El Español
Economía
|
Tecnología

Wetaca llega a A Coruña: la revolución de los tápers a domicilio creada por dos gallegos

Dos gallegos crearon en Madrid esta empresa de comida a domicilio que ya ha servido un millón de pedidos: ahora llega a su tierra estableciendo una base en A Coruña
Efrén Álvarez y Andrés Casal, fundadores de Wetaca
Efrén Álvarez y Andrés Casal, fundadores de Wetaca
Ofrecido por:
Publicidad

Wetaca, el servicio de comida en tápers a domicilio líder en España prosigue su expansión y opera desde este mes en A Coruña con servicio de reparto propio. Una propuesta para todos aquellos que les gusta comer bien todos los días de la semana, pero no pueden, no quieren o no saben cocinar.

Desde este mes los coruñeses tienen mucho más cerca la posibilidad de disfrutar del momento de la comida con una propuesta semanal de platos de gran calidad, llenos de sabor y elaborados desde cero por chefs. Si bien es cierto que la conocida propuesta de comida a domicilio ya ofrecía sus platos en toda la península a través de un servicio de transporte refrigerado, su llegada a esta ciudad supone una importante reducción de los gastos de envío y una mejor calidad en el servicio para los coruñeses.

“Esta apertura en la tierra que nos vio crecer es muy importante para nosotros, los coruñeses nos lo han pedido y ya estamos aquí,con un mejor servicio y más económico gracias a un equipo propio de reparto. Esperamos que a los más de 400 personas que ya han disfrutado de Wetaca en A Coruña se unan muchos más a partir de ahora”, afirman Andrés Casal y Efrén Álvarez, fundadores de Wetaca. “En Wetaca cocinamos para mejorar la vida de las personas. Porque sabemos que comer bien impacta en cómo nos sentimos y los lazos que creamos con la gente que queremos. Lo que hacemos define quiénes somos”.

Los fundadores de la empresa con parte del equipo

La afición por comer de estos dos jóvenes emprendedores, viene de lejos. Además de gallegos, que ya dice mucho de sus raíces gastronómicas, en sus tiempos de universidad recorrían los restaurantes de moda de Madrid en cuanto reunían unos ahorros. El gusanillo de emprender ya les venía de cuna. Después de la universidad, estudiaron juntos Administración y Dirección de Empresas en ICADE. Efrén quiso probar suerte en el mundo gastronómico al finalizar sus estudios, participó en el programa MasterChef y más tarde en el restaurante de Jordi Cruz, Andrés llegó a director financiero de una empresa textil. El germen de Wetaca se hace visible por necesidad personal, además de por afición. Andrés comía muy mal y Efrén le propuso preparar comida los domingos en casa y conservarla para el resto de la semana. Andrés en ese momento ya sentenció “Si está bueno, lo vendemos”.

De aquellos experimentos caseros con las máquinas que compraron gracias al cheque regalo de Master Chef y de un Google Forms con la carta de platos enviada a amigos por email o Whatsapp, a preparar y distribuir 30.000 tápers a la semana, que han probado ya más de 42.000 personas, han pasado 6 años.

Insistir, persistir, resistir y nunca desistir

Los inicios fueron duros, trabajando 70/80 horas a la semana y ocupándose de la cocina, distribución, contabilidad, etc... desde un pequeño local en el barrio de Prosperidad, en Madrid. Una web que no funcionaba y nadie conocía, sin recibir sueldo alguno y con unos 50 pedidos semanales no parecía que aquello fuera a terminar bien.

Y aquí es cuando la sangre emprendedora decide tirar adelante y, con algún que otro golpe de suerte y mucho trabajo, pasan a 200 pedidos semanales, lanzan su nueva web y en poco más de un año son rentables.

Los fundadores de Wetaca comparten su experiencia en vídeo

2016 marca un punto de inflexión para Wetaca. Ese año ganan el premio de Seedrocket y consiguen una primera ronda de inversión de Cabiedes & Partners, con el que contactan en frío después de leer su libro y verse identificados. Se trasladan a un local en Tetuán de 600 metros cuadrados. Es ahora cuando pueden contratar un chef y equipo de marketing y Andrés sale de la cocina. Cuando deciden utilizar la palabra táper en sus campañas, sus pedidos explotan y el boca a boca por un buen producto hace el resto. En ocho meses el local de Tetuán se les queda pequeño y tienen que colgar el cartel de “No hay tápers” varios días en la puerta.

Es en 2017 cuando llegan a los 1.000 pedidos semanales, pasan de facturar 17.000€ a 100.000€, llegan a Barcelona, los medios de comunicación se interesan, y mucho, por su propuesta, y lo más importante: tienen el reconocimiento de sus familias, siempre el cliente más exigente y el que cualquier emprendedor espera y disfruta más.

A partir de aquí cambian su sede a una gran nave de más de 5.000 metros cuadrados en en barrio de Villaverde, en Madrid, donde poder crecer sin problemas de espacio.

El gran plan de Witaca: convertirse en el Inditex de la alimentación

Con el problema del espacio solventado, estos emprendedores pueden llevar  cabo su gran plan, convertirse en el Inditex de la alimentación.

Para ello se ponen manos a la obra y empiezan a pensar en procesos nuevos para homogeneizar y escalar a futuro. En cocina, el corazón de Wetaca, surge un nuevo concepto propio que son las bases Wetaca, caldos y sofritos a base de ingredientes naturales de ajo, ñoras, pulpo, etc... realizados desde cero, recetas sin atajos.

La web de Wetaca, con algunos de sus platos

En cocina se crean dos líneas de trabajo: una línea para las bases, que se conservan con las técnicas utilizadas en restaurantes con estrellas Michelín, y otra línea donde se trabaja el producto fresco que cada día llega a las cocinas de Wetaca. Ambas líneas se ensamblan creando platos llenos de sabor creados por los chefs de Wetaca. Ambas líneas de trabajo permiten poder crear cientos de combinaciones de forma ágil. Wetaca tiene una carta semanal de 40 platos diferentes que no se repiten en 6 semanas.

Los procesos y la creatividad en cocina, ligado a una plataforma online, logística y atención al cliente de primera han llevado a Wetaca al liderazgo del sector de platos cocinados online. Desde 2015 han entregado ya más de 1 millón de tápers en toda España para más de 42.000 personas que ya han probado su servicio y con una base de clientes fieles que repite semana tras semana delegando su alimentación a Wetaca. Los clientes de Wetaca no quieren, no pueden o no saben cocinar pero les gusta comer bien y de forma saludable.

Beatriz Garrido

Experta en comunicación y relaciones públicas

Economía