José Luis García Burgos, de 43 años, y Juan Alberto Ruiz, de 24.

José Luis García Burgos, de 43 años, y Juan Alberto Ruiz, de 24. EL ESPAÑOL

Reportajes

Juan, el joven, quería cortar y Selu lo mató: la pareja que no podía salir del armario en Priego

José Luis, 19 años mayor que su novio, trataba de ocultar su homosexualidad en su pueblo natal. Sin embargo, en Lucena, donde vivía Juan Alberto, se reconocían como pareja. 

Priego (Córdoba)

La puerta del garaje, que mide nueve metros cuadrados, está cerrada con llave por su interior. La luz, encendida. Dentro hay un vehículo con los cadáveres de dos hombres: uno es el de José Luis García Burgos, de 43 años y vecino de Priego de Córdoba; el otro es el de su pareja sentimental, un joven de 24 años natural de Lucena llamado Juan Alberto Ruiz.

Ambos varones están ensangrentados. Junto a ellos hay un cuchillo de grandes dimensiones. Sus familias los buscan desde el jueves 12 de abril, cuando a ambos se les pierde el rastro. ¿Qué ha pasado en la plaza de parking? Desde este pasado domingo, cuando se les encontró sin vida, la Guardia Civil trata de aportar luz al suceso.

Un coche de la Guardia Civil accediendo al garaje comunitario en el que se encontraron los dos cadáveres.

Un coche de la Guardia Civil accediendo al garaje comunitario en el que se encontraron los dos cadáveres. A. L.

Ayer se dieron los primeros pasos para esclaracer el caso, que sigue bajo de secreto de sumario. El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, explicó que, "inicialmente", los investigadores descartan "la participación de terceras personas".

Una discusión

Fuentes de la investigación consultadas por este periódico apuntan a que Selu mató a Juan antes de quitarse la vida.

La pareja solía usar aquel garaje para mentener relaciones sexuales. Antes del suceso se habría producido una fuerte discusión, al parecer motivada porque el joven asesinado quería cortar con la relación. También cabe la posibilidad, apuntan las fuentes consultadas, que ambos se produjeran heridas de gravedad mutuamente y que ninguno pudiera salvarse.

José Luis ocultaba su relación Juan Alberto

La plaza de garaje, propiedad de la familia de José Luis García, está ubicada en un aparcamiento comunitario de la calle Gabriel Celaya de Priego de Córdoba. Cada parking tiene su propia puerta metálica individual.

José Luis García Burgos trabajaba como jornalero y era aficionado al culturismo.

José Luis García Burgos trabajaba como jornalero y era aficionado al culturismo. E. E.

José Luis, 19 años mayor que Juan Alberto, intentaba llevar con discreción su relación sentimental con el joven. Para sus vecinos, era el hijo soltero de Amparo. Casi nadie de su pueblo sabía que era homosexual. Vivía en una casa cercana junto a su madre, enferma de alzhéimer, a la que cuidaba. Su padre murió hace años. Uno de sus tres hermanos es guardia civil retirado.

Jornalero del campo y amante del culturismo, en la actualidad José Luis trabajaba como operario del ayuntamiento de su pueblo gracias al Plan de Empleo Rural (PER).

Juan Alberto intentó suicidarse hace dos años y medio

Pese a que José Luis y Juan Alberto apenas se dejaban ver juntos por Priego de Córdoba, en Lucena ninguno ocultaba que mantenían una relación sentimental. Era corriente verlos pasear juntos por el pueblo. A sus 24 años, Juan Alberto no escondía a su entorno que era homosexual, a diferencia de su novio.

Se descartan terceras personas en el suceso de Priego

Juan Alberto pasaba por un proceso depresivo desde hacía años. De niño estuvo internado. Varios vecinos explican que su padre, que se gana la vida como aparcacoches en Lucena, intentó suicidarse cuando él era un crío.

Hace dos años y medio, Juan Alberto también trató de quitarse la vida. Se lanzó desde un balcón, explica una vecina de El Valle, el barrio de Lucena en el que vivía. Los médicos consiguieron salvarle la vida.

Juan Alberto Ruiz, de 24 años, sufría un proceso depresivo desde hacía años.

Juan Alberto Ruiz, de 24 años, sufría un proceso depresivo desde hacía años. E. E.

El funeral de ambos se celebró la tarde de este lunes. A José Luis García lo enterraron en su pueblo natal, Priego de Córdoba. A su novio, al que tratabar de ocultar a su entorno, en Lucena.

Por el momento no se sabe con certeza qué ocurrió dentro del coche que estaba aparcado en aquella plaza de párking. Quizás nunca se sepa del todo que pasó en aquellos nueve metros cuadrados.