El Español
Economía
|
Sostenibilidad

Mundaya: Bolsos artesanales hechos 'devagar' desde el rural de Santiago de Compostela

Mundaya nació en 2015 de la mano de Lara Santomé, una moañesa afincada en Santiago, que crea "bolsos funcionales para la mujer del siglo XXI". Este lunes estrena su nueva colección, 'Devagar', con un bolso que se puede convertir en mochila, bandolera o tote bag ajustando una cinta de algodón, llevando a la marca "un paso más allá"
La creadora de Mundaya, Lara Santomé, con un bolso de la colección 'Devagar' en su taller en Aríns.
Quincemil
La creadora de Mundaya, Lara Santomé, con un bolso de la colección 'Devagar' en su taller en Aríns.
Ofrecido por:

Lara Santomé es el rostro detrás de Mundaya, un proyecto que nació en 2015 con la intención de crear bolsos artesanales funcionales "pensados para la mujer del siglo XXI", todo ello desde su taller situado en Aríns, en el rural de Santiago de Compostela.

Seis años después, Mundaya presenta Devagar, una colección con la que busca dar "un paso más allá" de la mano de un bolso convertible en mochila que, como todos sus productos, está hecho a mano y con materiales sostenibles.

Imagen promocional de la colección 'Devagar' de Mundaya (Rayonubesol Fotografía).

"Para una marca pequeña lanzar algo en este momento tan complicado es como dar un salto mortal a ciegas y sin saber qué hay detrás ni debajo", explica Santomé en una entrevista concedida a Quincemil.

Así, esta diseñadora de interiores que se reencontró con la costura cuando le regalaron una máquina en 2010 ha buscado plasmar todo el espíritu de su marca en esta nueva colección. "Viene de hacer las cosas despacio, disfrutando mucho del proceso, por eso se llama Devagar", explica.

Origen

Imagen promocional de la colección "Devagar" de Mundaya (Rayonubesol Fotografía).

La aventura de Mundaya arranca en 2010, cuando Santomé, que por entonces trabajaba como diseñadora de interiores, recibió una máquina de coser con la que retomar lo que había aprendido de pequeña de la mano de su abuela.

"Nunca había cosido nada serio ni me imaginaba que acabaría creando una marca de bolsos: la máquina me sirvió para, en un momento de crisis, mantenerme ocupada y pensar en otras cosas, pero al final me descubrió todo un mundo nuevo", relata.

Lo primero que cosió fueron unas fundas de sofá, después se animó con su propio vestido de fin de año y automáticamente se sintió fascinada por los bolsos. Tras quedarse en el paro y empezar a estudiar Diseño de Producto, cada nueva asignatura le daba ideas que quería poner en práctica... y así fue como nació Mundaya.

"El nombre es por una canción de Tim Deluxe: cuando tenía 17 años tuve un problema de salud muy grave y tuve que estar mucho tiempo sin salir de casa, pero en el verano de mis 18, después de pasarlo tan mal, mi vida cambió totalmente y escuchaba esta canción en todas partes", prosigue.

Imagen promocional de la colección 'Devagar' de Mundaya (Rayonubesol Fotografía).

De este modo, el propio nombre de la marca busca recordar "la felicidad y el buen rollo de aquel verano después de haberlo pasado tan mal".

"Mundaya es bolsos funcionales para la mujer de hoy en día, del siglo XXI, hechos aquí, con cariño, controlando mucho las producciones y trabajando de forma sostenible", afirma Santomé, quien añade que "si no es funcional, no es Mundaya".

Además de esta funcionalidad, la marca también apuesta por la durabilidad de sus bolsos, trabajando "con tejidos duraderos, de mucha resistencia, mucho gramaje y muchísimos hilos muy apretados". "No son a prueba de balas, pero casi", bromea.

Devagar

Imagen promocional de la colección 'Devagar' de Mundaya (Rayonubesol Fotografía).

La nueva colección que presenta Mundaya este lunes se llama Devagar, en referencia a todo el proceso creativo, iniciado el pasado mes de diciembre y en el que hubo "muchísima experimentación y más bocetos que para cualquier otro bolso".

El resultado es una colección que consta de un bolso "multiposición", esto es, convertible en mochila, lo que permite "que se pueda utilizar en múltiples contextos", sobre todo de cara al verano.

"Existen los bolsos convertibles, pero normalmente funcionan recolocando mosquetones en diferentes posiciones: con Devagar no hace falta, con un gesto con la cinta de algodón puede ser mochila, bandolera, tote bag o lo que surja", detalla Santomé, quien explica que, para que el mecanismo no fuese complicado para el usuario, sí fue complicado su diseño.

Imagen promocional de la colección 'Devagar' de Mundaya (Rayonubesol Fotografía).

El material fundamental de este bolso, sin cuero y "cien por cien vegano", es poliéster reciclado "que parece prácticamente algodón". Se puede pedir en dos colores: en beige o en azul, siempre con cuatro bolsillos exteriores y un mosquetón para enganchar las llaves.

"Por ahora la valoración está siendo muy buena: todo el mundo aplaude la posibilidad de tener dos posiciones", explica su creadora, quien describe este lanzamiento como "una apuesta muy importante para una marca tan pequeña".

En este sentido, Santomé también destaca que, como artesana, "hay que pensar siempre en ir un poco más allá en cada producto y, si puedes, en ir un paso por delante".

"Con la pandemia hay una tendencia mayor a comprar en el barrio, marcas pequeñas y productos más especiales: la gente ha hecho un esfuerzo y creo que los artesanos tenemos que seguir aportando y no hacer lo mismo que hace 50 años", explica.

Imagen promocional de la colección 'Devagar' de Mundaya (Rayonubesol Fotografía).

En este sentido, Santomé atribuye este incremento en el reconocimiento que recibe el trabajo artesano a la Fundación Artesanía de Galicia, que "lo está haciendo muy bien apoyando a los creadores".

De acuerdo con su filosofía , el lanzamiento se produce con un stock muy pequeño que se va ampliando acorde a la demanda.

Devagar se podrá adquirir inicialmente a través de la tienda online de Mundaya y después pasará a estar disponible en los puntos de venta habituales de la marca, que en Santiago son Breca Shop, en el Mercado de Abastos, y Mononoke, en San Pedro.

"Mundaya está teniendo muy buena acogida de momento, pero no quiero ir rápido: lo mío es ir despacio y disfrutar mucho de todo lo que venga, procurando siempre ir un poco más allá; a nivel personal es muy enriquecedor y estoy haciendo lo que quiero hacer", concluye.

¡Síguenos en Facebook!
Economía