El Español
Cultura
|
Educación

DEBATrue: La app de las universidades gallegas para comprobar si un político miente en debate

El proyecto busca automatizar los procesos manuales de verificación para evitar que se viralicen informaciones falsas y prevé la elaboración de un manual de buenas prácticas y una guía escolar, así como de una spin off y de un sello de calidad para los debates electorales
Rectorado de la Universidade da Coruña.
UDC
Rectorado de la Universidade da Coruña.

Investigadores de las tres universidades gallegas participan en el desarrollo de una aplicación web que permita automatizar el proceso de detección de informaciones falsas y, en concreto, verificar si las afirmaciones realizadas pro los políticos que intervienen en un debate electoral son ciertas o no. DEBATrue, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, está coordinado por los investigadores del grupo CP2 de la Facultade de Ciencias da Comunicación de la Universidade da Coruña, Xosé Rúas y Ana Belén Fernández Souto.

El equipo está formado por un grupo de 20 investigadores de diferentes ámbitos. La UDC cuenta con la participación de Laura Milagros Castro, David Cabrero, Natalia Quintas, José Ángel Holgado y José Manuel Lage; la Universidade de Vigo, con Manuel Pérez Cota, Montse Vázquez, Iván Puentes, Yolanda Blanco, Andrés Mazaira, Mónica Valderrama, Talía Rodríguez y Julia Fontenla; y Paulo Carlos López de la Universidade de Santiago de Compostela. Fuera de Galicia, el proyecto cuenta con la participación de las universidades de Sevilla, con Concepción Pérez; de Málaga, con Francisco Javier Paniauga; y de Granada, con Alejandro Romero; además del coronel Ángel Gómez, experto en análisis geopolítica.

DEBATrue reúne así expertos en el desarrollo de aplicaciones informáticas, en minería de datos en redes sociales y modelos de confianza y reputación, así como en el ámbito de la ciberseguridad y las conspiraciones. Esta iniciativa que busca contribuir a la lucha contra la desinformación a través de la identificación de datos falsos que puedan alterar el proceso electoral se desarrollará hasta 2023. Así, la aplicación digital automatizará los procesos manuales de verificación para evitar que se viralicen informaciones falsas durante los debates, convirtiéndose en una plataforma de acceso libre y gratuito.

Acceso abierto y descentralizado

La aplicación permitirá identificar posibles afirmaciones falsas tanto en el propio debate como las generadas a raíz de este en las redes sociales. Así, incorpora la aplicación de técnicas y herramientas de aprendizaje automático o machine learling a los procesos de verificación de datos y crea un bot de análisis conversacional y medición de la actividad e impacto en Twitter.

Estas herramientas harán posible "automatizar o semiautomatizar" el proceso, según explica Rúas, por lo que el proyecto trabajará con datos que pueden comprobarse en bases de acceso público y otros que obligarán a su comprobación de forma manual. El sistema, además, está basado en el uso de tecnología blockchain y es abierto y descentralizado. La herramienta permitirá no solo conocer qué informaciones son verdaderas, falsas, inciertas o inexactas, sino poder acceder a la fuente original o prueba de veracidad como las bases de datos.

"Desde a parte informática, o que máis me gusta deste proxecto é que temos como obxectivo principal que a validación da información, fact-checking, sexa explicada ás persoas que vaian usar a plataforma. É dicir, non só axudar á xente a saber se unha afirmación ou dato ten base e se pode contrastar, senón que se saiba como, de que xeito, o sistema chega a esa conclusión. Estamos rodeadas de algoritmos que toman decisións que ninguén nos explica: en cambio, DEBATrue vai aportar á cidadanía unha nova ferramenta software na que non imos ter que ‘confiar’, senón que vai ser transparente en todo o que fai desde o seu deseño", asegura la profesora de Ciencia da Computación e Intelixencia Artificial en la Facultade de Informática de la UDC, Laura Castro Souto.

La creación de una spin off

El proyecto también prevé el desarrollo de un índice internacional de calidad de los debates electorales, que partirá de la revisión y ampliación de una relación de 50 indicadores de valor, diseñada en el marco de DEBATv, junto con el impulso de un sello de calidad que distinga los debates que apuesten por la participación, la transparencia, la lucha contra la desinformación y la participación democrática de la ciudadanía. Otro de los objetivos es la creación de una spin off, lo que contribuirá a que la herramienta pueda aplicarse en una segunda fase al debate político general, así como al desarrollo de otras tareas como el asesoramiento a los agentes implicados.

La UDC informa, además, que la iniciativa plantea la elaboración de un manual de buenas prácticas en la organización de los debates, así como de una guía escolar de sensibilización, educación y lucha contra la desinformación en el debate político. Precisamente, el proyecto incluye la realización de un estudio sobre las necesidades educativas y de trabajo en el aula para contribuir a la sensibilización y capacitación de los futuros votantes y la organización de talleres y de actividades formativas para educadores.

Cultura