El Español
Actualidad
|
Galicia

Feijóo, tras la polémica sentencia: "Yo fui un niño de la Galicia profunda y... ni tan mal"

"Algunas expresiones no son las más afortunadas", publica el presidente de la Xunta en Twitter, acompañado de una fotografía de cuando era pequeño.
Fotografía publicada por Feijóo en Twitter
@FeijooGalicia
Fotografía publicada por Feijóo en Twitter

La polémica sentencia de la jueza de Málaga que retiró la custodia de un bebe a su madre por vivir en la "Galicia profunda" sigue generando reacciones. La última, la del propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien, sin entrar en el fondo de la cuestión, mostró su rechazo a esta expresión utilizada por la magistrada a través de las redes sociales.

En la resolución judicial del Juzgado de Primera Instancia de Marbella se denomina "Galicia profunda" a un pueblo gallego y se atribuyen limitaciones a la felicidad y al desarrollo integral de una persona por vivir en ella.

"Algunas expresiones no son las más afortunadas. Yo fui un niño de la Galicia profunda y... ni tan mal!", reza el texto publicado por el presidente gallego en su perfil Twitter. Estas palabras están acompañadas de una fotografía de un Alberto Núñez Feijóo de niño.

En la imagen se ve a un pequeño Feijóo con cara muy sonriente sentado en un silla de bebé, que es empujada por su abuela Eladia. El mandatario gallego, criado en Os Peares (Ourense), ilustra así lo manifestado en el tweet: "Yo fui un niño de la Galicia profunda y... ni tan mal!"

El Parlamento muestra su rechazo

Este mismo martes, la Cámara gallega ha trasladado su rechazo a la utilización de la expresión "Galicia profunda" para cualquier aldea, parroquia, pueblo o ciudad gallega.

"Este cualificativo implica una valoración peyorativa e injustificadamente negativa del país, que resulta inadmisible en cualquier contexto más aún en una resolución judicial", señala una declaración institucional acordada por todos los grupos de la Cámara y que ha sido pronunciada por el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, en el pleno.

Actualidad