Eva, embarazada y fuera de cuentas, lloraba en la puerta de su casa tras el desahucio

Eva, embarazada y fuera de cuentas, lloraba en la puerta de su casa tras el desahucio

Reportajes Vivienda

Eva, la embarazada fuera de cuentas desahuciada aprovechando que no estaba en casa

Su pareja se estaba duchando cuando se ejecutó el lanzamiento y no le dio tiempo de ponerse ni la ropa interior. Cinco furgones de Mossos d'Esquadra conformaron el operativo policial 

David López Frías

Eva G. tiene 30 años, está embarazada y a punto de dar a luz. De hecho, ya está salida de cuentas. Sobre ella pesaba, desde hace un par de meses, una orden de desahucio por no haber pagado un mes de alquiler. Vive con su pareja en un local comercial de la calle Gayarre del barrio de Sants (Barcelona), reacondicionado como vivienda. 

Esta mañana salió a la calle para llevar a su hijo de 9 años al colegio. Su pareja se había quedado en casa duchándose. Cuando Eva volvió de dejar a su niño en la escuela, se encontró con una desagradable sorpresa: en la puerta de su casa esperaban cinco furgones de Mossos d'Esquadra. La policía autonómica había montado un dispositivo en el que incluso llegó a cortar la calle. El lanzamiento se estaba llevando a cabo aprovechando el rato en el que ella estaba fuera. 

PARARON EL PRIMER INTENTO

Es el último desahucio practicado en Barcelona y tiene tintes dramáticos: la pareja, con un hijo de 9 años y otro que nacerá de forma inminente, se ha quedado sin hogar por un impago de 650 euros. El lanzamiento se llevó a cabo sin previo aviso "para evitar que yo llamase a los compañeros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y paralizasen el desahucio como hicieron la última vez". Eva se refiere a un primer intento de lanzamiento que tuvo lugar hace dos meses, y que fue abortado por la presión de la PAH Barcelona.

El surrealista episodio tuvo lugar a mediodía, mientras su pareja se estaba duchando. Fuentes de la PAH han confirmado que el chico "no ha podido ni coger sus cosas. Cuando hemos llegado nos ha dicho que no había podido ponerse ni la ropa interior: iba con unos pantalones, una camiseta y nada más".

"NOS HAN RECOGIDO DE LA CALLE"

Ahora, Eva se encuentra en la calle: "Nos ha recogido de la calle un tío de mi pareja. Y menos mal que una compañera estaba cerca cuando nos han echado, porque si no, se hubieran llevado a mi perro a la protectora de animales", explicaba Eva llorando. 

El desahucio, entre las calles Gayarre y Leiva, ha contado con la presencia de 5 furgones de Mossos

El desahucio, entre las calles Gayarre y Leiva, ha contado con la presencia de 5 furgones de Mossos PAH

"No han tenido en cuenta que sólo hay un impago, ni mi situación, que estoy salida de cuentas y a punto de parir. No han tenido en cuenta nada", contaba Eva entre lágrimas después de que se ejecutase el desahucio. Ahora está en la calle y a punto de parir un niño que cuando nazca irá a la incubadora, porque no ha ganado el peso suficiente. De hecho, los médicos le habían recomendado que se quedase en casa para hacer reposo. Ahora no tiene casa. 

El lanzamiento se ejecutó después de que un magistrado del juzgado número 7 de Barcelona lo ordenase anoche. Desde la PAH han denunciado que el desahucio se ha llevado a cabo de forma irregular, sin que la afectada haya recibido la notificación de lanzamiento. 

PIDEN UN PROTOCOLO

Desde la PAH y desde el Ayuntamiento de Barcelona denuncian que no han tenido margen de actuación suficiente para buscar una solución. El portavoz de la plataforma, Carlos Macías, ha señalado que se trata de un lanzamiento irregular, por las circunstancias en las que se ha producido. También piden que "de una vez por todas, se firme el protocolo de actuación en el que quede constancia del número de días de antelación con el que tienen que avisar a los vecinos y al Ayuntamiento, para que podamos tomar las medidas correspondientes".

Tras el lanzamiento, toda la familia (y el perro) se ha quedado sin hogar. De momento se establecerán en la casa de un familiar, pero la medida es provisional e insuficiente. El desahucio, según cuentan desde la PAH, es a todas luces desproporcionado porque han dejado en la calle a una persona a punto de dar a luz.