La pasión por los coches lujo de Geovanni, el kamikaze mallorquín, acabó con su hermano pequeño, que iba sin cinturón

La pasión por los coches lujo de Geovanni, el kamikaze mallorquín, acabó con su hermano pequeño, que iba sin cinturón

Reportajes

La pasión por los coches de lujo de Geovanni, el kamikaze mallorquín, acabó con su hermano pequeño

El 2018 comienza como un año con al menos tres accidentes en la carretera con estas mismas características. La madrugada del viernes, dos hermanos guatemaltecos conducían en dirección contraria e impactaron contra otro vehículo.

A Brasly Geovanni Ávila, 20 años, le encantan los coches. Los vehículos de lujo, coches como el Renault Megane RS o los BMW. La madrugada del pasado viernes salió en el suyo, un sencillo Golf de color blanco desde su casa en la localidad de Inca, a 20 minutos de Palma de Mallorca. Decidió tomar la autopista que comunica la localidad en la que está la casa de su familia con el pequeño ayuntamiento de Santa María del Camí. En un momento dado, tomó un desvío y volvió a la autopista. Esta vez en dirección contraria. A su lado iba su hermano Rony, 18 años. No tenía puesto el cinturón de seguridad.

No eran ni las tres cuando el 112, el número de emergencias, empezó a recibir llamadas de conductores que circulaban por esa carretera diciendo que habían advertido un Volkswagen Golf de color blanco en dirección contraria, encarando de frente a los otros vehículos y sorteándolos haciendo eses. Eran Brasly Geovanni y su hermano. Iban a 90 kilómetros por hora.

No hubo tiempo de reacción. Minutos después de las llamadas de los testigos que alertaban de lo que estaba pasando, el coche en el que iban los hermanos Ávila  se estrelló de frente contra un Seat Altea que circulaba en dirección opuesta. En él viajaba una joven de 19 años que estaba regresando a su casa. Su coche quedó volteado en un lateral de la vía. El de Brasly Geovanni y Rony, totalmente aplastado. Dentro del amasijo de hierros estaban los cuerpos de ambos hermanos. Brasly, que conducía, se salvó. Rony falleció en el acto.

"¡Hay un conductor kamikaze!"

Todos los implicados quedaron sepultados por un amasijo de hierros.

Todos los implicados quedaron sepultados por un amasijo de hierros.

Según ha podido saber este periódico, ambos hermanos, tanto el que ha fallecido como el conductor, proceden de una familia de Guatemala que ahora llora su pérdida. Llevaban años viviendo en la zona. Cuenta el regional Última Hora que los servicios de emergencia no tuvieron tiempo de reaccionar a los mensajes que les llegaban. "¡Hay un conductor kamikaze en la autopista, hagan algo!". También que, una vez liberado, el conductor causante del desastre se puso a preguntar, entre balbuceos, por su hermano.

En cuanto los agentes de la Guardia Civil y los bomberos llegaron a la zona pudieron comprobar la gravedad del impacto entre los dos vehículos. Fue tal que tanto los dos hermanos como la chica que manejaba el Seat Altea quedaron aprisionados entre los hierros de sus respectivos vehículos. Fueron los bomberos quienes les liberaron y quienes comprobaron que el más joven de los hermanos había fallecido en el momento. Tanto Brasly, el conductor, como la chica tuvieron que ser trasladados a al Hospital Son Espases. Ambos presentaban heridas de gravedad.

Hay varias hipótesis que se manejan en torno al suceso en las dependencias de la Guardia Civil en la zona. Por un lado, que los jóvenes hermanos del Golf Blanco se equivocasen de salida y, una vez dentro de la vía contraria, tuvieran que ir forzosamente esquivando vehículos. De ahí la conducción en eses.

Sin embargo, hay testimonios de diversas personas que circulaban en aquel momento por el mismo tramo de la autopista que contaron a los agentes la conducción temeraria que el Golf Blanco estaba llevando a cabo.

Brasly era el hermano mayor de Rony.

Brasly era el hermano mayor de Rony.

La Guardia Civil cree que ya iban circulando en dirección opuesta en una vía adyacente a la autopista. Luego entraron en esta y el error fue ya irremediable. La investigación apunta, según ha podido saber este periódico, a que todo fue un accidente. Eso sí, todo queda a la espera de los análisis de droga y alcohol para determinar si alguno de los conductores iba bajo los efectos de algún 

Cuando Rony cumplió 18, Brasly Geovanni le escribió en una red social: "Felicidades. Hemos vivido momentos muy especiales en las buenas y en las malas. Espero que sigamos así de inseparables, tú sabes que somos más que hermanos. Te quiero mucho, hermanito".

Al menos tres kamikazes en lo que va de año

El año 2018 ha comenzado con diversas noticias relativas a accidentes de tráfico producidos por individuos que conducían en dirección contraria. Uno de ellos ocurrió en la A-8. Rafael Quevedo, el 'kamikaze' en cuestión, accedió a la autovía en dirección contraria por el área de servicio de Caviedes. Pocos minutos después de las nueve de la noche ambos vehículos colisionaron frontalmente falleciendo sus ocupantes en el acto. 

Ha habido también otro en Canarias. Ocurrió esta pasada semana, el día 22. Un conductor que circulaba en dirección contraria por la TF-5 causó al menos tres accidentes en la llamada autopista del Norte. Después de provocar los tres siniestros, se estrelló de frente contra otro vehículo a la altura de la curva de El Sauzal en el que, milagrosamente, resultaron heridos leves.

El accidente cercano a la capital balear es, al menos, el tercero de estas características en menos de 30 días. En esta ocasión el desenlace resultó fatal.