El Español
Actualidad
|
Galicia

La Xunta anuncia el cierre de la hostelería y duras restricciones en el 60% de Galicia

La Xunta anuncia que desde el viernes 60 concellos estarán cerrados perimetralmente y que estas nuevas normas tienen como objetivo doblegar la curva, bajar la presión hospitalaria y salvar la campaña de Navidad en la medida de lo posible
Ambientes en una terraza durante el primer día de la prohibición de fumar en la vía pública en Galicia.
M. Dylan (EP)
Ambientes en una terraza durante el primer día de la prohibición de fumar en la vía pública en Galicia.

La Xunta de Galicia ha anunciado este mediodía las nuevas restricciones que entrarán en vigor el viernes a las 15.00 horas. El presidente, Alberto Núñez Feijóo, ha sido el encargado de enumerar los lugares afectados, que suman un total de 60 concellos y afectan a un 60 % de la población. Además, también se ha anunciado el cierre de la hostelería en las zonas afectadas, que solo podrá seguir funcionando en el formato de reparto a domicilio y recogida en el local. Además, se limita en estos territorios la práctica de deporte y sólo se podrá realizar de manera individual en espacios cerrados (al aire libre las normas permanecen como hasta ahora en cuanto a las competiciones y las limitaciones de aforo).

Además, se ha anunciado que se restringirán las actividades no esenciales y los servicios presenciales. En esta línea, las actividades que pueden continuar su desempeño normal son: los viajes para ir y volver del trabajo, para ir a clase, para cuidados necesarios de mayores y menores y los movimientos sanitarios. El comercio seguirá operando como hasta ahora y se actualizarán los aforos en tiendas y cines, teatros y auditorios.

Las restricciones que entrarán en vigor el viernes se prolongarán durante al menos un mes. Estos son los grupos de municipios que forman perímetros en los cuales es posible cambiar de ayuntamiento.

  • A Coruña (A Coruña, Arteixo, Culleredo, Cambre y Oleiros).
  • Santiago (Santiago, Ames, Boqueixón, Oroso, O Pino, Teo, Trazo, Val do Dubra y Vedra)
  • Ferrol (Ferrol, Ares, Fene, Neda, Narón y Mugardos)
  • Ourense (Ourense, Barbadás, Amoeiro, Coles, Pereiro de Aguiar, San Cibrao das Viñas y Toén)
  • Pontevedra (Pontevedra, Vilaboa, Pontecaldelas, Poio, Marín, Barro, Campolameiro, Cededo-Cotobade y Soutomaior)
  • Vigo (Vigo, Mos, Nigrán, Gondomar, Porriño y Redondela)
  • Salnés: Cambados, Vilagarcía de Arousa y Vilanova de Arousa.
  • Deza-Tabeirós: A Estrada, Lalín y Silleda.

También se aplican las medidas en concellos con alta incidencia acumulada como: Lugo, Vimianzo, Monforte, Burela, Viveiro, O Carballiño, Verín, Xinzo, Cangas, Ponteareas, Tui y O Grove. Sobre el resto de zonas situadas fuera de las áreas de máximas restricciones la Xunta ha estipulado que estén limitadas las salidas de usuarios fuera de las residencias y se preserven las visitas familiares dentro de la normativa sanitaria vigente, además de que se incrementarán las limitaciones de aforo a un tercio en las zonas comunes de los centros comerciales (y en el interior de las tiendas al 50%), además de otras limitaciones de capacidad en los transportes públicos colectivos que se especificarán en el Diario Oficial de Galicia (DOG).

Además, en las zonas menos afectadas se podrán reunir hasta seis participantes no convivientes y en las zonas con restricciones más estrictas sigue vigente la norma de reuniones solamente de convivientes sin límite de personas.

"Hay que resetear el sistema"

El presidente de la Xunta especificó durante su intervención que "ayer se volvieron a superar los 600 nuevos contagios en 24 horas" y que "la realidad es que debemos tratar colectivamente de frenar la tendencia de los últimos 15 días porque los principales indicadores están empeorando y Galicia no aspira a estar mejor que nadie pero sí a estar mejor que sí misma".

"Hay que resetear el sistema y volver a ponerlo en contadores cómodos desde el punto de vista de la pandemia en cuanto al número de casos activos diarios y el porcentaje de incidencia", explicó Feijóo, para a continuación aclarar que tras una reunión con el comité clínico "larga y con debate" se adoptaron decisiones como endurecer las restricciones en 60 ayuntamientos gallegos de las cuatro provincias que representan el 60% de la comunidad además de en 17 municipios con alta incidencia acumulada, de 200 casos por cada 100.000 habitantes.

Además, Feijóo habló del "modelo O Carballiño", es decir, que lo que se pretende desde el gobierno autonómico es imponer en estas zonas señaladas durante la rueda de prensa y que constituyen las de más alta incidencia de la comunidad, unas restricciones iguales a las que se impusieron hace semanas en esta comarca ourensana. En este sentido, el presidente de Galicia detalló que se opta por esta opción porque "se consiguió reducir la incidencia a más de la mitad en 14 días y en la tasa a siete días incluso un 75%".

