras en los últimos días.

Agentes de la Brigada Móvil localizaron al individuo cuando se hallaba en el andén seis, el más próximo al centro comercial Vialia de Málaga, explica el diario SUR. Al verse descubierto, Stoian Marcel, quien sabe artes marciales, se mostró tranquilo y no opuso resistencia. Tampoco llevaba equipaje ni billete encima.