El Español
Actualidad
|
A Coruña

La huella olvidada del modernismo de A Coruña

La falta de información sobre inmuebles y la ausencia de una oficina de Patrimonio eficiente lastra la restauración de estas casas tan características en la ciudad
06:00 · 04/12/2019
LPR

Todo comenzó con una limpieza de fachada. Salva, de La Barbería, no soportaba ver la vieja fachada modernista del número 24 de Orzán llena de carteles publicitarios. Así que decidió ponerse manos a la obra y la limpió por completo. A las pocas horas volvía a estar empapelada. La indignación corrió como la pólvora por redes sociales y el Concello terminó enviando a sus técnicos para despejarla de nuevo.

Salva recibió en La Barbería la visita del propietario del edificio modernista. Le mostró la foto de la fachada en la prensa local y le agradeció su iniciativa. El edificio no está abandonado, tal y como confirmó su propietario. El inmueble cayó en el letargo burocrático propiciado por las gestiones municipales. Todavía hoy espera el visto bueno del Concello para poder comenzar las reformas.

Esta información llegó al arquitecto Alberto Fuentes, que está elaborando un trabajo sobre el modernismo coruñés, tratando de catalogar aquellos edificios menos conocidos del patrimonio histórico de la ciudad. De este inmueble, Alberto asegura que no consta "ni el arquitecto, ni el ceramista, ni el año de construcción".

"En este caso, hay dos problemas y críticas al respecto. Primero, el hecho de que en esta histórica fachada estén suspendidos una gran cantidad de cables, como en toda la zona de la calle del Orzán. Segundo, que en la ciudad no haya una oficina de Patrimonio eficiente que agilizase los procesos de rehabilitación de viviendas como esta", señala este arquitecto.

Para explicar las dificultades que existen a la hora de llevar a cabo trabajos de rehabilitación de viviendas históricas en A Coruña, Alberto nos explica un trabajo que está llevando a cabo junto a su empresa, Cohr Arquitectos. "Estamos haciendo la rehabilitación de un palacete de estilo barroco en la Ciudad Vieja. Lo que ocurre es que, al igual que la Pescadería, también es zona Pepri (Plan Especial de Protección y Reforma Interior), por lo que nos obligan a mantener todo como en el momento de su construcción. Eso nos obliga a desechar técnicas modernas porque afectarían al resultado. Hay un montón de trabas y afectan a los plazos", critica Alberto Fuentes.

Catálogo del modernismo coruñés

Sucede lo mismo en este edificio del Orzán, donde el propietario lleva más de un año esperando los permisos para la reforma. "Es muy restrictivo y muchas personas acaban desistiendo. Por eso se ven tantos edificios abandonados", afirma Alberto.

Este arquitecto topó con este caso mientras elaboraba un trabajo sobre los edificios modernistas de la ciudad. "No hay demasiada información de algunos como este. Por el azulejo y la galería, podría ser de 1910 o 1920, pero no existe información escrita sobre él", cuenta.

Toda esa información debería estar en archivos históricos como el de Durán Loriga, pero "no siempre se llevó control de los libros y los planos" y "hace tiempo había arquitectos que se llevaban algo y nunca lo devolvían". Todo ello ralentiza y eterniza la labor de personas como Alberto, que buscan crear un completo catálogo del modernismo coruñés.

Actualidad