"Esta curva acredita que este modelo aplicado en O Carballiño funciona, en un lugar que superaba los 1.000 casos en los últimos 14 días y que estaba en una situación límite", afirmó, a lo que añadió que los ejes de este modelo de restricciones son: el cierre del interior de los establecimientos, el cierre perimetral de los concellos y el cierre de los servicios esenciales. "Con esto la tasa se desploma", apuntó, a lo que añadió que "sí habrá límites más flexibles para las agendas culturales y otras cuestiones menores". Sobre la movilidad, se concretó que estarán permitidos los movimientos entre concellos limítrofes con similar situación epidemiológica como es el caso de Lalín y Silleda, Vilanova y Vilagarcía de Arousa o A Coruña y Arteixo, entre otras opciones. Aparte, no se podrán esquivar los cierres perimetrales delimitados en las siete grandes ciudades gallegas y otras áreas si no es por causa justificada.

"Ojalá logremos entre todos salvar la campaña de Navidad"

Feijóo hizo hincapié en que "es importante cumplir las restricciones para que los negocios puedan reabrir en diciembre, uno de los momentos de mayor consumo", a la vez que se dirigió a los empleados del sector de la hostelería y aseguró que mañana en el Consello de la Xunta se analizarán posibles medidas de apoyo a este sector tan afectado". "Ojalá entre todos logremos salvar la campaña de Navidad, la posibilidad no está garantizada pero lo vamos a intentar", indicó.

Sobre este sector, el presidente autonómico aclaró que "no son los transmisores del virus, sino las personas" y concretó que "los hosteleros ven la amenaza sanitaria pero también peligrar su modo de vida", lamentó. Desde el gobierno autonómico trasladaron que estas "decisiones claras y contundentes estarán vigentes inicialmente durante las próximas cuatro semanas", pero que si "se observa una bajada de la incidencia y el cumplimiento de objetivos durante varios días continuados se podrán levantar excepcionalmente estas limitaciones en algunos ayuntamientos". "Estas medidas vienen para quedarse durante 30 días y el toque de queda se mantiene de 23:00 a 06:00 horas como hasta ahora", dijo tajante Feijóo.

Asimismo, también tuvo críticas y referencias hacia el Gobierno, sobre el que dijo que la Xunta "le mantendrá la lealtad constitucional" pero señaló que "discrepan de bastantes decisiones y conductas del ejecutivo de Sánchez", a la vez que sentenció que "era más fácil la opción de esperar para tomar decisiones como el Gobierno central pero para Galicia es algo inasumible". "Sería fácil tentar un segundo confinamiento pero es importante intentar evitarlo entre todos porque tendría consecuencias dramáticas y enormes efectos sociales y económicos".

"Estamos lejos del estrés hospitalario de la primera ola"

Feijóo aseguró que "estamos lejos del estrés hospitalario de la primera ola de la pandemia" y que ahora mismo hay 80 personas en las UCI, lo que supone un 50% menos de los ingresados en cuidados intensivos durante el pico registrado el pasado abril. "No podemos esperar a ocupar el 60 o 70% de las UCI con patologia covid porque se ponen en riesgo patologías oncológicas y cardiológicas. Pensamos que tenemos que adoptar estas restricciones aunque estemos en una situación más cómoda que la de la primera ola", comentó el presidente de la Xunta.

En este ámbito, el presidente autonómico quiso destacar que "Galicia es uno de los territorios con mejor comportamiento epidemiológico y que está entre las tres comunidades de la península con menor tasa de incidencia y entre las cinco primeras de España", aunque dejó claro que "estar mejor que en otras partes del país no puede ser ningún consuelo ni excusa para la relajación".

"Para volver a doblegar la curva toca redoblar los cuidados y las precauciones y seguir insistiendo en las restricciones. Cuanto más se tarde en actuar más profunda será la afectación a la economía", advirtió. Para llamar la atención sobre la gravedad de la situación, Feijóo aportó datos clave como que "desde el 14 de octubre se está constatando un repunte peligroso con un 111% de incidencia acumulada", al margen de que se ha pasado de 4.569 casos el 14 de octubre a 9.119 el 30 de octubre y hoy, 4 de noviembre, Galicia está en 9.642. "La última quincena de octubre tuvo un impacto superior al 100% de incremento en nuevos contagios en cuanto al numero total, la tasa a una semana y a 14 días", concretó el presidente.

"La pandemia es larga y nadie ve un horizonte concreto de finalización y la vida de pacientes y profesionales en los hospitales está siendo dura, igual que en los centros de salud y residencias de la tercera edad y de discapacidad. Esto es desmoralizador y traumático para las familias que sufren y van a sufrir las consecuencias económicas de las limitaciones que tenemos que autoimponernos", reconoció el presidente de la Xunta. Aún así, quiso ser optimista y aclaró que "hay diferencia respecto a marzo" porque rememoró que en el inicio de la pandemia "no sabían qué esperar de las decisiones que tomaban", sobre lo que aseguró que "ahora los expertos ya no van a ciegas y eso debe dar seguridad y motivación para los próximos meses".

"Ante el virus no se puede desechar ninguna posibilidad"

Feijóo concretó que "la garantía de camas disponibles en hospitales y UCI" es el objetivo que persiguen en cada una de las medidas que han adoptado, adoptan y adoptarán en el futuro" y que los objetivos son "rebajar la presión hospitalaria, salvar la campaña de Navidad y evitar el confinamiento domiciliario".

"Ante el virus no se puede desechar ninguna posibilidad y estas medidas precisamente son para evitar un confinamiento. Con estas decisiones nos anticipamos a otros territorios de España", concluyó el presidente de la Xunta, que hizo hincapié en que "no habrá más cambios de aquí al viernes".

Actualidad