El Español
Cultura
|
Educación

Don Signo: La marca gallega que visibiliza y fomenta el aprendizaje de la lengua de signos

La docente Lorena Meis quiere dar a conocer la desigualdad de condiciones entre sordos y oyentes y acercar la lengua de signos a la ciudadanía mediante vídeos y material didáctico o juegos para profesores y familias, así como la venta de productos customizados como tazas o camisetas en algodón orgánico en las que las manos son las protagonistas
Varias personas con las camisetas de Don Signo.
Don Signo
Varias personas con las camisetas de Don Signo.
Ofrecido por:

Don Signo es un proyecto inclusivo a través del que su responsable, Lorena Meis, busca fomentar y facilitar el aprendizaje de la lengua de signos. La venta de productos como camisetas o tazas es solo una pequeña parte de esta iniciativa mediante la que la docente de O Grove (Pontevedra) proporciona juegos o manualidades para trabajar en las aulas y comparte a través de las redes sociales un signo diferente cada día, siempre signado por personas sordas.

Meis trabajaba como profesora de Educación Especial y de Mediadora con Sordoceguera hasta que se quedó en el paro. La docente comenzó a realizar dibujos de signos en láminas que su pareja, que tiene un taller de serigrafía, le enseñó a plasmar sobre tazas y camisetas. Así nació en octubre de 2018 Don Signo, una marca que ha llegado para quedarse y que lo tiene claro: La accesibilidad está en tus manos. Aprende lengua de signos.

Más accesibilidad

"La marca está abierta desde el punto de vista de una maestra, por mi experiencia de haber trabajado con alumnado con sordera y con sordoceguera, y también por haber convivido con personas sordas, el voluntariado... Me apasiona la comunidad sorda", explica Meis. Don Signo busca visibilizar la desigualdad de condiciones existente entre sordos y oyentes y concienciar sobre la falta de accesibilidad en diferentes ámbitos, entre ellos el educativo. Así, proporciona consejos útiles tanto para los docentes como para los compañeros de trabajo de personas con sordera, entre otros, aunque también da información sobre cómo pedir un servicio de interpretación.

"Necesitamos ser más accesibles. Por ejemplo, a veces recomiendo aplicaciones para hacer tus publicaciones accesibles", indica la profesora. Algunos de los materiales que comparte Meis en su web son gratuitos. Es el caso de los juegos que subía a sus redes sociales, que ahora se pueden descargar a través de la página web. "Publico, cuando hay un día especial como el Día de la Paz, el de la Educación, el del Braile o el de la Lengua de Signos, un dibujo. También colgué juegos de mesa, manualidades o ideas para maestros y familias sobre qué hacer en esos días especiales", explica la responsable de la marca.

"Al principio no tenía nada de material didáctico. Tenía solo láminas de ilustraciones inspiradas en signos, que están en una sección de la web. Empecé a personalizarlas después", explica Meis. La demanda de los docentes la llevó a incrementar sus propuestas y creó, entre otros, unas láminas con el abecedario o los calendarios didácticos.

"Yo nunca salgo en vídeo ni en foto. Todas las personas que salen haciendo signos son sordas, normalmente con la titulación de especialistas en lengua de signos", explica Meis, que indica que cada día publica un signo nuevo e intenta dar a conocer diferentes aspectos de la comunidad sorda. Don Signo tiene, además, una sección semanal sobre referentes sordos como profesores, actrices o bailarinas, con los que busca darles difusión y facilitar que los más pequeños los conozcan y tengan un espejo en el que mirarse.

Algodón orgánico y prendas personalizadas

Camisetas, sudaderas, bolsos y mochilas están hechos con algodón orgánico. "Además de difundir la lengua de signos intento que los productos sean de calidad, de algodón orgánico, para que la gente realice un consumo consciente, responsable y local", explica Meis, que garantiza que sus prendas proceden de comercio justo. La marca, además, no trabaja con stock: los productos que tiene están en blanco, sin serigrafiar, y cogen color una vez el pedido está hecho.

Varios de los productos serigrafiados con la lengua de signos y otros motivos (Cedida).

La creadora de Don Signo dispone en su página web de varios modelos con signos diferentes para que los ciudadanos escojan su favorito, así como dibujos o propuestas con más o menos color. "Lo que más triunfa es el nombre personalizado en signos o el abecedario", explica Meis. Una vez seleccionado el modelo, el usuario puede elegir el nombre que quiere reflejar, los colores, si prefiere signos y texto o solo signos y el idioma del abecedario.

Algunos de los modelos, además, están en braille, pero no en relieve porque la creadora de Don Signo todavía no ha encontrado la forma de hacerlo posible. "La gente la compra igualmente, ha gustado mucho. Este año hice el modelo braille y el modelo dactilológico en palma", indica Meis. Así, es posible imprimir tu nombre de cuatro formas distintas: en braille, en texto, en lengua de signos en el alfabeto dactilológico de las personas sordas y otro, que viene una mano apoyada en otra mano, que es el que usan las personas sordociegas.

Bolsas de tela de Don Signo (Cedida).

Las propuestas de Don Signo, además, también pueden encontrarse divididas según la temática, desde madres y padres hasta el orgullo LGTBI o la mujer. "Tengo mis inquietudes, y poquito a poco fui creando esos diseños", indica Meis, que también tiene propuestas especiales para intérpretes, mediadores o intérpretes.

Envíos a profesores de toda España

La responsable de Don Signo desarrolla las ideas y plantea nuevas propuestas para su marca, encargándose de supervisar que todo salga bien, mientras que un ilustrador profesional se encarga de darles forma y color a los dibujos de Meis. "Él hace lo que le voy pidiendo y yo maqueto los materiales: los calendarios, las agendas... Mi pareja tiene el taller de serigrafía, pero no hace textil, me enseñó a usar la maquinaria y yo lo hago todo. También preparo los contenidos de las redes sociales, atiendo los mensajes, gestiono los pedidos...", explica la mujer sobre su trabajo.

Material didáctico de Don Signo (Cedida).

Su clientela son sobre todo personas sensibilizadas con la lengua de signos, que suelen ser maestros o educadores. "Levo un año con el material didáctico y está funcionando muy bien, ya me lo piden de coles de toda España", explica Meis. Las novedades suelen gustar mucho, y los pedidos pasaron de centrarse en las agendas a las carpetas de signos, aunque las tarjetas de vocabulario y el cuadernillo para enseñarle el lenguaje a los bebés, facilitándoles la comunicación, también gustan mucho.

Meis hace envíos a todo España, ya que el material que proporciona está en castellano. "En España hay reconocidas por ley dos lenguas de signos: en todo el territorio se signa la lengua de signos española y en Cataluña han recuperado la lengua de signos catalana, que es bastante parecida", explica Meis, que añade: "En algún diseño hago algún pequeño guiño a todas las lenguas para ponerlas en valor, porque hay que cuidarlas".

Láminas de Don Signo (Cedida).

Y es que cada vez son más los ciudadanos que quieren aprender lengua de signos y no solo los educadores compran el material de Don Signo, sino también familias o asociaciones. "Estamos todos más sensibilizados e intentamos enseñarle a los niños un poquito de lengua de signos, en los coles sobre todo", indica la responsable de la marca. Una firma, Don Signo, que ha logrado convertirse en un referente para muchos docentes y que con su aportación logra acercar cada día un poco más la legua de signos a los ciudadanos.

Cultura