El Español
Actualidad
|
A Coruña

Vecinos del Orzán (A Coruña): "Si la alcaldesa viniera una noche por aquí, alucinaría"

Las personas que residen en la zona piden al gobierno municipal que haga cumplir la ordenanza del ocio nocturno y que la Policía Local actúe para acabar con los gritos, peleas y daños al mobiliario urbano que se producen en la zona y que les provoca miedo
Una ambulancia en el Orzán ante un incidente en la zona.
Asociación Vecinos Orzán
Una ambulancia en el Orzán ante un incidente en la zona.
Ofrecido por:

Los vecinos del Orzán prosiguen con el calvario que llevan viviendo los últimos meses. Aparte de los ruidos que no los permiten dormir, ahora también tienen que lidiar con agresiones como la puñalada que se produjo el pasado sábado a un joven, y que provoca miedo entre las personas que residen en la zona.

"El otro día una señora quería entrar en su portal y unas personas, que no eran adolescentes, empezaron a insultarla. Las calles por aquí dan miedo, yo salgo a las 6:00 horas para ir a trabajar y no voy nunca por las calles peatonales", relata a Quincemil la secretaria de la Asociación de vecinos Ensenada del Orzán, Consuelo Rodríguez.

La principal reclamación de los vecinos del Orzán es que se respete la ordenanza municipal de convivencia y ocio nocturno. "Si la alcaldesa viniera una noche por aquí, alucinaría", dice Consuelo Rodríguez, que se queja de la inoperancia de la Policía Local: "Queremos que vengan y se bajen del coche. El otro día nos dijeron que a ellos no les pagan por poner en peligro su vida y que no quieren meterse en estas cosas", explica sobre las conversaciones de los vecinos con las fuerzas de seguridad.

El alcohol es la principal causa de todos los problemas que se producen en la zona, como reyertas, pintadas, gritos, agresiones y daños al mobiliario urbano: "Prenden fuego a los contenedores e incluso quitan las tapas de las alcantarillas y rompen los escaparates para entrar a robar", señala la representante de la asociación vecinal.

Esta situación parece haberse agravado después de la pandemia. Los vecinos siempre habían tenido problemas para conciliar el sueño, pero según afirma Consuelo Rodríguez, ahora la gente "está histérica". Esto produce que los residentes en la zona tengan que tener cuidado para no sufrir alguna agresión: "La gente está desbocada, muy agresiva, no se te ocurra decirle nada a nadie, que como mínimo te agrade verbalmente, eso lo he contemplado yo", explica Consuelo Rodríguez.

La situación es cada vez más insostenible y se agrava con el paso de las semanas, los vecinos del Orzán claman una vez más para pedir medidas que pongan fin a esta situación y advierten en palabras de su representante: "Ha pasado una desgracia (en referencia a la puñalada) y algo más gordo pasará".

TEMAS:
Actualidad