El Español
Economía
|
Empresas

Último día de viaje para el trabajador de Vestas que va en bicicleta hasta Dinamarca

El comité ve "viable que aparezca un inversor o un comprador" y ejecutar el traspaso de la planta "con la mediación de la Xunta"
El trabajador de Vestas y exciclista profesional Alejandro Paleo, antes de partir en bici en dirección a Dinamarca
Carlos Castro – Europa Press
El trabajador de Vestas y exciclista profesional Alejandro Paleo, antes de partir en bici en dirección a Dinamarca

LUGO, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

Alejandro Paleo, el trabajador de Vestas que recorre los casi 2.800 kilómetros que separan Viveiro (Lugo) de la sede de la empresa en Dinamarca, afronta este viernes su última jornada de viaje.

Según informa el comité de empresa, de hecho, en torno al mediodía se encontraba a unos 5 kilómetros de Aarhus. Paleo salió el domingo 3 de A Mariña, por lo que completará el trayecto en 13 jornadas.

Su objetivo es entregar en mano una carta a los responsables de la compañía para solicitarle que dé marcha atrás en la decisión de cierre de la factoría, que dejaría sin puesto de trabajo a 115 personas.

Por su parte, el presidente del comité, David Mariño, ha dejado la puerta abierta a una posible venta de la factoría, aunque para ello reivindica que medie la Xunta de Galicia.

"Por nuestra parte sí que puede ser viable que aparezca un inversor o un comprador y con la mediación de la Xunta le acabe interesando a Vestas esa venta", ha señalado.

Después de la última reunión, este jueves, sin avances, Mariño advierte que "no" se van "a rendir". "Que la empresa se cierre en banda no significa que no se pueda presionar", avisa.

A su juicio, "lo que pasa es que la empresa utiliza estrategias, que es lógico, publicando que hay recolocación para todos los trabajadores sin ningún tipo de modelo contractual, hacen listados que lo pasan y que son genéricos".

"Ellos hacen la estrategia para despistar, el problema sigue estando ahí cuando se niegan a producir en A Mariña. Si Vestas cierra aquí y no me da trabajo en mi tierra, donde tengo mi casa con mi hipoteca, yo me buscaré la vida en otro lado, yo no quiero que me trasladen a Daimiel, ni a Zaragoza", advierte.

Presión de la Xunta

David Mariño ha señalado que los trabajadores siguen "pidiendo a la Xunta que presione a Vestas para que se replantee volver a traer un proyecto industrial a Viveiro".

Otro aspecto que no pasa por alto es la negativa de la multinacional danesa a percibir ayudas de la Xunta y del Gobierno central, y califica de "significativa" dicha postura. "Es significativo porque a cualquier empresa que le dicen que están todos los mecanismos activados y disponibles para mantener una producción de lo que sea, como mínimo le interesa algo", ha afeado.

"Vestas rechaza de pleno este tema, sigue abierto a una venta. No sabemos si forma parte también de su estrategia. Está claro que actúan de forma estratégica y no son fiables en ningún sentido. Por nuestra parte sí que puede ser viable que aparezca un inversor y con mediación de la Xunta, a Vestas le acabe interesando esa venta", ha concluido.

El expediente de regulación de empleo (ERE) extintivo que planea sobre la plantilla tiene de plazo para la negociación hasta el próximo día 28.

Velatorio

Por otra parte, este mismo viernes también, los trabajadores protagonizarán una concentración a modo de velatorio por sus empleos, a las 20:00 horas en Viveiro.

Para ello, está previsto que acudan a la plaza mayor de Viveiro con velas que colocarán en torno a un generador para representar una vigilia.

Economía