Una de las contusiones sufridas por Elías fruto de la paliza.

Una de las contusiones sufridas por Elías fruto de la paliza. Atlas

Reportajes

Un niño hemofílico de 13 años sufre una brutal paliza tras denunciar bullying

La Policía no puede imputar al agresor al tener 13 años. Según la denuncia, le pegaron mientras gritaban "¡Más fuerte, en las costillas, mátalo!".

Noticias relacionadas

Sólo dos semanas después de empezar el curso escolar, Elías, un niño de 13 años de Alicante, ha sido víctima del bullying. Insultos, burlas, mofas eran la tónica habitual en estos quince días de clase. Siempre por parte del mismo compañero. Así que Elías pidió al profesor que echara al otro alumno. La respuesta no tardó: Elías fue el objetivo de la golpiza de un grupo de cinco alumnos de su mismo instituto. Su agresor ya le había amenazado antes de que le expulsaran del aula: "cuando salgamos te vas a enterar", le dijo en voz baja.

A la salida del IES El Pla de la capital alicantina, Elías iba camino a casa acompañado de un amigo cuando, en una calle cercana, fueron rodeados por un grupo de chavales de su mismo centro escolar. Entre ellos estaba su agresor, el mismo que llevaba acosándolo desde el inicio del curso, según refleja la denuncia interpuesta por la madre de Elías, publicada en el diario Información

"No queremos problemas", rogó el amigo. Pero fue en vano: según la denuncia, el grupo contestó que ellos sí. Así que el agresor y su hermano, que cursa 3º de la ESO en el mismo centro, comenzaron a pegar a Elías. Los otros jóvenes sujetaron al amigo para que no pudiera ayudar. "Le tiraron al suelo y de rodillas sobre mi hijo estuvieron dándole puñetazos mientras uno decía ¡más fuerte, en las costillas, mátalo!", relata la madre del niño.

Agreden a un menor con discapacidad en el colegio

Inimputable al tener 13 años

La Policía Nacional ha confirmado a EL ESPAÑOL que el autor de la paliza es inimputable al tener 13 años. "La actuación policial sólo tiene efectos de protección", detalla. El suceso no está catalogado, de momento, ni como agresión ni como acoso escolar. 

La Fiscalía de Menores de Alicante se hará cargo de la situación de Elías, que tiene reconocida una minusvalía del 33 por ciento por ser hemofílico. Los enfermos de esta patología, que es hereditaria, sufren hemorragias abundantes y difíciles de detener a causa de una deficiencia en la coagulación de la sangre. Es decir: los hemofílicos no sangran más rápido de lo normal, pero sí lo hacen durante un período más prolongado. Así, las contusiones a consecuencia de los puñetazos resultan más graves para Elías. Destacan dos hematomas en la espalda de cuatro centímetros cada uno.

Según Europa Press, el pasado miércoles el centro educativo convocó la Comisión de Absentismo porque el alumno, que ya había repetido curso, no acudía al instituto. Seguidamente, los técnicos de servicios sociales del Ayuntamiento de Alicante acudieron a la casa del menor, siguiendo los pasos que marca el protocolo del absentismo. Una vez allí, la madre les comunicó que la ausencia del menor de clase se debía a que le agredieron en la puerta del centro.

Desde la Conselleria de Educación confirman que la dirección del instituto puso en marcha el Plan de prevención de la violencia en las aulas inmediatamente. El protocolo incluye dar aviso a la Fiscalía para su conocimiento, aplicar una medida cautelar de expulsión de cinco días para los supuestos agresores y abrir una investigación por parte del Departamento de Orientación del centro.